Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2013/12/16 00:00

    ¿Quién (de verdad) mató a Álvaro Gómez?

    Lo que hasta ahora se conoce es que mientras ‘Rasguño’ señalaba al coronel Danilo González de participar en el asesinato, este a su vez lo acusaba a él.

COMPARTIR

En torno al asesinato de Álvaro Gómez Hurtado siempre se han ventilado e investigado dos hipótesis, y todo indica que una de las dos es la acertada. 
 
La primera -desarrollada por los fiscales generales Alfonso Valdivieso y Alfonso Gómez Méndez- apuntaba a la participación de militares de alto rango, supuestamente organizados en torno al Grupo Cazadores de Inteligencia con sede en Bucaramanga y dirigido por el coronel Bernardo Ruiz Silva, quien fue acusado y tuvo medida de aseguramiento pero se dio a la fuga, en lo que daría para pensar por qué huía un oficial que contaba con el apoyo del Ejército para probar su inocencia. El 20 de mayo del 2003 Ruiz fue absuelto por el Juzgado Segundo Penal del Circuito Especializado, pero una fuente de la Fiscalía le dijo a este columnista que ese ente investigador “no ha enterrado del todo las hipótesis en torno a la eventual participación de oficiales retirados en el magnicidio”.
 
La segunda hipótesis es la que desarrolla Enrique Gómez Hurtado en el libro ¿Por qué lo mataron? (Controversia Editorial, 2011), donde acusa a Ernesto Samper y Horacio Serpa de haber sido los instigadores del crimen, basado casi exclusivamente en la declaración que Hernando Gómez Bustamante, alias ‘Rasguño’, rindió desde una cárcel de Estados Unidos en el 2010: “El ‘Gordo’ y Horacio mandan la razón con el ‘Gordo Nacho’ (Ignacio Londoño) de que hagamos lo que sea para parar a Álvaro Gómez porque si hay un golpe militar van a extraditar a todo el mundo”. 
 
Esta segunda versión es la que de un tiempo para acá más se ha publicitado en medios, pero lo que aún falta por investigar es si con ella se pretende precisamente desbaratar la primera, o sea la de los militares golpistas que habrían buscado por un lado propiciar la caída de Samper y por otro acallar al líder conservador, a quien le habrían propuesto encabezar un gobierno de transición tras un golpe de Estado que estaban fraguando, y al cual él se habría negado. De entrada parecería traído de los cabellos que el propio hermano de la víctima no quisiera que se conociera la verdad, pero también se habla del interés que tendrían la familia en que se declare como crimen de Estado, para reclamar una fuerte indemnización.
 
Lo que los defensores –y feroces propagandistas- de esta hipótesis no se esperaban, era que con la reciente condena a 30 años sin ningún tipo de apelación posible que a ‘Rasguño’ le profirió una Corte de Nueva York el pasado 2 de diciembre, esta dejó en claro que “todas las declaraciones que había entregado el narcotraficante en procesos como el del magnicidio de Álvaro Gómez (…) carecían de veracidad y hacían parte de una estrategia para tratar de buscar beneficios jurídicos que le ayudaran a rebajar su condena”.
 
Un detalle bien llamativo en el indictment secreto que desde el 2004 la justicia de EE. UU. le venía armando al capo, indica que “la información contra Rasguño se obtuvo a través de testigos de excepción, entre ellos (…) el coronel de la Policía (r) Danilo Alfonso González Gil”. Y no sobra recordar que este era uno de los que ‘Rasguño’ señaló como determinadores del magnicidio, junto a Efraín Hernández, alias ´don Efra’, y Orlando Henao, alias ‘El hombre del overol’, donde salta a la vista una protuberante coincidencia, favorable para Rasguño y para los promotores de esta versión: los tres están muertos. Sea como fuere, lo que hasta ahora se conoce es que mientras ‘Rasguño’ señalaba al coronel González de participar en el asesinato, este a su vez lo acusaba a él.

Si de coincidencias hemos de hablar, el nombre de ‘Rasguño’ saltó de nuevo a la palestra en días recientes con motivo de una sorpresiva declaración (conocida en exclusiva por Semana.com), que el pasado 15 de mayo dio a fiscales de Justicia y Paz el exparamilitar Edwin Zambrano, alias ‘William’ donde afirmó que “para agosto de 1995 se hizo un consenso de comando de milicias urbanas de las autodefensas en la finca Campo Dos en la vía a Valencia, presidida por el señor Carlos Castaño, Vicente Castaño y varios narcotraficantes como Varela, Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño, y el general Rito Alejo del Río”.

Según el declarante, en dicha reunión se expuso por parte de los narcotraficantes realizar varios magnicidios, entre ellos  el de Álvaro Gómez, porque “este estaba dando bastante incentivo a los medios sobre la influencia del narcotráfico en la campaña de Samper, por lo que era necesario betar (sic) esa propaganda para que no se distorsionara una posible negociación de narcotraficantes en el futuro”. Y agrega: “se consideró que el personal más adecuado para este tipo de operaciones era conseguir un enlace con el general Rito Alejo del Río y la brigada de inteligencia de la Décimotercera Brigada en Bogotá”, quien “determinó que el operativo más seguro sería a la salida de la universidad donde laboraba el doctor Gómez”.
 
Dos aspectos llaman la atención de esta declaración: uno, que alias ‘Rasguño’ pasa aquí de testigo de la supuesta instigación del crimen, a organizador del mismo. Y dos, que vuelve a tomar fuerza la hipótesis de los militares implicados. Esto significa entonces –en caso de que el dicho de alias ‘William’ fuera cierto, lo cual corresponde evaluar a las autoridades- que ‘Rasguño’ habría tenido un interés personal en desviar la investigación, en la medida en que habría formado parte de los complotados que llevaron a cabo el magnicidio.
 
En el libro arriba citado su autor se pregunta desde el título “¿Por qué lo mataron?”, dando a entender –en calidad de juez y parte- que lo de los autores ya está resuelto. Pero esos dos sucesos recientes de tanto peso probatorio, como son el dictamen contra ‘Rasguño’ que en su sentencia condenatoria echa por el piso su versión de los hechos, y la declaración de alias William ante Justicia y Paz, darían para pensar que falta por conocer el libro que haciendo honor a la verdad investigue y dé cabal respuesta a la pregunta aún sin respuesta: ¿Quién mató a Álvaro Gómez?
 
En Twitter: @Jorgomezpinilla
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.