Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2012/08/29 00:00

    Álvaro Uribe Vélez, un obstáculo para la paz

    No alcanzo a dilucidar cuál es la pretensión del expresidente de sostener que la vía militar es la única salida viable al conflicto armado colombiano. ¿Responde a un interés general o tiene intereses particulares?

COMPARTIR

Duro, particularmente duro, fue el discurso del expresidente Álvaro Uribe Vélez en Barranquilla durante el lanzamiento de su movimiento llamado Puro Centro Democrático y las declaraciones al diario El Heraldo. Ha sido tan radical, tan agresivo, que no da pie para pensar otra cosa que éste será uno de los obstáculos a superar en el incipiente proceso de paz que se insinúa con la guerrilla de las Farc y, posiblemente, con el Eln.

Ocho años al frente del Gobierno, en un ejercicio de intolerancia, exclusión, estigmatización y balas contra culpables e inocentes, en el afán de exterminar a su peor contradictor, no le bastaron para someter a una guerrilla tozuda y anticuada. Hoy, cuando se avizora un pre-acuerdo que podría dar inicio a un camino seguro para la paz de los colombianos, se atraviesa con su verbo e incita al odio a través del reforzamiento del miedo, una práctica que, en sí misma, es una expresión terrorista.
 
Y es bastante fácil demostrarlo. Por ejemplo, en una entrevista concedida al diario El Heraldo introdujo el pánico económico: “Yo no sé que van a decir los gremios, pero llevo varias semanas oyendo a muchos colombianos diciendo: ‘yo tenía un programa de inversión pero lo voy a suspender a ver qué pasa’. No me extraña que se congelen proyectos de inversión por la incertidumbre en que se pone al país”. ¿Acaso eso no es generar pánico? ¿Realmente tiene información clara sobre el freno de las inversiones? ¿Si la tiene por qué no dice claramente quiénes, interna y externamente, quieren esperar?
 
Pero no sólo en el campo económico crea zozobra mental el expresidente Uribe. También en el plano de la seguridad. Desde hace varios meses, muchos meses, viene afirmando que las tropas están desmoralizadas porque no cuentan con un fuero especial que les permita actuar en terreno de manera más ágil contra “el enemigo”. Adicional a ello, alega que la seguridad se ha venido deteriorando y que la guerrilla llega a una negociación fortalecida. Ambas afirmaciones son falaces y lo que pretenden es, como dicen en la calle, “meter miedo”.
 
¿No será acaso al contrario: que las Farc llegarán justamente a una negociación porque se sienten en un punto muerto y frente a unas tropas más profesionalizadas, eficaces y agresivas en su ofensiva? Lo curioso es que el expresidente Uribe borre con sus gritos lo que bien hizo en sus dos gobiernos: mejorar la capacidad de las tropas. Hay una incongruencia en su discurso que no tiene sentido.
 
Economía y seguridad son dos temas en su discurso que revelan una ofensiva sin sentido. Pero hay más ejemplos de su tendencia a introducir miedo y generar inestabilidades políticas. No han empezado en firme las negociaciones, apenas si hay una luz de preacuerdo, y ya viene hablando de temas que aún no se abordan. Al diario El Heraldo le dijo: “qué puede negociar usted con el narco, con el secuestrador, con el extorsionista, con aquel responsable de violaciones al derecho internacional humanitario. Lo único que puede negociar con ellos es el sometimiento a la justicia”.

No se puede empezar a cuestionar un proceso que no ha empezado, que aún está en un nivel incipiente de acercamiento, justamente cuando es más delicado el asunto, pues es en estos niveles cuando se requiere mayor confianza entre las partes que se quieren sentar en la mesa. Yo espero que la agenda que se construya responda no sólo al anhelo de parar la guerra que tienen amplios sectores del país sino a los parámetros de verdad, justicia, reparación y no repetición.
 
Hábilmente el expresidente Uribe, como buen manipulador de las imágenes del miedo, comenzó a transmitir la idea de que los guerrilleros de las Farc llegarán al Congreso y los militares a la cárcel. Son maniobras discursivas que germinan en las mentes de muchos colombianos. Ya lo dijo en Barranquilla durante la presentación de su movimiento Puro Centro Democrático ante empresarios de la Costa Caribe: “de pronto entonces vamos a ver rápidamente a los militares en la cárcel y a ‘Timochenko’ y a ‘Iván Márquez’ en el Congreso y aspirando a la Presidencia de la República”. Eso es, ni más ni menos, terrorismo verbal, pues juega con los imaginarios de la gente.
 
Y como si fuera poco, recurre a la figura del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, para reforzar el terror y advertir que en las posibles negociaciones con las Farc y el Eln saldrá favorecido en su campaña reelecionista. Eso es sacar ‘el coco’ para intimidar a los incautos.
 
Pero más preocupante aún son aquellas invocaciones que hizo en la capital del Atlántico y por las cuales deberá explicarse mejor: “Pedimos al Dios de Colombia que nos dé energía para dar esta batalla y hacerles más difíciles esos despropósitos”. Tal afirmación genera dos preguntas por lo menos: ¿cómo dará esa batalla y cuáles serán los mecanismos para “hacer más difíciles esos despropósitos”?
 
Al expresidente Uribe lo enceguece y lo ensordece cualquier negociación con la guerrilla y, de paso, con su maniobra discursiva, ocasiona la ceguera y la sordera de otros más, que es preocupante, pues algunos de ellos tienen aún las armas y no dudarían en sabotear el proceso accionándolas contra blancos estratégicos que sirvan como disculpa para frenar los diálogos. Es el grave riesgo de exacerbar los miedos y de incitar al odio.
 
¿Esa actitud agresiva del expresidente Uribe responde realmente a un interés general o, por el contrario, hay en ella un interés particular? No alcanzo a dilucidar la respuesta, pero lo cierto es que frente al futuro que lenta, cautelosa y progresivamente se viene construyendo con las Farc, y posiblemente con el Eln, para sentarse a dialogar y buscar salidas a un conflicto de más de 40 años, no se puede caer en el juego del Exmandatario ni asumir sus odios, así como tampoco volcarse hacia la solución guerrista que él propone; tampoco dejarte atemorizar por su discurso recalcitrante y manipulador. Para superarlo, hay que tener mesura, tranquilidad, tolerancia y paciencia. La paz no se construye de la noche a la mañana.
 
* Periodista e investigador
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.