Jueves, 30 de octubre de 2014

| 2013/04/06 00:00

¡Tan aliados todos!...

Los colombianos nos preguntamos de veras si a alguien le importa el bien común más allá de sus narices.

Una alianza secreta se volvió pública esta semana. Una alianza en ciernes se comenzó a forjar en los días santos. Muchas alianzas en el Congreso están teniendo lugar mientras usted lee esta columna. ¿A qué horas nos llenamos de alianzas y cuál de todas le sirve de verdad a Colombia?

Aliados andan todos. Uribe y Pastrana resultaron alineados naturalmente en contra del gobierno liberal de Santos. La llave Samper-Santos quedó en evidencia y al presidente actual le llegó su abrazo del oso (¿o de elefante?) sin que todavía se calcule en términos de encuestas el daño o el bien que las declaraciones de Samper pudieron haberle hecho a Santos. Me cuentan que en Palacio esperan con ansias el próximo sondeo de opinión.

Aliados terminaron en una comida en casa del senador conservador Jorge Hernán Pedraza algunos conservadores inconformes con el tratamiento que les da el Gobierno, como les conté en mi último artículo, y, según me hace ver el propio anfitrión, al ágape acudieron importantes parlamentarios de La U como para sellar otra alianza que puede poner al presidente a cambiar su gabinete en función de los equilibrios preelectorales. Ya veremos.

Aliados el presidente, Roy Barreras y las asociaciones médicas para presentar un proyecto de ley estatutaria dizque con el fin de reformar el sistema de salud, cuando en realidad el texto es un simple saludo a la bandera. El Gobierno, para mantener esta alianza, envía mensaje de urgencia a una idea prestada y deja más bien sola la valiosa propuesta propia del ministro Alejandro Gaviria que se tramita como una ley ordinaria en la comisión séptima, todavía con demasiadas trabas.

Y para rematar, aliados los liberales para reelegir a su presidente. La comida con 11 gobernadores y nueve alcaldes se hizo más bien pensando en los tres millones de votos que pueden poner los primeros y otro milloncito que puede venir por cuenta de los segundos.

¡Tan aliados todos! Mientras tanto, los ciudadanos de a pie nos preguntamos: ¿Para cuándo la alianza para combatir la corrupción a fondo? ¿Para cuándo la alianza para sacar de la pobreza a millones de colombianos enseñándoles a pescar y no a punta de subsidios populistas? ¿Para cuándo la alianza, o como diría Álvaro Gómez, el acuerdo sobre lo fundamental?

Los colombianos nos preguntamos de veras si a alguien le importa el bien común más allá de sus narices. A este país le sobran alianzas personalistas y le faltan compromisos serios pensando en el futuro.

¿Será imposible soñar con un pacto generacional a ver si nos sacudimos de tanta alianza chimba que nos dejan como herencia nuestros padres y abuelos? ¿Demasiado soñar?

Twitter: @JoseMAcevedo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×