Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2016/04/21 00:20

Una terna cantada y cercana

Los ternados para la Fiscalía figuraban en todas las apuestas. ¿Para qué sirvió la convocatoria pública? ¿Para legitimar una terna de amigos del Palacio? Semana.com le cuenta detalles.

La terna para la Fiscalía: Néstor Humberto Martínez, Mónica Cifuentes y Yesid Reyes. Foto: Archivo particular

La composición de la terna que el presidente Santos le envió a la Corte Suprema para elegir el nuevo fiscal de la Nación generó la atención de todo el país. El mandatario hizo una convocatoria pública a la que no estaba obligado, con el argumento de darle transparencia a la elección de donde saldrá el reemplazo de Eduardo Montealegre. Pero al final, después de varias semanas de recibir 136 hojas de vida, de presentar una preselección de 16 y de un proceso de entrevistas, terminó eligiendo a quienes habían sonado siempre.

Los nombres de Yesid Reyes, Néstor Humberto Martínez y Mónica Cifuentes no sólo no fueron una sorpresa, sino que generaron críticas al presidente por tardarse tantas semanas e inventar un mecanismo que al final concluyó en los aspirantes más cercanos a él. La única sorpresa fue la exclusión del fiscal encargado, Jorge Perdomo, quien era apoyado por el Partido Liberal.

Semana.com conoció por fuentes de la Casa de Nariño que es muy probable que a Perdomo le ofrezcan una embajada o el ministerio de Justicia. Pero esto aún está por verse. 

Unas horas antes de que el presidente anunciara la terna, corrió el rumor de que en esta no estarían los nombres de Martínez ni Perdomo. Sin embargo, al final se comprobó que esa versión era tan solo un chisme pues el ex súper ministro nunca había tambaleado en el grupo que pasaría a la recta final.

La demora en la terna sí había generado molestia. Diferentes sectores del país percibían que por cuenta del pulso político que genera el cargo, la elección de esos tres nombres se estaba enredando.

Muchos magistrados de la Corte Suprema expresaron en privado su molestia por ese tema. Semana.com supo que algunos de ellos se comunicaron con el Palacio de Nariño para pedir que se agilizara la designación. Argumentaron que durante meses habían recibido la presión de la opinión pública para destrabar los nombramientos de magistrados. Estos se necesitaban para completar el quórum para la elección. Sin embargo, sentían que habían cumplido con esa tarea, mientras que el presidente le estaba dando largas a la suya. 

Lo anterior, sumado a que la pelea de poder que estaba generando esa designación se estaba convirtiendo en una tormenta al interior del gobierno y de la Unidad Nacional, produjo el anuncio del pasado miércoles.

Aunque Reyes, Martínez y Cifuentes cumplieron el requisito de presentar sus hojas de vida al concurso convocado por la Presidencia, sus nombres circulaban hace rato. Los tres son muy cercanos a la casa de Nariño y han sido altos funcionarios del gobierno Santos. Yesid Reyes es ministro de justicia; Mónica Cifuentes, asesora los temas jurídicos del proceso de paz, y Néstor Humberto –amigo cercano del vicepresidente Germán Vargas Lleras– fue ministro de la Presidencia el año pasado.

Algunos consideran que la convocatoria pública no tenía más objeto que ganar tiempo. Aunque se considera que el fiscal general debe mantener autonomía e independencia del Ejecutivo, para respetar el principio de separación de poderes, la verdad es que desde que se creó esa entidad, la designación de ese alto cargo siempre ha estado en manos de la Casa de Nariño.

Varios líderes de opinión criticaron el proceso. El columnista Daniel Samper Ospina escribió “tanta alharaca de inscripciones y llamado a la meritocracia, y Santos elige la terna más obvia y cantada de todas: que farsa de Gobierno”.  

Y Gustavo Gómez se lanzó con el mismo comentario: “Tanta meritocracia y rodeo para una terna que estaba cantada. A Palacio le hace falta es un caricaturista” (y citó en su cuenta de Twitter caricatura de Osuna en la que los ternados salen del embudo). 

El senador Jorge Robledo dijo: “Sólo Santos, y lo advertimos, monta la pantomima de la configuración de la terna a la Fiscalía, para salir con la que salió”.

Claudia López, senadora de la Alianza Verde, calificó la terna para fiscal como una “burla grotesca” por parte del presidente de la República. “Abrir una convocatoria pública para terminar eligiendo a las mismas tres personas que ya había pensado”.

Y Armando Benedetti, pese a ser del partido del presidente, advirtió: “Uno no puede montar una parafernalia de hacer un concurso de méritos para poner los mismos nombres que se sabían hace 45 días. En el Congreso todo el mundo está bravo”.

Los elegidos

Los nombres que anunció el presidente al mediodía del miércoles eran lógicos. Los tres aspirantes son pesos pesados del derecho y tienen posibilidades reales de llegar al cargo. Las críticas a la convocatoria pública tienen sustento y se dan más sobre la falta de necesidad del proceso que sobre su conveniencia. La selección de la terna al fiscal es una potestad exclusiva del presidente y por eso, Santos tampoco podía arriesgarse eligiendo personajes con buenas hojas de vida pero sin la suficiente confianza para un momento tan importante para el proceso de paz.

Las últimas semanas se especuló mucho sobre cuál de los tres hombres podría salir de la terna. Se sabía que se habían inscrito tres pesos pesados, pero que sólo había cupo para dos. En cierto modo, la inclusión de Yesid Reyes y Néstor Humberto Martínez era lo que todo el mundo esperaba.

El fiscal (e) Jorge Fernando Perdomo terminó siendo el sacrificado. A pesar de que tiene una hoja de vida académica brillante, la amplia experiencia de Reyes y Martínez, y su cercanía al presidente, terminó pesando más. Como se considera un gran funcionario, no se descarta que sea nombrado en otro alto cargo.

Su nombre había comenzado a tomar fuerza pues el ex presidente César Gaviria y el senador Horacio Serpa habían pedido que fuera incluido en la terna. Esta solicitud generó un cisma al interior de ese partido pues no todos estaban de acuerdo, por ejemplo la senadora Viviane Morales, con el hecho de que su colectividad viera a esa entidad como un botín político. “Es una buena terna, creo que da tranquilidad a todos. Hay calidad profesional y experiencia. Entre los liberales cayó bien”, le dijo a Semana.com al conocer los nombres.

Así, los nombres de Yesid Reyes, Mónica Cifuentes y Néstor Humberto Martínez no sorprendieron a nadie. Al fin y al cabo, los tres se inscribieron y al ser próximos al presidente Santos, no se descarta que hayan contado con su visto bueno antes de lanzarse al agua. Se sabe que en la Corte Suprema hay un sector muy interesado en que la elección sea pronto, entonces es bastante probable que las próximas semanas el país presencie una de las contiendas jurídicas más interesantes de los últimos tiempos.   

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.