05 marzo 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Reparos a la propuesta de valorización de Petro

Por María del Pilar Camargo, periodista de Semana.com

BOGOTÁEste miércoles se radicarán cuatro ponencias sobre el controvertido tributo.

Reparos a la propuesta de valorización de Petro. La reforma del acuerdo 180 de Bogotá inicia su discusión en el Concejo.

La reforma del acuerdo 180 de Bogotá inicia su discusión en el Concejo.

Foto: SEMANA

Este miércoles se abrirá un nuevo capítulo sobre el controvertido cobro de valorización de la fase II. Bogotá volverá a escuchar de esta polémica contribución cuando cuatro concejales radiquen ante la Secretaría general de la corporación sus ponencias, negativas y positivas.
 
Semana.com habló con los cabildantes para conocer los puntos a favor y en contra del proyecto que presentó la Administración. En conclusión, son más los desaciertos. Aunque se conoció que tres de los concejales pensaron en unificar sus ponencias, uno de ellos le confirmó a este medio que su partido presentará su propuesta individual. Se trata de la concejala Patricia Mosquera, perteneciente al Partido de La U.
 
Aunque los cuatro concejales están a favor de modificar el Acuerdo 180 del 2005, les preocupan varias disposiciones. El concejal Ómar Mejía, del Partido Conservador, aseguró que una de las prioridades es “buscar una salida a la situación social que se registra en Bogotá a propósito del cobro”.
 
El concejal Yezid García, perteneciente al Partido Progresista, es el único ponente que no coincide con los puntos en común de Patricia, Olga Victoria y Mejía, y respalda la propuesta del Distrito.
 
Bajar el monto distribuible y preservar el patrimonio
 
La cabildante Patricia se mostró a favor de garantizar un cobro menor al actual. La concejala aseguró que la bancada de La U buscará proteger las obras que “se sacaron” del proyecto y las cuales considera necesarias para la ciudad. “No hay alternativas sobre qué va a pasar con esas obras. El partido de La U blindará el desarrollo de las calles y las avenidas que hay que hacer”.
 
Por su parte, el concejal Mejía reiteró que se deben analizar las obras que están en ejecución, que ya tienen alguna inversión. Esto, “para no incurrir en el deterioro del patrimonio público”. Al mismo tiempo, aseguró que en su ponencia buscará eliminar los grupos de las obras de las fases III y IV.
 
“Se estudiará el monto distribuible de las obras de la fase II, que tienen estudios y para las cuales existe una inversión. Las fases III y IV se pueden mirar en otro momento, para saber si se derogan o no”, explicó por su lado la concejal Olga Victoria, quien agregó que en su ponencia no tendrá en cuenta estas fases.
 
El número de contribuyentes no variaría. “Queremos una contribución general porque todos, de una u otra manera, se benefician de todas las calles y las avenidas. Además, no se pueden cambiar las zonas de influencia porque ya se cobró y sería un detrimento patrimonial”, dijo la concejal Patricia.
 
García, por su parte, destacó los puntos positivos. "Estoy de acuerdo con que se exima el cobro de la valorización a los bienes inmuebles cuyo avalúo catastral sea menor de 80 millones de pesos. Es un cambio positivo porque no se mira estratos. También comparto el cambio de fórmula para calcular la contribución que corresponde a cada inmueble, que sólo tendrá en cuenta el avalúo del predio y la distancia de la obra".
 
El concejal destacó que el proyecto del Distrito "suprime los cobros de las fases III y IV". "Es decir que no habrá cobro en el 2014, proyectado en un billón y medio de pesos". El cabildante añadió que otros recursos distintos a los de la valorización financiarán la construcción de las obras del grupo dos.
 
El Plan Zonal del Norte, otro asunto
 
Frente al Plan de Ordenamiento Zonal del Norte (POZ), Patricia aseguró que no está de acuerdo con derogarlo, pero sí con modificarlo. “Tuvo estudios, audiencias públicas y discusiones. No es respetuoso con la ciudad derogarlo. Sí se puede aplazar”. Para Mejía, Petro debe presentar otro proyecto de valorización del POZ Norte, el cual, según el cabildante, decidirá en su momento si mantenerlo o derogarlo.
 
Por su parte, la concejal Olga Victoria recordó que si deroga el POZ Norte, la ciudad estaría obligada a devolver 12.000 millones de pesos. "Hay que reconocer que hay pagos recibidos. Muy posiblemente se aplazaría el proyecto, pero en otro momento lo miraríamos”.
 
Por su parte, García apoya la derogatoria del acuerdo de valorización 451 por las obras del POZ Norte. "Si esto no se deroga, en septiembre los bogotanos tendrían que pagar una valorización de casi 450.000 millones de pesos". "Si hay la oportunidad, hay que aprovecharla, ¿de qué sirve si en septiembre se tendrá que cobrar el POZ?", preguntó.
 
Intervención en la Caracas: ¿falta claridad?
 
“Según el proyecto, la troncal de la Caracas será enterrada, aunque no sabemos qué es lo que se quiere hacer. No está claro en el acuerdo. El sistema necesita los deprimidos de la Caracas, pero queremos escuchar al gerente de Transmilenio”, dijo la cabildante Patricia.
 
Mejía, de nuevo, propuso que se plantee un nuevo proyecto de valorización para la avenida Caracas. “Que no se aproveche la actual coyuntura para mezclar los dos temas”, dijo el cabildante al aclarar que una intervención en la Caracas sería de “beneficio local”.
 
El concejal advirtió que la avenida Caracas no se ha descartado como una posibilidad para construir la línea del metro pesado. “Hacia el futuro se podrían demoler los túneles y los deprimidos, para darle paso al sistema. Se tiene que ser responsable para tomar la decisión sobre la Caracas”, aclaró.
 
Al respecto, la concejal Olga Victoria señaló que la intervención en la Caracas es de beneficio general. “Eso no se contempló en el Acuerdo 180. No podemos actuar por fuera de lo que hizo, así se haya hecho bien o mal. Además, no hay estudios sobre esa intervención”.
 
La cabildante aseguró que si se suprimen las intervenciones de la Caracas y la malla vial, se disminuiría en 60 por ciento el precio que debe cancelar cada contribuyente. “Se estarían quitando algunas de las obras a las que no se les ha hecho estudio. Así estaríamos dándole una solución inmediata al problema, ya que no podemos promover la cultura de no pago”.
 
"Se cambiaron las obras del grupo III por un par de proyectos grandes. Las obras de adecuación en la Caracas tienen como fin darle vida útil a esa avenida, congestionada por el Transmilenio", respondió, por su parte, el concejal García.
 
Rechazan propuesta de la malla vial
 
Con respecto a rehabilitar la malla vial a través de la valorización, la mayoría de los ponentes se mostró en contra.
 
“No es pertinente para la ciudad. Para eso se paga la sobretasa a la gasolina, además, existe un rubro específico del presupuesto de Bogotá para la malla vial. El cupo de endeudamiento sí se puede evaluar”, indicó la concejal Patricia.
 
Mejía coincide con la concejal al recordar que con el pago de la sobretasa a la gasolina al 20 por ciento, se costea el mantenimiento de la malla vial.
 
"Hay un retraso histórico de la malla vial, si no tomamos medidas extraordinarias para frenar esa tendencia, no vamos a poder tener una malla vial acorde con las necesidades de la ciudad. Cerca de 11 billones de pesos vale ese atraso", aseguró García.
 
Así se recibió el proyecto del Distrito
 
“No es viable que se mezclen peras con manzanas. No está aterrizado. Lo bueno del proyecto es que le permite al Concejo solucionar el caos que se está presentando”, opinó la cabildante Patricia.
 
“Es una propuesta que complica la situación porque conlleva materias que se excluyen entre sí. El cupo de endeudamiento es una cosa, el estatuto de la valorización es otro, el POZ Norte es otra. El proyecto no puede mezclar todo para que el Concejo se ocupe en sesiones tan cortas”, agregó el concejal Mejía.
 
“Se quiere abarcar varios temas que necesitan tiempo de estudio. Sería un mensaje irresponsable para la ciudad estudiarlos todos en 12 días. Vamos a presentar muchas modificaciones y le daremos todas las garantías a la administración”, respondió la concejal Olga Victoria.
 
"Estoy de acuerdo y voy a votar el proyecto favorablemente. Mi ponencia será positiva. Sólo me interesa hacerle tres ajustes: que la obra de la Caracas sea por beneficio local, que el sector residencial tenga un cobro que no supere el de un predial al año y que se exima del cobro de predial a los salones de acción comunal. También quiero que las personas que tienen varias propiedades menores de 80 millones de pesos no sean exoneradas", concluyó el concejal García.
 
Tras radicar las ponencias, el próximo sábado comenzará la discusión en el Concejo y el lunes se dará la votación, ya que el martes se clausuran las sesiones ordinarias. “No nos congraciaremos con la Administración ni el Concejo, les daremos respuestas a los reclamos de los bogotanos”, concluyó la concejal Olga Victoria.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad