Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2017 10:15:00 PM

Actores se quedarían sin ley, por culpa de la Cámara de Representantes

El proyecto de ley que pretendía profesionalizar a los actores y reconocerles varios derechos laborales, podría hundirse si el lunes la Comisión Séptima de la Cámara no lo aprueba. Necesita dos debates antes del 20 de junio.

Uno de los tantos rasgos que identifican a los colombianos es el de dejar todo para última hora. Por estos días, cuando faltan dos semanas para que culmine la legislatura, en el Congreso se ven los afanes y las carreras por salvar algunos proyectos de ley que tuvieron, incluso, más de un año para ser debatidos. Un espectáculo que se repite año tras año.

Si en el 2016 el proyecto de cirugías plásticas fue el principal damnificado, este año la ley del actor parece ser la que corra con esa misma suerte. Fue presentada el 20 de abril del año pasado, necesitaba cuatro debates, dos en el Senado y dos en la Cámara. Trece meses después, apenas lleva dos debates, la mitad de la discusión. Lo grave es que en las dos semanas que restan de legislatura, no hay manera de aprobarlo. Solo tiene una opción y es muy remota. Lo más seguro es que el proyecto se hunda por falta de trámite.    

La situación es tan crítica que el propio autor del proyecto, el senador Jorge Iván Ospina (Alianza Verde) ya está dispuesto a ponerle los santos óleos a la iniciativa.

Para que sea ley, se deben aprobar dos debates, uno en la Comisión Séptima de la Cámara, y el otro en la plenaria. El problema es que ya no hay tiempo. El reglamento del Congreso dice que debe pasar una semana entre los dos debates, y a la legislatura apenas le quedan dos semanas.

El proyecto de ley del actor fue aprobado por el Senado el pasado 10 de mayo, por lo que su trámite en la Cámara debía iniciarse quince días después. Llegó el 24 de mayo a la Comisión Séptima y se designaron siete ponentes, uno por cada partido, situación que dilató el proyecto a pesar del apremio que tenía.

La representante Ángela Robledo (Alianza Verde) logró el consenso con todos y presentó la ponencia el pasado martes 6 de junio, sin embargo, el presidente de la Comisión Séptima, Alvaro López Gil (Partido Conservador), no lo anunció para la siguiente sesión, como exige el reglamento.

Este miércoles 7 de junio la Comisión Séptima no trabajó, cuando las demás sí lo hicieron, circunstancia que terminó por afectar el proyecto de los actores. La próxima sesión fue convocada para el martes 13 de junio, y un día después, el miércoles 14, se daría el debate.

En ese cronograma el proyecto de ley no podría aprobarse, pues deben transcurrir ocho días entre el debate de la comisión y el de la plenaria. De ser aprobado el 14 de junio, solo podría discutirse en plenaria el 21 de junio, ya cuando la legislatura ha concluido. En cambio, si se hubiera citado la sesión para el lunes 12 de junio, el proyecto aún tendría tiempo de surtir su trámite completo.  

¿Qué perderían los actores?

Este era un proyecto que había sido reclamado con premura por actores y actrices. Ellos, al no ser considerados profesionales por la ley, hoy no tienen los mismos derechos que los demás trabajadores del país. Precisamente pretende garantizar los derechos laborales, culturales y de autor de los actores en Colombia. Y de ser aprobado impondría nuevas condiciones a los profesionales de la actuación.

En reciente entrevista con Semana.com, Julián Román, el actor que ha liderado al gremio y que visita con frecuencia el Capitolio para velar por el proyecto, dijo que de no aprobarse sería muy doloroso. “Seguiríamos siendo personas que hacemos nuestro trabajo por hobbie, por así decirlo”.

Puede leer: El ‘papel’ que Julián Román ha esperado por más de un año

Román fue quien llegó al Congreso a presentar el proyecto en abril del año pasado. El Senado tardó nueve meses en darle trámite, entre otras porque entre el primer y el segundo debate se le pidió a los actores llegar a un punto de encuentro con los canales y las productoras que en principio habían hecho reparos a la iniciativa.

Durante más de seis meses, y con la mediación del Ministerio de las TIC, actores y representantes legales de los canales llegaron a varios puntos de entendimiento. "Llegamos a un acuerdo maravilloso, el primero en más de 50 años desde que existe la televisión en Colombia. Acuerdos sobre unas condiciones mínimas de trabajo en las sedes de trabajo, que no tiene la ley del actor. Conseguimos que nos respetaran unas horas, los sitios de espera y de descanso, y ciertas cosas básicas que antes no existían, y que solo eran privilegio de aquellos actores que la podían incluir en su contrato", le dijo Julián Román a Semana.com. "Sería muy triste perder este trabajo".  

Aunque la iniciativa llegó a la Cámara con los días contados, allí también se perdió tiempo valioso para su aprobación. Por lo general las comisiones trabajan martes y miércoles, y en algunos casos se han levantado por falta de quorum. La misma historia que se repite año tras año. Esta vez los actores son los perjudicados.

Entrevista: “Mi papá es un actor de 69 años y no tiene derecho a pensión”

“Como es usual hay manos invisibles que utilizan todos los argumentos para que ciertas leyes no sean votadas, la más común, dilatar el trámite. Se ha perdido casi dos meses y no se ha llevado a discusión en la comisión, y ya es imposible que llegue a la plenaria”, dice el senador Ospina.

El senador de la Alianza Verde anticipa que el próximo 20 de julio volverá a presentar el proyecto, en caso de que no llegue a ser aprobado.  También le pidió al gobierno que impulse este tipo de iniciativas. “No todas las leyes tienen que girar en torno al proceso de paz cuando hay otras igual de indispensables”.

El único salvavidas que tendrían los actores sería que el presidente de la República convocara a sesiones extras. Algo que es muy difícil que suceda.

La ley del actor

El proyecto pretende garantizar los derechos laborales, culturales y de autor de los actores en Colombia. De ser aprobado estas serían las nuevas condiciones de los profesionales de la actuación.

La ley crearía el Registro Nacional de Actores pretendía ser un instrumento para inscribir, conservar y actualizar la información de los actores. Los requisitos para inscribirse serían:

-Título profesional de maestro en artes escénicas o títulos afines al teatro, artes dramáticas, escénicas o audiovisuales.

-Experiencia demostrable como actor en cine, teatro, televisión, radio, series web o en otros escenarios donde se pueda ejercer la actuación.

- Combinación entre educación formal y no formal en la que se acredite educación técnica o tecnológica y experiencia en la actuación.

Con esta ley, el trabajo de actor podría prestarse de manera dependiente o independiente, de forma individual o asociada. Para cada caso se aplicaría la normatividad de seguridad social integral, así como de salud y seguridad en el trabajo.

Cuando la vinculación fuera de carácter laboral se aplicarían las disposiciones del Código Sustantivo del Trabajo. Si la vinculación de los actores fuera bajo la modalidad de prestación de servicios, de carácter individual o asociado, las partes pactarían el tiempo de ejecución del servicio atendiendo el criterio de coordinación observando como referente un máximo de 12 horas diarias o 60 horas semanales a fin de que el actor pueda tener espacios de descanso.

La exposición de marcas en forma directa por el actor o actriz con fines publicitarios en desarrollo del personaje asignado, bien sea mediante diálogo, vestuario o utilería, sería concertada y remunerada de forma independiente a su trabajo de actuación.

Los actores tendrían derecho al pago por la venta de las producciones en las que participen, para lo cual deberán pactar una remuneración por las ventas de las producciones audiovisuales en las que participen y que tengan una circulación comercial en la televisión y demás plataformas tecnológicas. El monto de la remuneración pactada sería independiente a la remuneración por el trabajo de actuación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.