Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/6/2017 10:00:00 PM

“El 31 de mayo las Farc habrán dejado sus fusiles”

Según Julián Gallo, miembro del secretariado de las Farc y conocido en la guerra como Carlos Antonio Lozada, la mayor dificultad del desarme no son los fusiles que hoy portan los guerrilleros, sino la destrucción de casi 1.000 caletas escondidas en las montañas.

SEMANA: ¿Por qué no se cumplió el cronograma de la dejación de armas?

JULIÁN GALLO: Hay muchas trabas burocráticas y eso nos ha enfrascado en grandes dificultades logísticas. A eso se suma que ni el gobierno ni la ONU se imaginaban la cantidad de explosivos y armas que había en nuestros depósitos.

SEMANA: ¿Pero ustedes sí sabían lo que tenían?

J.G.: Para nosotros también fue sorpresa. Esa información es compartimentada en cada frente y nadie se había ocupado de hacer un inventario. Cuando se terminó la lista, llegamos a esa cifra de 949 caletas. Eso va a demandar mucho tiempo.

SEMANA: ¿Cuántas armas hay allí?

J.G.:La cantidad es indeterminada. Hay ametralladoras, fusiles, armas cortas, repuestos, morteros. En una sola caleta hay varias toneladas de explosivos.

SEMANA: ¿Por qué ha habido tantas cifras diferentes sobre las armas que ustedes tienen?

J.G.:Del lado del gobierno, lanzar cifras especulativas ha sido una irresponsabilidad. Otras cifras provienen de la oposición y es curioso que quienes decían que estábamos derrotados ahora afirmen que tenemos más armas de las que vamos a dejar.

SEMANA: ¿Por qué la demora en entregar este listado a la ONU?

J.G.: El proceso se fue retrasando. Se suponía que al quinto día de llegar a las zonas veredales se debía estar haciendo ese inventario, pero la construcción de los campamentos ha tenido tantas dificultades que terminamos enfrascados en lo logístico.

Le puede interesar: Arranca la dejación de armas: Sí, pero no

SEMANA: ¿Qué información tiene la ONU?

J.G.: Número total, número que hay en cada zona y los nombres de los guerrilleros que deben estar en esa operación.

SEMANA: ¿Cómo garantizan que esas 949 caletas son el total de las que existen?

J.G.: Porque trabajamos con los datos de los cuadernos de los comandantes de frentes. Pero sin duda se pueden presentar casos en los que quienes conocían un depósito de armas ya no están en la guerrilla o han muerto. Eso puede ocurrir y ha ocurrido en todos los procesos.

SEMANA: Pero sacar esas caletas va a tomar años. Cada una requiere una operación militar…

J.G.:Si se dispone de la logística adecuada, se puede hacer en tres meses. Pero se necesita sentido común. En este momento estamos tratando de recoger una caleta que sabemos que está en riesgo de caer en manos de terceros. Hace dos semanas tenemos el plan diseñado en papel, pero no se ha podido realizar porque la guerrillera que tiene que ubicar no tiene la cédula física, sino apenas una contraseña y con eso no la dejan viajar en el avión comercial. Luego está el problema de quién paga el pasaje, si el gobierno o la ONU. Y así…

SEMANA: ¿Cómo se puede llegar a todas las caletas en tres meses?

J.G.: No podemos enredarnos. Hay que disponer de medios y medidas para que los guerrilleros que las conocen se puedan mover. No puede ser que fuera más fácil para nosotros mover ese armamento de un lado para otro en medio de la confrontación.

Le recomendamos leer: "En un mes debe terminar dejación de armas de las FARC": Santos

SEMANA: ¿Y usted cree que la ONU sí lo puede hacer en ese lapso?

J.G.: Con la gente que hay se puede si se dispone de los medios necesarios. Hay caletas por ejemplo que requieren movilidad en botes. Entonces viene el problema de la contratación y así cada movida se complica.

SEMANA: ¿Están en riesgo esas caletas?

J.G.:El haber hecho pública la información de que hay 949 depósitos ha disparado el movimiento de gente que está interesada en hacerse a ese material bélico.

SEMANA: ¿Entonces en qué estaremos el 31 de mayo, que es el día 180?

J.G.: Ese día aspiramos a darle la noticia al país de que todas las armas que hoy portan los guerrilleros en las zonas veredales están depositadas en los contenedores de la ONU. Eso implica que el gobierno tiene que hacer un esfuerzo para acelerar la libertad de los guerrilleros presos y otorgar la amnistía. El decreto que acaba de sacar que autoriza el habeas corpus para quienes no obtengan pronta respuesta es una señal inequívoca de que el gobierno tiene la voluntad política de agilizar.

SEMANA: ¿Y es viable resolver las trabas jurídicas en estas tres semanas?

J.G.: Lo lógico es que siendo este un acuerdo firmado con el Estado no se presentaran dificultades como las que hemos visto para la aplicación de la Ley de Amnistía. Porque realmente el problema ha estado más en la Rama Judicial que en el propio gobierno.

SEMANA: ¿Cómo es la custodia de esas armas?

J.G.:Los contenedores tienen dos seguros, una llave estará en nuestras manos y otra en manos de la ONU. Adicionalmente yo creería que a partir del 1 de junio debe comenzar la inutilización de las armas. Hemos contemplado fórmulas como el retiro de los mecanismos internos, romper la recámara o el cañón.

Nosotros le sugerimos: 1.000 armas de las FARC en manos de la ONU

SEMANA: ¿Finalmente tendremos fotos de la dejación de armas?

J.G.:Eso no es un problema de principios sino de soberanía. Es una decisión que nosotros tomaremos en la forma y el momento adecuados.

SEMANA: ¿El 31 de mayo se acaban las zonas veredales?

J.G.:Ese día la totalidad de los guerrilleros de las Farc habrán dejado las armas y serán amnistiados. Pero el armamento que hay en caletas y los explosivos exige prolongar las zonas por lo menos tres meses más. Las zonas fueron creadas con tres objetivos: para garantizar el cese, para la dejación de armas y para iniciar la reincorporación, luego esas zonas no pueden desaparecer porque el alistamiento para la reincorporación propiamente no ha comenzado. Ahora, puede ser que agotada la dejación de armas, la naturaleza jurídica de esas zonas cambie.

SEMANA: ¿Cómo sería eso?

J.G.: Eso hay que diseñarlo por etapas. Semejante esfuerzo que se ha hecho para la construcción de los campamentos en las 26 zonas veredales debe ser aprovechado para el alistamiento inicial de la reincorporación, básicamente algunos procesos educativos. Agotada esta parte, habrá que ver los proyectos productivos y cuáles de estas zonas son viables.

SEMANA: Pero las caletas ahí y ustedes ya haciendo política… eso sería un problema.

J.G.:Nosotros definimos que en agosto será la fundación del partido político porque es el tiempo que más o menos tenemos establecido, con nuestra experiencia, que se puede tomar la operación de las caletas. Pero tampoco se puede condicionar la existencia jurídica del partido al asunto de las caletas porque éstas ya están informadas y referenciadas ante la ONU. Eso no puede poner en duda ni la voluntad ni la transparencia de las Farc.

Más información sobre el tema: El lío de las caletas de las Farc

SEMANA:Con los comerciales criticando la corrupción, ¿no se les está yendo la mano en política antes de la dejación de armas?

J.G.: No se puede trazar una línea que diga que a partir de tal día a tal hora se puede hacer política. La realidad no es en blanco y negro. Nosotros estamos en un tránsito. No somos ya un grupo guerrillero pues perdimos lo esencial de la guerrilla que era la movilidad. Estamos concentrados. Tampoco somos todavía un partido político. Ese tránsito se refleja en muchas cosas, incluso en las deficiencias del gobierno para garantizarnos seguridad jurídica, salud, etcétera. Nosotros no nos podemos negar a hablar de nuestra situación ni de la del país. Los comerciales no agreden a nadie. Solo reflejan un problema real, que existe.

SEMANA:No se ve mucho entusiasmo en el gobierno para prolongar el calendario…

J.G.:No creo que haya dificultades porque no hay ninguna mala voluntad. La fórmula ideal para nosotros es que el 31 de mayo todos los guerrilleros hayan dejado las armas y una prórroga para lo demás.

SEMANA: El día 180 ustedes deben entregar también un inventario de bienes para la reparación a las víctimas. ¿Está listo?

J.G.: Ahí también ha jugado el problema de la burocracia porque no se ha logrado que se les levante la orden de captura a los compañeros que deben participar en esta tarea. La prórroga de tres meses para concluir lo del armamento también permitiría culminar este inventario.

También le puede interesar: Las cuñas de las Farc

SEMANA: ¿Ustedes condicionan el desarme a que el gobierno cumpla con las garantías?

J.G.:Nosotros no estamos condicionando, pero el acuerdo está construido sobre compromisos mutuos. Ahí entra el tema de la confianza. Para nosotros es importante que haya la intención del gobierno de honrar su palabra. El tema de la seguridad, por ejemplo, es nuestra gran preocupación. Están matando a líderes, a guerrilleros y familiares. Pero aún no se conforma la unidad especial de combate al paramilitarismo. Eso es muy mala señal. Aspiramos a que antes del 31 de mayo se logre la creación de esa unidad.

SEMANA: La cúpula de las Farc entiende las dificultades. Pero ¿y los guerrilleros de base?

J.G.: Nosotros estamos permanentemente informando los desarrollos del proceso y por fortuna hoy existen muchos medios que facilitan ese contacto. Pero eso no quiere decir que no haya mucha gente con desconfianza y una creciente incertidumbre.

SEMANA: ¿Qué tan crucial es para el desarme de las Farc que avance el proceso con los elenos?

J.G.: La apuesta que tenemos que hacer como país es que ese acuerdo salga bien. Bajo esa lógica es que se producirá esta semana una reunión entre el secretariado de las Farc y el comando central del ELN. Es una reunión decisiva que debió hacerse hace varios años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.