Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/21/2011 12:00:00 AM

Irak sin las tropas de Washington teme otro enfrentamiento sectario

Muchas eran las dudas sobre el futuro de Irak después de la retirada de tropas de Estados Unidos. El futuro ya es hoy y las dudas se transforman en preocupación.

Las fricciones sectarias han tenido en las últimas horas su correlato en las más altas instancias políticas y dejan al gobierno de unidad, y por ende al país, al borde la ruptura.
 
El vicepresidente Tariq al-Hashemi se ha refugiado en la región autónoma kurda para eludir un requerimiento judicial por supuestos cargos de terrorismo. El primer ministro Nouri al-Maliki, de extracción chiíta, es visto como el responsable de esta decisión de la Justicia contra el más importante político sunita.

La consecuencia política inmediata fue la retirada total de los miembros del parlamento y del gabinete que forman el bloque al-Irakiyya, al que pertenece Hashemi. La preocupación en occidente es que las consecuencias se trasladen de la esfera política a la calle.

"Es como un mensaje del Gobierno de Maliki a la comunidad sunita diciéndoles que es mejor aceptar que no tienen más que una posición de segunda clase en este país", opina Noah Feldman, ex asesor de la Autoridad Provisional de la Coalición, el órgano que dirigió el país después de la invasión aliada liderada por Estados Unidos.

En la Casa Blanca tienen una preocupación similar sobre el accionar del primer ministro iraquí. De hecho el vicepresidente, Joe Biden, lo llamó por teléfono para instarlo a resolver las disputas sectarias.

Jim Muir, analista de la BBC, cree que el país podría sufrir "una partición de facto como parte de una balcanización más amplia de la región".

Por su parte, Feldman cree que el gobierno nacional creado bajo presión de Estados Unidos y Reino Unido no es algo con lo que estén comprometidos los líderes del país. De hecho el experto en la región también considera la posibilidad de una ruptura en un escenario futuro. Y para ello pone como ejemplo la región kurda.

 
Partición
 
"Los kurdos han estado jugando un juego muy largo e inteligente", explica a la BBC. Para el experto han mostrado una actitud expectante pero que podría romperse si chiítas y sunitas empiezan a matarse unos a otros. Eso los llevaría a tener "otro país". "Creo que ven estos hechos como un paso adelante en esa dirección", considera.

Además, resalta que no es ninguna coincidencia que, apenas se libró la orden de arresto, el primer lugar donde Hashemi buscó resguardo fuera en el Kurdistán. El propio presidente regional, Massud Barzani, habló de un posible "colapso" del país.

Tampoco le parece una coincidencia que todos estos sucesos tengan lugar casi inmediatamente después de la retirada de tropas estadounidenses. "Maliki escoge el momento para enviar su mensaje", opina Feldman.

Por su parte, Hashemi se ha defendido desde el Kurdistán, alegando que las acusaciones son "fabricadas" y que no ha hecho nada en contra de Irak.
 
Tres escenarios
 
El analista da tres posibles escenarios para el futuro de Irak. Uno es que la comunidad sunita acepte que "no tendrá un papel principal en el show". Eso significa que los líderes acepten "un estatus de minoría de segunda clase así como los chiítas fueron tratados como de segunda clase con Saddam".

La segunda posibilidad que Feldman ve para el devenir iraquí es una ruptura de baja intensidad. "Una región sunita emergente, similar a la kurda, y apoyada" por ésta. Lo positivo de esta senda es que cada grupo se retraería a su propia región sin "una gran guerra civil".

La tercera opción, y la más preocupante para el ex consultor de la Coalición es una salida sangrienta. Eso se daría en el caso de "que nada de esto pueda alcanzarse sin violencia", consideró.

Por como se van sucediendo los hechos no da la impresión de que Maliki haya tomado muy en cuenta la conversación con Biden. De hecho, este miércoles pidió a las autoridades kurdas que entreguen al vicepresidente. "Llamamos al gobierno de la región del Kurdistán a tomar la responsabilidad y entregar a Hashemi al sistema judicial", dijo en una rueda prensa en Bagdad.

La presión internacional busca evitar que la chispa del enfrentamiento entre sunitas y chiítas incendie el país. Pero es poco el efecto que surte sobre Maliki, quien también rechazó cualquier participación de la Liga Árabe como observador de un futuro juicio.

"No aceptamos ninguna intromisión en la Justicia iraquí", lanzó para que no queden dudas sobre su determinación. "Le dimos a Saddam un juicio justo, y le daremos también un juicio justo a Hashemi", agregó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.