Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2011/06/22 00:00

    Hay ausencias... Que gobiernan

    La ausencia y el largo silencio del mandatario Venezolano ha desatado todo tipo de conjeturas. Al margen de las conjeturas son muchas las preguntas que surgen.

COMPARTIR

La ausencia y el largo silencio del mandatario Venezolano ha desatado todo tipo de conjeturas: que está muy enfermo, que se trata de una liposucción que se complicó, que se tomó unas vacaciones antes de la campaña del 2012, etc. Al margen de las conjeturas, de la ausencia y del poco usual silencio, del presidente más mediático de América Latina, “The Chavéz Show” una especie de adaptación venezolana de The Truman Show, son muchas las preguntas que surgen.

Los argumentos jurídicos tanto de opositores como de oficialistas se debaten sobre la ausencia del Presidente de la República. Los primeros afirman que no puede ejercer todas las funciones propias del cargo y alegan que su estadía en Cuba es un asunto de Seguridad Nacional; los otros, aseguran que a pesar de su convalecencia sigue al mando y que el permiso otorgado por la Asamblea Nacional le permite gobernar desde Cuba o desde cualquier lugar del mundo. Pero ¿puede la Revolución Bolivariana continuar con Chávez en Cuba?

En Venezuela dicha situación no es nueva, no es la primera vez que un gobernante decide controlar las riendas del poder a distancia, -gobernar a control remoto. Dos nombres salta de inmediato: El General Antonio Guzmán Blanco (1870-1988) “El Ilustre Americano” y el también General Juan Vicente Gómez (1808-1935) “El Tirano de los Andes”.

El primero, Guzmán Blanco, es quizás el último gran caudillo venezolano, que a diferencia de la concepción positiva que se tiene en Colombia del vocablo caudillo en Venezuela y el resto de América latina hace referencia a “una modalidad de poder pre-estatal, donde las relaciones clientelares, el compadrazgo y la ausencia de un ejército regular favorecen el predominio [del caudillo] como figuras estelar del sistema político (Inés Quintero)”, con una connotación bastante negativa, el cual gobernó durante aproximadamente 18 años. El segundo, Gómez, es el primer gran dictador militar venezolano, el cual gobernó durante aproximadamente 27 años.

Guzmán Blanco y Gómez desarrollaron antipatía por Caracas y prefirieron gobernar, el primero desde Europa en la postrimería del Siglo XIX, con todo lo que ello significa en materia de comunicación, y el otro prefirió hacerlo desde su hacienda en Maracay. Los dos llegaron incluso a depositar el poder nominalmente en terceros pero en la practica el poder real nunca abandono sus manos.

Otro dato particular, es el profundo amor que tanto Guzmán Blanco como Gómez profesaban por la figura de Bolívar. “El Ilustre Americano” es considerado por muchos como el gestor del culto religioso a Bolívar en Venezuela, en tanto que “El Tirano de los Andes” hizo coincidir la fecha de su muerte con la de Bolívar, como último acto de poder irracional.

Hoy el Comandante Hugo Chávez (1999-…) ingresa en la lista de los presidentes venezolanos que deciden gobernar a la distancia. Y las odiosas comparaciones son inevitables, es el tercer presidente con más años en el poder 13, al finalizar su período constitucional, con aspiraciones para gobernar por 6 años más, y su culto a Bolívar lo ponen más cerca de figuras como las de Guzmán y Gómez.

Surge otra pregunta: ¿Será el gobierno de Chávez una especie de caudillismo-electoral?

* Politólogo. Joven Investigador del Observatorio de Venezuela de las Facultades de Ciencia Política y Gobierno y de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario. Presidente de la Fundación Surcontinente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.