Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2017/03/04 00:00

    La responsabilidad de Ordóñez

    El exprocurador Ordóñez, con total desparpajo, publicó un video diciendo que las investigaciones no prosperaron porque la Procuraduría no tuvo suficientes pruebas.

COMPARTIR

El candidato presidencial Alejandro Ordóñez no puede lavarse las manos en el caso Odebrecht. La Procuraduría, que él dirigió, dejó prescribir la investigación por los sobornos a funcionarios en la licitación de la Ruta del Sol y la autopista Bogotá-Girardot. El expediente terminó archivado por una sola razón: el entonces procurador Ordóñez le ordenó expresamente a la funcionaria a cargo de la investigación que se concentrara en otros procesos.

La responsabilidad de Alejandro Ordóñez en la prescripción de las investigaciones por los sobornos está probada en un documento de la propia Procuraduría de Ordóñez.

Ese documento es un auto de archivo a favor de la funcionaria investigadora de los sobornos. Allí aclaran la razón de la muerte por inactividad del proceso:

“Por instrucción del Procurador General de la Nación, durante el periodo 2012-2013 la doctora María Fernanda Coral y el doctor Julio Calonje tuvieron dedicación de manera exclusiva a los dieciocho (18) procesos de la Dirección Nacional de Estupefacientes por tratarse de un asunto de relevancia nacional para lo cual inclusive se ordenó que los funcionarios comisionados trabajaran desde sus casas exclusivamente en esos procesos”.(Ver documento Procuraduría 1.jpg)

En otras palabras, el procurador Ordóñez ordenó que la investigadora de los presuntos sobornos se dedicara a otros asuntos, nunca reasignó el proceso que ella tenía a su cargo.

Los investigados, favorecidos por la prescripción, son varios de los sospechosos de hoy.

La investigación se inició contra cuatro funcionarios. El primero de ellos es Daniel García Arizabaleta, destituido director del Invías y quien recientemente ha sido identificado como el contacto clave entre Odebrecht y la campaña presidencial de Óscar Iván Zuluaga. García Arizabaleta además registra numerosas entradas a la Casa de Nariño que coinciden con eventos claves de la licitación de la Ruta del Sol. (Ver El Visitante)

El segundo investigado es el exviceministro de Transporte Gabriel Ignacio García Morales, confeso receptor de sobornos de Odebrecht. El exviceministro García, quien ha ofrecido su colaboración a la justicia, sabe perfectamente cómo funcionaba la corrupción -abajo y arriba de él- como queda claro en una conversación suya con Miguel Nule que el país debería conocer integralmente.

El tercero es Juan Manuel Barraza, quien se desempeñó como director nacional de regalías. Además de su eventual participación en la recepción de los sobornos de Odebrecht, Barraza sería el hombre clave para saber cómo ingresaron al país los dineros de las dádivas de la Ruta del Sol y a quiénes se les pagaron. La justicia deberá establecer, por ejemplo, de dónde salieron algunos de los fondos para la construcción del Parque Industrial TLC de las Américas, ubicado en la zona franca de Cartagena.

El cuarto investigado es Miguel Peñaloza, alto consejero para las regiones y la participación ciudadana de los gobiernos Uribe y Santos. Peñaloza, quien llegó a ser ministro de Transporte de Juan Manuel Santos, tuvo que renunciar cuando desde esta columna se probaron sus indelicadezas. Los registros de los ingresos de Daniel García Arizabaleta a la Casa de Nariño comprueban que en numerosas ocasiones fue a ver a Peñaloza. (Ver Visitas Peñalosa)

El 21 de mayo de 2015, sin hacer mucho ruido, la Procuraduría de Ordóñez archivó el proceso en contra de estos cuatro exfuncionarios por “la presunta solicitud de dádivas para la adjudicación de las licitaciones públicas (…) y las supuestas injerencias y presiones para la adjudicación”. (Ver Documento Procuraduría2)

El exprocurador Ordóñez, con total desparpajo, publicó un video diciendo que las investigaciones no prosperaron porque la Procuraduría no tuvo suficientes pruebas.

Su afirmación no corresponde a la verdad. El documento emitido por la propia Procuraduría explica que el proceso fue archivado por “la presunta mora procesal que se habría presentado entre noviembre de 2011 y julio de 2013”. (Ver Documento Procuraduría3)

Y reitera que dicha mora tuvo origen en una orden de Ordóñez: “La prioridad en los asuntos que debía ocuparse la doctora María Fernanda Coral Andrade provino de su jefe el señor Procurador General de la Nación”. (Ver Procuraduría4)

P.S.: Es incomprensible el ataque que viene sufriendo el senador Iván Duque por parte de unos sectores de su partido. Duque es, de lejos, la mejor alternativa que tiene el Centro Democrático para las elecciones presidenciales de 2018. 

Puede leer más columnas de Daniel Coronell aquí.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.