Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2006/11/27 00:00

    Crisis institucional en el Chocó

    La falta de una clase dirigente conciente y competente ha permitido que en el Departamento del Choco, se despilfarren los recursos públicos destinados a la salud, educación, saneamiento básico, etc.

COMPARTIR

El Chocó se acostumbro a vivir en medio de las adversidades y dentro estas adversidades, debemos señalar la crisis institucional en que esta viene inmerso actualmente y que hizo metástasis en la actual administración departamental, por ello es pertinente recordar el refrán popular que dice: “Que todo tiempo pasado fue mejor”, y hacer memoria de lo que fuimos y en lo que hemos caído hoy.

En el pasado siglo, vivió en el Chocó una Pléyada de ciudadanos honestos y serios, los cuales conformaron una sociedad, donde lo ético y el respeto por el erario era toda una filosofía y no loas a la bandera como hoy viene ocurriendo, en donde los ciudadanos que detectaban los altos cargos de dirección y toma de decisiones eran los más capaces y no los más incapaces como los que hoy se hacen elegir gracias al don dinero que invierten en las campañas electorales, de ahí los resultados catastróficos están a la vista. En épocas pasadas en todo el Chocó las cosas marchaban muy bien y no se veían los casos monstruosos de corrupción que hoy se presentan. En este ex antiguo remanso de paz, en honor a la verdad se media el meridiano intelectual e incluso el económico de Colombia, en donde había mucha mística y sentido de pertenecía por los claros ideales de este departamento y el dinero se conseguía trabajando y no a costa del erario, entre algunos de estos ciudadanos ilustres de la patria y dignos de ejemplo podemos destacar a : Cesar Conto Ferrer, Ricardo Carrasquilla, Carlos Holguín Mallarino, Jorge Holguín Mallarino, Jorge Isaac Ferrer, Manuel Saturio Valencia, y la generación subsiguiente intelectual y de talla nacional encabezada por: Diego Luís Córdoba, Adán Arriaga Andrade, Eliseo Arango, Manuel Mosquera Garcés, Ramón Lozano Garcés, Jorge Valencia Lozano, Daniel Valois Arce, Gabriel Meluk, Aureliano Perea Aluma, Alfonso Meluk, Dionisio Echeverri Ferrer, Fernando Martínez Velásquez, Nicanor Mena Perea, Rogelio Velásquez, Miguel A Caicedo Mena, Miguel Vicente Garrido, Carlos Arturo Truque, Teresita Martínez de Várela, Antonio Rosero Perea, Oscar Yates Rentería, Rubén Castro Torrijos, Tomas de Aquino Moreno, Primo Guerrero. Los cuales desde su actividad intelectual dejaron huella indeleble en el concierto local y nacional, orgullo de esta tierra y de la patria por citar algunos.

Posterior a esa generación, surge una nueva clase dirigente local, la cual arremetió solicitando espacios de poder, pero resulto peor el remedio que la enfermedad, la cual ha sido mediocre, incompetente e inconsciente, además se convirtió en víctima del régimen, aprendió de la corrupción del nivel nacional, debido a su ignorancia, han convertido a este territorio en victima del centralismo egoísta del Estado, que desde el centro no ha permitido una verdadera autonomía en estas regiones que facilite la creación de nuevos polos de desarrollo. Mas bien se ha formado un tipo de hombre paternalista y una clase dirigente local que se acomoda a las circunstancias como el camaleón y corrupta, la cual se ha dedicado a saquear a este departamento, sin importarle su suerte, a fin de perpetuarse en el poder, la cual ha sido la causante de su despeñadero, concomitante con la escogencia de alcaldes y gobernadores por elección popular, la cual ha sido un fracaso protuberante en el Chocó, de ahí que hoy somos catalogados y estigmatizados a nivel nacional como inviables y corruptos, con el agravante de que esto no nos prodiga vergüenza, ya que no se perciben los cambio de actitud.

Desde hace cincuenta años, debido a la posición geográfica y biodiversa privilegiada que tiene este departamento, se ha venido fraguando una confabulación en contra de su integridad territorial, todo comenzó cuando el presidente militar General Gustavo Rojas Pinilla, pretendió desmembrar a este Departamento, cosa que no logro gracias al pueblo valiente que lo defendió como un león herido durante casi veinte días a la intemperie protestando y la eficiente gestión de los parlamentarios intelectuales de aquella época que abortaron tan execrable idea, posterior a esta macabra intención, se ha continuado con una serie de brotes divisionistas, desde el nivel central y de nuestros vecinos poderosos a fin de anexarnos a su territorio por todos los puntos cardinales de la geografía chocoana, con la complicidad de la comunidad que ha sido laxa, permitiendo una clase dirigente que contemporiza con este tipo de acciones y con la mala administración del departamento y sus entes municipales, lo cual ha dado pie para que algunos de nuestros vecinos aprovechen esta situación interna para ambicionar esta rica zona estratégica del país, los actuales dirigentes, han permitido que las arcas departamentales y municipales, se conviertan en fuente de enriquecimiento ilícito a base de los embargos judiciales, la cual toco fondo en los últimos días con una inviabilidad administrativa, en donde la primera autoridad departamental lanzo una cortina de humo, responsabilizando de su ineficiente gestión publica a los operadores de la justicia del Chocó, como los causantes de el carrusel de despilfarros de los recursos del departamento y no le informo a la comunidad chocoana, de los presuntos detrimentos de los recursos de la salud, educación, licores y las apuestas de azar, etc.

Ante la arremetida en contra de la integridad territorial del Chocó como ente departamental por el gobierno central y algunos departamentos vecinos, es necesario que los buenos hijos de este departamento: Intelectuales, profesionales, estudiantes, trabajadores, asociaciones y ciudadanía en general etc. Depongan de sus intereses grupistas y politiqueros y se concienticen de lo que se esta cerniendo en contra de los intereses del Chocó, uniéndonos monolíticamente en su defensa, y sugiero se conforme un Comité Pro- Salvación del Chocó y este se convierta en guardián de su territorio y en veedor de los recursos que nos trasfieren del nivel central, denunciando ante las autoridades competentes sin contemplaciones de ninguna especie los actos de corrupción, ya que la comunidad chocoana esta asqueada y dolida en su amor propio con la malversación de los recursos públicos por algunos de sus malos hijos, y que esto se haya convertido en la causa para que su territorialidad se vea comprometida, lo que amerita que los ciudadanos concientes y con valor civil, despierten de este letargo, afín de sacar a este departamento del ostracismo en que se encuentra, antes de que las futuras generaciones nos endilguen y nos hagan un juicio histórico, por haber sido incapaces de evitar esta debacle que se puede hacer realidad si no se para desde ya.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.