Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1997/03/17 00:00

EJECUTIVOS EN LA MIRA

Los profesionales colombianos de alto nivel están cada vez más cotizados en el exterior.

EJECUTIVOS EN LA MIRA

Afines de 1996 una importante multinacional de la informática le pidió a su firma asesora en la selección de altos ejecutivos que le ayudara a buscar cuatro latinoamericanos para trabajar en su casa matriz en Estados Unidos. Sólo puso una condición: que no fueran colombianos. Lo único que pudo hacer el presidente de la firmaconsultora en Colombia fue preguntar el porqué de la condición, y la respuesta fue aún más sorprendente: "Es que ya tenemos demasiados".Eso demuestra que los ejecutivos colombianos de alto nivel están muy bien cotizados en el exterior si se comparan con los de otros países de América Latina. Según pudo establecer SEMANA en diálogo con los socios de algunas de las más importantes firmas de búsqueda de ejecutivos en el país, los colombianos tienen mucho a su favor. Son creativos, imaginativos y recursivos. Además, son leales a su compañía y tienen experiencia en el manejo de empresas grandes.Pero lo que ha terminado por convertirse en el elemento más competitivo de los colombianos es la formación profesional. Según un estudio realizado por Price Waterhouse entre ejecutivos de primer y segundo niveles, el 62 por ciento tiene estudios de posgrado, el 38 por ciento de ellos en áreas administrativas y financieras y el 24 por ciento en áreas específicas. Así mismo, según pudo concluir SEMANA, realizar cursos de alta gerencia o de actualización en áreas muy particulares se ha vuelto bastante común para los empleados colombianos.Pero, como siempre sucede, no todo puede ser color de rosa. Como dice Germán Carrillo, de Tasa International, "hay áreas en las que uno no encuentra ejecutivos criollos con un buen nivel de inglés, como son la contaduría, el área financiera e incluso el derecho. Los que mejor están son los del área comercial".Ese no es el único contra. Según Alvaro Cadavid, presidente de Ward Howell, "el colombiano piensa en chiquito y le falta visión", comentario que se complementa con el de Julieta de Castro, de Price Waterhouse, quien afirma que "aquí hay mucha improvisación y falta de planeación para el largo plazo".Otro inconveniente es el que anota Roberto Hall, de Top Managment: "En un mundo global, donde las compañías exigen ejecutivos que sean relocalizables y estén dispuestos a viajar mucho, es grave encontrar que al colombiano no le gusta la movilidad. Eso no sucede tanto en Bogotá y en Cali, pero sí en Medellín".Pero lo más curioso es que los colombianos tienen un nivel de remuneración demasiado alto para los estándares de las multinacionales en América Latina. Según Antonio José Sánchez, de Boyden International, "desde que se implantó en Colombia el salario integral los sueldos en Colombia se inflaron". Y si a eso se agrega la revaluación de la moneda, la conclusión es que para una compañía que le paga en dólares a sus ejecutivos, los colombianos son costosos.Al respecto, según un estudio realizado por Boyden, el presidente de una compañía grande en Colombia _con ventas superiores a los 80.000 millones de pesos_ gana 18,7 millones de pesos mensuales, en tanto que sus vicepresidentes están entre 10 y 14 millones, dependiendo del área. En cuanto a las empresas medianas _con ventas entre 40.000 y los 80.000 millones de pesos_, el promedio para los presidentes es de 14,9 millones al mes. Y los sueldos de los gerentes oscilan entre seis y nueve millones de pesos. Sin duda, todas son cifras consideradas altas dentro del promedio salarial de la región.Pero, aparte de las cosas buenas y malas, lo más importante es saber qué tan competitivos son los colombianos con respecto a los ejecutivos de otros países de América Latina. La mayor pelea se da con los chilenos y los mexicanos. En relación con los venezolanos, aunque son más informales y poseen poca estabilidad laboral, tienen mayor visión internacional de sus negocios y manejan mejor el inglés. Pero en la internacionalización de la mano de obra Colombia tiene muchas ventajas. Prueba de ello es que los ejecutivos están siendo altamente demandados en países como Ecuador, especialmente para cargos en el área comercial. Esa es una prueba más de su fama de buenos ejecutivos dentro de la región, con lo que el país tiene un elemento que lo hace digno de orgullo: una mano de obra competitiva que da la talla en un mundo global y exigente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.