Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/08/31 17:57

La sexualidad cuando hay cáncer de seno

Los tratamientos oncológicos pueden hacer que la sexualidad de la pareja quede en la cuerda floja. Una sexóloga cuenta que hacer para evitar esta situación.

El cáncer de seno genera problemas muy concretos en una relación de pareja porque ataca una parte del cuerpo que tiene que ver con la sexualidad. Foto: Tomado de Intimina

Muchos aspectos de la vida cambian cuando el cáncer de mama llega al hogar. La paciente se vuelve el centro de atención, se dejan atrás aspectos como la relación de pareja y la sexualidad se complica por el efecto de los tratamientos. Muchos matrimonios fracasan por la dificultad que tienen las parejas de retomar la vida que llevaban antes del diagnóstico.

Tanto antes como después del tratamiento oncológico, las mujeres pueden presentar diversas condiciones que complican la intimidad de pareja. La quimio y la radioterapia generan resequedad vaginal, esto  afecta la lubricación y por lo tanto dolor al momento de la penetración. Además el bajo deseo sexual disminuye. También es común que mujeres que acaban de someterse a este tipo de terapias sufran de cansancio, náuseas, mayor sensibilidad o agotamiento.

Le puede interesar: Un proyecto para afrontar el cáncer de mama

El cáncer de seno genera problemas muy concretos en una relación de pareja porque ataca una parte del cuerpo que tiene que ver con la sexualidad. Muchas mujeres no se sienten cómodas luego de una mastectomía y prefieren ocultarse ante sus parejas para no mostrar sus cicatrices. Algunos hombres no son  capaces de disfrutar de una sexualidad plena porque no saben cómo manejar esta situación, ni expresarle apoyo a su pareja. En esas circunstancias prefieren no tener sexo.

Los expertos señalan que luego de una intervención quirúrgica es normal que sientan auto rechazo al ver cómo su cuerpo ha cambiado a consecuencia del cáncer. La depresión suele manifestarse a través de la ansiedad por la sensación de cercanía a la muerte. “Hay que impedir que la paciente entre en este último estado psicológico de carácter crítico, ya que es justo en este momento en donde la pareja prefiere alejarse y dejarla sola y se produce la ruptura y el divorcio”, afirma la sexóloga Carolina Guzmán.

La comunicación es clave para controlar esta situación. “Es necesario hablar del tema, de los temores y las nuevas sensaciones que tendrán que vivirse y aventurarse a experimentar”, dice Guzmán. Es importante que las mujeres le indiquen a “la pareja cómo les gustaría sentir, dar y recibir las expresiones de contacto físico”.

Recomendamos leer: “No nos hemos dado cuenta del impacto del cáncer de mama”

Esperanza Bonilla es una sobreviviente de cáncer de seno que conoció a alguien después de superar la enfermedad. “Él me aceptó con mi mastectomía derecha y hemos logrado disfrutar la sexualidad de maravilla. Creo que en su aceptación influyó en gran parte la forma tan natural como le comenté mi carencia y cómo la estaba asumiendo”, asegura.

Es importante tener claro que la intimidad en pareja se puede experimentar más allá del sexo. “Las mujeres debemos transmitir seguridad y no cifrar nuestra valía en las tetas. Tenemos que demostrar que la relación se sustenta en otro tipo de fortalezas y valores”, dice Bonilla.

Sugerimos leer: ¿Por qué las mujeres con cáncer de seno optan por no tratarse?

Hay que tener paciencia pues con el tiempo es posible disfrutar de una sexualidad plena. Existen muchas técnicas y terapias que pueden ayudar a evitar que las relaciones terminen por problemas de cama. “Hay que estar dispuestos a ver la sexualidad de manera más amplia y entender que las caricias se pueden dar con la mirada, la palabra, el abrazo”, concluye Guzmán. Cuando hay amor, lo que importa es disfrutar de la gran oportunidad que es tener un día más de vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.