Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2007/02/28 00:00

LO QUE VA DE LAS CANCILLERES AL CANCILLER: URIBE, NO JODÁS...

LO QUE VA DE LAS CANCILLERES AL CANCILLER: URIBE, NO JODÁS...

Para ningún hombre es extraño que las mujeres nos embromaron la vida desde que al patrón le dio por hacer experimentos a costa de nuestras costillas. De manera poco quirúrgica entre otras cosas, porque en el proceso cortó el cable que conectaba al cerebro con la “piecita aquella” con la que obramos entonces sin medir las consecuencias y que es la razón por la que ellas nos tienen a su merced...

Para acabar de ajustar, en los últimos años les dio por cacarear la tan mal llamada igualdad de sexos; ¿cuál igualdad? Si aparte de que tienen tanta o más inteligencia que nosotros, cuentan con ese sexto sentido que a nosotros no nos llegó ni a primario y además sus encantos femeninos, los cuales no dudan en utilizar cuando ven que pese a todo la balanza no se inclina a su favor, causando toda clase de estragos en nuestro gremio masculino en todos los campos, pero especialmente en el laboral donde han causado más desplazamientos que Mancuso y sus muchachos.

Pero sea lo que sea y pase lo que pase, ellas son las flores que adornan nuestro jardín, son la música que alegra nuestros oídos (mientras no sea cantaleta) y el adorno sin el cual este mundo sería tan aburrido como congreso en sesiones (cuando trabajan).
Hago esta breve introducción para referirme a la profunda huella que han dejado en la Cancillería de nuestra Patria las últimas dos damas que allí estuvieron al frente; la una seria y aristocrática pero igual muy femenina y la otra que fue como un vendaval fresco en esos aires pesados, estirados y tiesos. Pero como política y belleza no riman, Uribe se encargó de recordamos la regla nombrando como Canciller al doctor Araujo, que aunque tiene el mismo apellido de la anterior no se parecen ni en la curva de la oreja...
 
Y es que no hay derecho; Como que después de que nos acostumbran a ese bello y pecosito rostro, su linda sonrisa, su carisma y su encanto en general, nos toca ahora resignarnos a este pobre que pareciera que Dios lo hizo para demostrar que él hace lo que le da la gana. Y de remate lo cogen las FARC de cuenta de ellos seis años....
Si es que Uribe tenía muchas ganas de nombrarlo en el Gobierno porque no lo puso en un puestico donde sus “encantos” le fueran útiles para el cumplimiento de su deber? Por ejemplo: no está jarto con la pedidera de puestos del partido de la U?, (Que debiera ser de la O, por aquello de la rosca política) pues fácil: pone al señor Araujo en un cuarto oscuro y al que llegue a pedir favores le dice: pase allí al cuartico y hable con el doctor.... le apuesto a que dan media vuelta y se van pa’ la casa tranquilitos...

O porque no consigue una capita de Superman y lo manda pa’ la selva a que se infiltre en una reunión de guerrilleros y cuando estén todos reunidos despliegue la capa y diga: búúúúúúúú...... vea hombre, les queda chiquita la selva pa’ la carrera que pegan a esconderse.
Ahora Uribe no es que para restaurar nuestros amores por el género femenino en el gobierno te dé por nombrar ministra a Leonor De Camargo...

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.