Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/10/27 00:00

LA ENCUESTA

LA ENCUESTA

A propósito de la encuesta publicada por SEMANA, todavía queda tela de dónde cortar. En primer término, sus resultados no son tan sorprendentes como parecen a primera vista. Tienen su lógica. Reflejan vaivenes comprensibles de la opinión y, por tal motivo, contienen indicativos útiles para los propios candidatos. En segundo lugar, muestran con bastante aproximación lo que ocurriría en una primera vuelta, pero todavía no lo que pasaría en la vuelta definitiva. En ella, venida la hora, será determinante la manera como los candidatos perdedores endosen sus votos a uno de los dos finalistas. No es sorprendente, en efecto, que Horacio Serpa aparezca con un 29 por ciento de las intenciones de voto en la primera ronda. Es lo mismo, o casi lo mismo, de lo que obtenía en junio del año pasado, según la encuesta de Gallup Colombia publicada por esta misma revista (28 por ciento). Quiere decir que después de un año largo Serpa queda en su plata, sin aumentar ni perder efectivos. Es comprensible. Su elector es un samperista definido y fiel que no está expuesto a las oscilaciones e incertidumbres del 70 por ciento del electorado restante, sujeto a la búsqueda ansiosa de una alternativa distinta. Con el liberalismo oficialista, desde luego minoritario pero homogéneo, irá hasta el final, si no tiene tropiezos en la consulta. Los cambios que se han operado de un año a esta parte se producen en la amplia franja restante y, como decía al principio, contienen su lógica, una lógica que debe extraerse como una gema en las arenas movedizas de la opinión pública. En busca de un liderazgo confiable, ese vasto electorado se fabrica ilusiones y hace apuestas momentáneas sobre tal o cual nombre, expuesto siempre a ser defraudado y cambiar de opción. A lo largo de un año hemos visto, por esa razón, un desfile de prestigios fugaces y de simpatías alternativamente desplazadas.Ha desaparecido el cura Hoyos, ha descendido verticalmente Mockus (tenía 21 por ciento hace un año), ha bajado Noemí (tenía un 17 por ciento y pasó al 5 por ciento para luego iniciar un repunte al 8 por ciento) y, significativamente, ha surgido primero, con sorprendente fuerza, Valdivieso para descender en los dos últimos meses a un preocupante 16 por ciento. Y ha aparecido, en cambio, con un 12 por ciento inesperado el general Harold Bedoya. ¿Cuál sería la explicación de estos vaivenes? Aventuro una. Polarizado el país, quien no forma parte del rebaño gobiernista que sigue a Serpa, busca un perfil fuerte que represente su antítesis. Es decir, busca ante todo _como expresión de un país anarquizado, huérfano, profundamente inseguro_, firmeza, mucha firmeza, para responder a la debilidad reinante frente a la subversión, la inseguridad y la violencia; y busca otras formas de anticontinuismo: antipolítica y anticorrupción, esencialmente. Hay candidatos que han recogido por momentos estos, o uno de estos, sentimientos latentes del electorado y, en aras de una estrategia equivocada, los han defraudado sin darse cuenta. Sobran ejemplos. Su condición de mujer ajena a los manejos políticos, unida a la firmeza e intransigencia de sus primeros pronunciamientos, fortalecía la imagen de Noemí. Pero la estrategia, diseñada por sus asesores, de aparecer como una figura conciliadora (ecuménica, dice Mauricio Vargas) ajena a la polarización, destiñó esta imagen con el consiguiente descenso en las encuestas. Valdivieso había acreditado en la Fiscalía la imagen de un Di Pietro inflexible y de carácter. Firmeza y anticorrupción eran su emblema. Despojado de su toga de Fiscal, debía mostrar que esas condiciones eran también las del candidato. Pero nebulosos proyectos de paz y débiles comparecencias en los foros lo han debilitado ante la opinión, despojándolo de esa aura férrea que era su atributo. Y algo similar (¿dónde quedó su mano dura? ) le ha ocurrido a Lleras de la Fuente. La antipolítica de Mockus, sostenida con efectos histriónicos, se desvanece ante la aparición de Bedoya. Un general es por naturaleza lo contrario de un político. Si a ello suma la firmeza, no es de extrañarse que Bedoya recoja al electorado cansado de la politiquería y de las tímidas propuestas transaccionales. De ahí su 12 por ciento ¿Crecerá o será otro meteoro? Todo depende de que sus consejeros no le bajen el perfil, como ya lo hicieron durante el homenaje que le fuera ofrecido en el Hotel Tequendama, proponiéndole un discurso patriotero y sin sustancia. Ni a él ni a otros muchos candidatos (con excepción de Juan Manuel Santos y de Juan Camilo Restrepo) les convienen los foros, ni andar en manada con sus competidores. Andrés Pastrana puede esperar su cuarto de hora. No sufre graves oscilaciones porque tiene la red anticaídas de su propio partido. Y contrariamente a lo que yo mismo he dicho en esta columna, su estrategia de aparecer a la penúltima hora en escena puede resultarle políticamente rentable. La suerte de Juan Manuel Santos, por su parte, depende de la pedagogía que logre acreditar en torno a la consulta como alternativa anticontinuista. Ahí se juega todo. En resumen _y espero no equivocarme_: la debilidad y el justo medio sólo servirán en esta coyuntura para sepultar aspiraciones, pues el país no está para eso. Que lo sepan los candidatos. Para los que han bajado, sólo cambiando de estrategia pueden considerar que nada aún está perdido. '

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.