Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/07/02 00:00

Noemí: ¿‘c’est fini’?

En un país tan ferozmente enfrentado en una guerra multifacética a Noemí le puede estar dando complejo de mujer

Noemí: ¿‘c’est fini’?

Los dioses de las encuestas no parecen estar por estos días a su lado. No sólo no ha habido una reciente en la que gane o por lo menos se le acerque a Serpa, sino que incluso ha habido otras en las que le gana o la empata Alvaro Uribe. Y a pesar de todo, estoy absolutamente convencida de que Noemí puede ganar las elecciones.

La explicación que se le ha dado a este bajonazo ha sido la de que sus asesores se han equivocado tapándole la boca. La de que esconderla en Boston mientras sus enemigos hacían política llevó a la percepción de que Noemí arrancó su campaña demasiado tarde.

Pero todo eso es paja. No fue que hubiera arrancado tarde, sino mal. Si a uno lo conoce el 99 por ciento del electorado no necesita perder el tiempo haciéndose conocer por todos lados. Por eso la teoría de que arrancó tarde hay que revaluarla porque la de verdad es que arrancó con el pie izquierdo.

Todo el mundo anda pensando por estos días maravillas de la campaña de Serpa, aunque nadie sepa exactamente en qué consiste. La percepción de la gente, en este campo, le está ganando a los programas, que no aparecen por ningún lado. E incluso algunos de los que conocen a Serpa y piensan votar por él confiesan en privado que le temen a la fragilidad de su equipo económico, encabezado por César González, el ideólogo de la ‘maquinita de emisión’, a quien tiene paseando por Estados Unidos vendiéndoles a las instituciones económicas la idea de que bajo su gobierno la recuperación vendrá fabricando papel moneda.

En cambio Noemí sí tiene campaña, equipo y programa. Y nada de ello improvisado. Hace meses trabaja en todos los temas en compañía de un grupo de cerebros que viene pacientemente reclutando.

¿Entonces cuál es el problema? El de que Noemí tiene equipo, tiene programa, tiene carácter (todo el que alguna vez la ha conocido en alguna etapa de su vida sabe que tiene, y mucho) pero no tiene autenticidad ni seguridad. O por lo menos no ha logrado proyectarlas.

Ultimamente, cuando Noemí habla parece que estuviera diciendo las cosas aprendidas de memoria, recitadas, en contraste con toda la autenticidad que proyecta Serpa en los procesos mentales que utiliza para responder en público.

Y en cuanto a la seguridad, supongo que en un país tan ferozmente enfrentado en una guerra multifacética a Noemí le puede estar dando complejo de mujer (y lo digo con toda la solidaridad de género). Y la forma de compensarlo es proyectando fortaleza mediante el recurso de subir la voz, o de palmotear, como hacía Barco, o de ser tremendamente agresiva. Aquí no sobraría recordar la frase de Teodoro Roosevelt: “Hay que hablar pasito, pero mostrar un garrote grande...”.

Esta falta de seguridad que está proyectando Noemí puede ser producto de la sensación que se ha ido apoderando del país acerca de la inevitabilidad de Serpa por cuenta de los resultados de las encuestas. Y cuando algo así sucede, los asesores de la candidata se sienten todos dueños de la verdad, y la enloquecen con propuestas para salir de la crisis: que vaya a la convención conservadora, que insista en su independencia, que llame a Valencia Cossio, que se calle, que palmotee, que suba la voz, que haga las paces con los godos...

A estas alturas de las cosas el consejo para Noemí debería ser sólo uno, y es absolutamente el contrario al que debe dársele a Andrés Pastrana. Mientras este último debe procurar en el último año de su gobierno salirse de la torre de marfil donde algunos presidentes se refugian para aislarse, despreciar las críticas y sentir que nunca se equivocan, Noemí, por el contrario, debería meterse en su torre de marfil. Dejar de oír a tanto asesor y tanto consejo y comenzar a utilizar esa conciencia y esos instintos políticos suyos propios.

Fueron ellos, al fin y al cabo, los que la trajeron hasta aquí.

Entretanto... ¡Ay Ramírez! A última hora se me cayó una de las tres patas que estaban sosteniendo este gobierno…

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.