Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/2017 9:51:00 PM

“Humberto de la Calle quedó exorcizado conmigo”: Ernesto Samper

El jefe negociador renunció a ser su vicepresidente por cuenta del proceso 8.000. Ahora, el expresidente dice que no va a participar directamente en la elección del candidato liberal, pero apoyará al que esté con la paz. Entrevista con Semana.com

El expresidente Ernesto Samper es uno de los abanderados de la implementación de la paz. Con su movimiento La Iniciativa está recorriendo el país explicando el acuerdo con las Farc y buscando un respaldo para el que se lleva a cabo con el ELN. En medio de la campaña electoral, el Partido Liberal aún se encuentra en una encrucijada para elegir candidato único. El exmandatario, en diálogo con Semana.com, habló de cómo se están preparando los rojos para las presidenciales de 2018.

Semana.com: Antes de comenzar a hablar de elecciones, cuéntenos ¿qué fue lo que sucedió en Medellín con el alcalde Federico Gutiérrez?

Ernesto Samper: Hasta cierto punto fue una tontería. Nosotros tenemos un grupo que se llama La Iniciativa, conformado por ciudadanos que nos hemos reunido para apoyar y hacerle seguimiento al acuerdo de paz y acompañar las negociaciones con el ELN en Quito. Hicimos en lanzamiento en Bogotá, ya visitamos Cali y decidimos ir a Medellín. Obviamente invitamos a exintegrantes de la guerrilla que se están reincorporando a la vida civil. Eso está en el acuerdo. Llamé al alcalde y le dije que nos acompañara, pero me respondió que no estaba de acuerdo en cómo iba el proceso y yo le dije para eso es este evento, para expresar dudas e inquietudes. Pero él en vez de decir que no podía ir decidió volverlo una causa política.

Semana.com: Pero lo que dijeron fue que el alcalde sí había aceptado, luego dijo que no podía asistir y a usted eso le molestó…

E.S.: No, él dijo que no iba ir porque había gente de las Farc, explicaciones que me parecen legítimas. Pero ese tipo de eventos no es para decir que está a favor o en contra del proceso. Eso que lo discutan en otros foros. Acá hay que trabajar por la paz. A mí me pareció algo muy significativo el diálogo de ese día entre el gobernador Luis Pérez y Pastor Alape, que han estado en orillas distintas. Inclusive se habían controvertido públicamente. Se comprometieron a regionalizar la reincorporación. Ahí el gobernador Luis Pérez le dijo también al vicepresidente Naranjo que estaba jugado con que el proceso resultara y explicó que tenía agrónomos y agrimensores para el tema de las tierras y que tenía gente que puede ir a las zonas de conflicto. Alape apoyó eso y le dijo al gobernador que estaba dispuesto a aportar la lista de milicianos y todo lo que fuera necesario. En vista de eso, el vicepresidente le dijo a los dos que van a instalar el Consejo de Reincorporación en Medellín y van a realizar un programa piloto en Antioquia, pero los medios registraron a cuatro o cinco gatos que no estaban con las Farc.

Semana.com: Para usted, ¿la inasistencia del alcalde Gutiérrez al foro y ese conflicto que se dio se debe a su línea política. Es decir, la relación de él con el uribismo?

E.S.: Es que no hubo ni siquiera conflicto. El conflicto lo crearon porque era lo que le interesaba al alcalde.

Semana.com: ¿Por qué le interesaba al alcalde?

E.S.: Para ganarse un sector uribista de la ciudad, para demostrar que no tenía una buena relación con el gobernador. No sé. Había intereses político, por eso yo no le salí al quite al debate porque simplemente me pareció absurdo. Si no podía ir, pues no podía ir y ya estuvo. Pero yo hubiera ido a una reunión en la que estaba el vicepresidente, el presidente de la Asamblea, el gobernador y muchos funcionarios de nivel nacional. Eso hubiera sido útil. 

Semana.com: Usted está abanderando la implementación de la paz y dicen que esta campaña electoral estará marcada nuevamente por ese tema. ¿Cree que será así?

E.S.: Sí y no. Esta campaña no va a ser de paz o guerra, como han dicho algunos. La paz ya es un hecho irreversible. En el momento en el que las Farc acaben de entregar las armas, ya lo que hay de por medio es la palabra del Estado colombiano para que una gente que creyó en el acuerdo, se cumpla. Lo que va a estar en juego es la sostenibilidad del acuerdo. 

"Si los partidos Liberal y Conservador no arman alianzas con movimientos sociales y no ponen atención a las redes sociales, están obsoletos".

Le puede interesar: Gaviria y de la Calle: Vuelve y juega 

Semana.com: ¿Cómo ve usted el panorama electoral?

E.S.: Yo no voy a hablar de nombres propios, porque no me quiero meter en el tema político, porque uno se mete en política cuando bautiza los temas. Hay unos candidatos, casi 10, que van a estar con la paz, con la sostenibilidad del acuerdo. Eso según la encuesta de SEMANA representan el 65 por ciento de la votación. Otros, como tres o cuatro, dicen que no van a representar esa sostenibilidad y son el 35 o 40 por ciento. 

Recomendamos: La gran encuesta presidencial

Semana.com: De todas maneras usted está en un espectro político de la paz, que también la respaldan candidatos como Humberto de la Calle, Juan Fernando Cristo, Clara López. ¿Cuál ve más fuerte?

E.S.: No me ponga a escoger en el menú. Yo estoy con el menú de la paz. Ahora, ya que plato escoja, me lo voy a reservar por primera vez y lo decidiré como ciudadano en las urnas. No voy a intervenir en el proceso liberal como expresidente. Yo me siento muy honrado de ser el último presidente liberal en este país en el sentido de que me escogieron en una consulta liberal que me abrió las puertas para llegar a la Presidencia. Si los partidos Liberal y Conservador no ponen el oído en la tierra y oyen lo está sucediendo, no arman alianzas con movimientos sociales y no ponen atención a las redes sociales, están obsoletos. 

Semana.com: ¿Se refiere al movimiento de Sergio Fajardo o al de Claudia López, Antonio Navarro, Jorge Robledo y Fajardo?

E.S.: Sí. Acá hay una gran cantidad de movimientos sociales que están aflorando. Las redes sociales tienen una capacidad positiva de hacer convocatorias sociales. Eso tiene que ser interpretado por los candidatos que hoy en día quieren ser protagonistas. Entonces, yo esperaría que haya una consulta entre todos los partidarios de sostener los acuerdos de paz para que salga un candidato fuerte que represente de manera legítima la paz.

Semana.com: ¿Y cuál de los que le dije ve más fuerte? ¿Clara López, Juan Fernando Cristo, Humberto de la Calle?

E.S.: Pero no me haga decir nombres. Yo espero que entre ellos se pongan de acuerdo para que salga el mejor. Yo sin duda voy a votar por ese candidato fuerte en la primera vuelta.

"Yo espero que entre los liberales se pongan de acuerdo para que salga el mejor".

Puede leer: Humberto de la Calle lanza su coalición en Facebook 

Semana.com: ¿Y si ese candidato es Humberto de la Calle?

E.S.: No tendría ningún reparo. Humberto de la Calle quedó de alguna manera exorcizado conmigo por su actuación en el proceso de La Habana. Mi papá decía que el problema del odio es del que odia. Uno no se debe llenar de odios porque se le hace insoportable la vida.

Humberto de la Calle quedó de alguna manera exorcizado conmigo por su actuación en el proceso de paz.

Semana.com: ¿O sea que usted ha hablado recientemente con Humberto de la Calle?

E.S.: Sí, claro. Hemos hablado algunas veces. Nos fuimos juntos en el avión el día del Nobel en Oslo y hablamos mucho tiempo. Ahí tuve la oportunidad de preguntarle por cosas que yo no sabía del proceso, pero no es el único que tiene méritos alrededor de la paz: Juan Fernando Cristo sacó adelante los proyectos más importantes de desarrollo de la paz en el Congreso, Clara López ha estado trabajando en el Consejo de Reincorporación. Cada uno tiene sus méritos.

Vea la entrevista en video

Semana.com: ¿Y cómo fue esa primera conversación después de todo lo que conoce la opinión pública de ustedes dos?

E.S.: Usted me quiere meter en un chisme de peluquería (risas). El hecho es que hablé con él y no le tengo ningún reparo.

"Uno no se debe llenar de odios porque se le hace insoportable la vida".

Semana.com: ¿Y cómo lee el apoyo de César Gaviria a Humberto de la Calle?

E.S.: Me parece válido si él lo está haciendo como jefe de una fracción del partido. Hay que destacar que otros precandidatos también tienen el mismo derecho, como el exministro Juan Fernando Cristo y los senadores Juan Manuel Galán y Juan Fernando Velasco. Si la decisión del partido es ir a una consulta para elegir al candidato, hay que tenerlos en cuenta.

Semana.com: ¿No están en desventaja frente a De la Calle?

E.S.: Yo creo que todos de alguna manera han tenido un protagonismo con la paz y la sola manifestación de ellos, que estarían dispuestos a sostener los acuerdos, tiene la misma validez que el propio trabajo del doctor De la Calle. Si la decisión es de ir a una consulta para escoger candidato, esta debe darse antes de las elecciones parlamentarias, porque el que quede tiene que buscar hacer una alianza con los demás candidatos que dicen defender la paz. 

Semana.com: Pero de los que dicen que defenderán la paz ninguno marca mayor cosa en las encuestas…

E.S.: Es que hay un fenómeno obvio y es que aún no empezado la campaña. Hasta ahora el país está despertándose en el proceso electoral y eso influye. Es una buena reflexión: no podemos hacer estas campañas interminables. En todos los países del mundo hay unas restricciones para las campañas, las hacen de 45 o 60 días; esto de campañas de un año no hay bolsillo, ni candidato, ni elector que lo resista.

Le recomendamos leer: La simpática búsqueda por conquistar las redes 

Semana.com: Esa es la estrategia que está usando Germán Vargas Lleras y Sergio Fajardo, por ejemplo.

E.S.: Eso es como los pollos de Kokoriko, entre más se exponen, más se asan. Yo creo que la opinión pública celebraría que la campaña electoral comience en enero, eso sería un descanso y así los candidatos se pueden preparar para luego pasar a la campaña de recorrer el país y de estar en los medios.

"Eso es como los pollos de Kokoriko, entre más se exponen, más se asan".

Semana.com: Usted, que citó ahora la encuesta de SEMANA, vio que el proceso de paz y la implementación se rajaron. ¿No le preocupa eso?

E.S.: En lo absoluto. Con el tema de la paz sucede lo mismo que con el aire: uno no sabe lo que vale hasta que se lo quitan. Este país hace cinco años estaba incendiado por la violencia. Cada día dos soldados perdían las piernas por las minas, teníamos 400 secuestros al año, tasas de homicidio altísimas. Apenas iniciaron los diálogos cayeron todas esas tasas. El país está viviendo otro aire y de pronto la gente no lo aprecia porque no lo está necesitando como antes. Todos los temas que están en los primeros lugares tienen que ver con la paz, por ejemplo la corrupción.

Semana.com: Hablando de la corrupción, ¿cree que el gobierno Santos y el Centro Democrático deberían estar inhabilitados para hablar de corrupción por el escándalo de Odebrecht?

E.S.: Están obligados a luchar contra la corrupción. Es una costumbre muy colombiana que nosotros reemplazamos a los jueces y a los investigadores. Esperemos a ver qué concluyen las autoridades, dejemos que trabajen y ojalá sea lo más transparente del mundo. Es muy importante el papel que pueden cumplir los medios de comunicación. No utilicemos la corrupción para hacer escándalos mediáticos.

Semana.com: ¿Pero esto lo está diciendo a título personal por el Proceso 8.000?

E.S.: Yo creo que simultáneamente con la corrupción, el tema del empleo es muy importante, llevar la salud a los 248 municipios de conflicto también lo es. Lo que digo es que uno no puede privilegiar un solo tema. Es claro que algunos  producen más noticia que otros, pero el tema de darle trabajo a los colombianos, la salud, la educación son muy importantes.

Semana.com: Hace unos meses, cuando apenas empezaba el escándalo de Odebrecht, Horacio Serpa dio una rueda de prensa en la que respaldó al presidente Santos. Se dijo en su momento que Serpa defiende a Santos de la misma manera que defendió a Samper en el 8.000. ¿Lo ve así?

E.S.: En Horacio Serpa no me parecería raro. Él es un animal raro en la política colombiana. Serpa tiene una serie de valores como la lealtad, el respeto por el Estado de derecho, que fue lo que él hizo para defenderme y seguramente lo podría hacer para defender al presidente Santos. Lo que se está repitiendo es una lealtad y convicción de principios en una persona admirable como Horacio Serpa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.