Opinión

  • | 2006/07/31 00:00

    El Tiempo y el alto gobierno (Por Néstor Figueroa)

COMPARTIR

Quisiera proponerle a la opinión pública un tema que me parece de la mayor trascendencia y que ha pasado sin ningún tipo de análisis y crítica.

La familia Santos, propietaria de El Tiempo, está jugando a tres bandas a ser empresarios, creadores de opinión, y gobierno, violando toda norma mínima de ética, profesionalismo y equilibrio, trabajando, para su beneficio, con un claro y mezquino conflicto de intereses.

El presidente Uribe, en su ya reconocida agilidad para comprar conciencias, a cualquier precio, ha utilizado a este periódico, a través de dádivas, como su principal escudero.

Primero nombró a Pacho santos como su vice en su primera candidatura presidencial, jugada habilidosa para poner de su lado a el Tiempo. Cuando necesitó aceitar a los Santos para la reelección, nombró nuevamente a Pacho como vice, pero incluyó a Juan Manuel como jefe de la U. Cuando ganó la reelección, tuvo que incrementarles la cuota, y por supuesto no quedaba mas que vincular de ministros a Juan Manuel y Juan lozano, y para cerrar con broche para garantizar el apoyo irrestricto de los Santos en estos 4 años venideros, sugiere a través de José Obdulio, que Pacho Santos, el vice, sería el heredero normal del gobierno Uribe, después de un gobierno de 8 años, como sucede en los E.U.

Los Santos están al borde del delirio con tanta atención del presidente Uribe y puesticos en el alto gobierno....

Pero eso no es gratis,... los enormes silencios cómplices de El Tiempo con las conductas corruptas del gobierno son la contraprestación antipatriótica y mezquina y por demás lesiva para el país con que El Tiempo paga esos favores...

Aunque los ejemplos son innumerables, basta con abrir el Tiempo de hoy, donde al analizar el enredo Samper-Uribe-Pastrana, el Tiempo diagnostica que el gran ganador de el hecho es el presidente Uribe, dizque por mostrar la velocidad con la que Uribe soluciona los problemas...!!!

Los Santos y el Tiempo están cometiendo falta grave a la ética no solo periodística, sino empresarial y de la administración pública, jugando a ser gobierno, empresario, y fuera de ello manipulador de la opinión publica.

Si en Colombia, los altos cargos públicos que están en cabeza del grupo de los Santos, Vicepresidencia, Ministerios, y cargos diplomáticos.. estuvieran por ejemplo en la familia de Luis Carlos Sarmiento Angulo, nadie en el país hubiese aceptado tal exabrupto.. el conflicto de intereses entre dueños del poder económico y gobierno seria evidente e inaceptable, sin embargo, como este conflicto se presenta entre dueños del poder mediático, los que crean opinión, los que ponen y mantienen presidentes, y el gobierno, lo que es mas grave pero menos vistoso, nadie dice nada.... nadie se mete con los Santos...

La familia Santos debería tener la gallardía de permitir y asumir el debate acerca de su anti-ética posición en el gobierno y en los medios. O hacen una cosa o la otra... Los santos tienen todo su derecho a aspirar al poder, pero en el entretanto, si fueran responsables, la independencia de El Tiempo tendría que blindarse con un consejo editorial y de redacción absolutamente independiente de sus dueños,¿será que tienen la estatura ética y patriótica para hacerlo?

El debate esta ahí, dado la evidente falta de escrúpulos, honorabilidad y dignidad del presidente Uribe, dispuesto a nombrar corruptos e ineptos a diestra y siniestra y de los Santos, ávidos por aceptar tantos puestos como sean posibles a cambio de lo que sea e insaciables cuando de acceder al poder se trata. Ojalá se de.

El Tiempo ha sido, desde el punto de vista patriótico, para bien o para mal, un elemento importante en la creación de opinión y de país, por lo tanto, tienen una enorme responsabilidad con todos los colombianos, y los medios, sus colegas, no pueden pasar de agache frente a un comportamiento tan deplorable como el actual.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1821

PORTADA

Venezuela: los coletazos de la crisis

La invasión de 60 soldados venezolanos a territorio colombiano provocó una crisis que pudo terminar en tragedia. SEMANA relata cómo fueron las 24 horas de alta tensión diplomática y explica por qué puede volver a ocurrir.