Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/2017 5:53:00 PM

Cuidado con los dolores abdominales

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal se puede confundir con otras patologías menos graves. El problema es que si no se detecta a tiempo, puede ser mortal.

Ricardo Niño es un joven de 25 años que tuvo un episodio de diarrea fuerte. Se hizo revisar por el médico general y le recetaron antinflamatorios y antidiarreicos. El dolor se detuvo por unos meses, pero pasado un año tuvo una recaída tan fuerte que solo en un mes perdió 10 kilos. Después de varios exámenes y visitas al gastroenterólogo se dio cuenta de que tenía Crohn, una enfermedad inflamatoria intestinal (EII).   

La doctora María Teresa Galiano, expresidenta de la Asociación Colombiana de Gastoenterología y fundadora de la Organización Panamericana de Crohn y Colitis (Pancco), explicó a Semana.com que esta enfermedad puede manifestarse en Crohn o Colitis Ulcerativa. La primera puede afectar cualquier parte del tracto digestivo, genera inflamaciones segmentadas y llega a perforar las membranas de las áreas comprometidas, lo cual causa infecciones. La segunda, produce una inflamación desde el recto hasta el intestino grueso, con posibilidades de abarcar toda su extensión, lo que genera una ulceración de la membrana interior y se manifiesta con sangrado en las deposiciones.

Sugerimos: ¿Le teme a estos analgésicos?

Esta enfermedad es una patología crónica de origen autoinmune con síntomas tan comunes como el dolor abdominal, diarrea, sangrado en la materia fecal, fiebre y pérdida de peso. Además, en ocasiones tan solo se presenta uno de estos síntomas, por lo que la EII suele ser confundida con enfermedad del colón, parasitismo intestinal, amibiasis y hasta síndrome de intestino irritable, que no presenta inflamación severa de este órgano del cuerpo. El problema es que si no hay un diagnóstico oportuno puede llegar a ser mortal.

Además, la EII no solo impacta la salud de los pacientes, sino que afecta de forma negativa su estado de ánimo y actividades como el trabajo o el estudio. Quienes sufren esta enfermedad tienen una necesidad de ir al baño constantemente, se fatigan con facilidad, sienten cansancio. Por eso su nivel de productividad es bajo. Tampoco son capaces de sostener vida social especialmente en las etapas activas de la enfermedad. Sufren de depresión, ansiedad, trastorno del sueño y algunos llegan al suicidio, según explicó Galiano.

El tratamiento de la enfermedad implica una revisión constante con los especialistas ya que la mayoría requiere de múltiples cirugías  del intestino. También existen terapias biológicas que bloquean sólo las citoquinas, proteínas que median las interacciones entre las células inflamatorias y hematopoyéticas, regulando así la intensidad de la inflamación.

Puede leer: 6 alimentos contra el dolor

Aunque no se ha determinado cuál es la causa de esta enfermedad, la comunidad científica ha encontrado factores que pueden producirla. Entre ellos está antecedentes genéticos, consumo frecuente de cigarrillo, alimentos procesados y antinflamatorios como ibuprofeno, las condiciones de la microbiota, y un ambiente demasiado higiénico que no permite que el sistema inmune pueda fortalecerse.  

En Colombia el impacto de la enfermedad no es muy fuerte. Cinco de cada 100.000 habitantes puede tener Crohn, y se pueden presentar 50 casos de colitis ulcerativa por cada 100.000 personas. Sin embargo, las personas que la padecen no son diagnosticadas con prontitud y llegan a cuadros clínicos severos. Pero esto no sucede solo en Colombia. Según estudios de la Organización Europea de Crohn y Colitis, 45% de los nuevos casos de EII tarda más de un año en recibir un diagnóstico definitivo y en el 17% del total de los pacientes el periodo es superior a cinco años.

Recomendamos: Un problema digestivo que ataca sin consideraciones

Lo que recomienda la experta es que en caso de dolores frecuentes de estómago no se consulte únicamente al médico general sino que el paciente sea revisado por un gastroenterólogo:"se requieren de varios métodos para diagnosticar la EII, como la historia clínica del paciente, exámenes físicos y de laboratorio, de sangre y materia fecal, y los resultados de la muestras radiológica, endoscópica e histológica, porque la suma de todos estos aportará el diagnóstico más preciso". Construir un cuadro clínico en etapas tempranas de la enfermedad, será definitivo a la hora de evaluar la mejor opción terapéutica y así mantener la calidad de vida del paciente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1837

PORTADA

América Latina: la corrupción hace metástasis

La mitad de los presidentes y expresidentes recientes de América Latina está envuelta en grandes escándalos de corrupción. Lula no es más que el último.