Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/8/2017 4:17:00 PM

“Este pelo no se va a ninguna parte”

La inverosímil razón por la cual Ronnie Wood, guitarrista de The Rolling Stones, no quiso someterse a quimioterapia después de ser diagnosticado con cáncer de pulmón. El músico contó toda su batalla contra el cáncer al diario inglés ‘The Mail’.

Después de 50 años de tabaquismo, el cuerpo de Ron Wood le pasó una cuenta de cobro. Hace tres meses el guitarrista del legendario grupo de rock The Rolling Stones, fue diagnosticado con cáncer de pulmón tras un chequeo rutinario al que se someten los miembros de la banda antes de iniciar una gira mundial. Mucho antes de la cita, Woods se había preguntado cómo había logrado salir bien librado después de 50 años de fumar un cigarrillo tras otro y de abusar del consumo de alcohol y drogas ilícitas. Por eso, cuando su médico tratante llegó con la noticia de una masa en el pulmón izquierdo, no se sorprendió.

Puede leer: Mick Jagger, padre por octava vez a los 73 años

En ese instante pensó que era hora de decirle adiós a su esposa desde hace cinco años Sally Humphreys, una empresaria de teatro de 39, y a sus dos pequeñas hijas, las gemelas Gracie James y Alice Rose, por las que había dejado de fumar hacia un año, cuando nacieron. Luego vinieron más exámenes para confirmar qué tipo de cáncer era y si se había expandido a otros órganos. El músico relató al diario The Sunday Mail que fue la espera más dura de su vida pues si los resultados mostraban un cáncer ya en estado invasivo, el cual es más difícil de tratar, no estaba dispuesto a someterse a quimioterapia. No era falta de confianza en el tratamiento. Simplemente Woods no podía tolerar la idea de perder su pelo. En la entrevista señaló que estaba preparado para bajar el telón de su vida, pero con su negra cabellera intacta. “No quería perder mi pelo. Esta melena no se va para ningún sitio, me dije, de ninguna manera”, relató el músico de 70 años.

Este efecto secundario agobia a miles de mujeres con cáncer en el mundo. De hecho, Mario Lacouture, experto en dermatología oncológica del Memorial Sloan Kettering Cancer Center en Nueva York, dice que muchas mujeres con cáncer de mama “preferirían tener una mastectomía a perder el cabello. En cierta parte tienen razón, porque ellas le dan importancia a la apariencia”, dice. Pero, al parecer, también es un motivo de preocupación para los hombres. Por eso, gran parte del manejo de los efectos secundarios está destinado a buscar soluciones a este problema, ya sea con pelucas o con nuevas tecnologías como la que se desarrolló en Estados Unidos. Se trata de una terapia en la cual se le coloca al paciente un casco frío en la cabeza antes y después del tratamiento para evitar la pérdida de cabello con la quimioterapia. Este frio constriñe los vasos sanguíneos del cuero cabelludo, lo cual reduce a su vez el suministro de sangre, por lo que el metabolismo de las células foliculares se hace más lento. De esta forma los efectos de la quimio en el pelo son limitados. “Lo ponemos también en las uñas”, dice Lacouture.

Le sugerimos: Biopsia líquida, la gran revolución para detectar el cáncer

Al cabo de una semana los resultados llegaron y con ellos venían buenas noticias. Se trataba de una masa incipiente que fue milagrosamente detectada a tiempo pues aún no había difuminado hacia los ganglios. “Tuve mucha suerte”, dijo el artista. Por eso recomienda a todos sus seguidores hacerse exámenes médicos. “En serio, háganse chequeos”. En su caso el tratamiento indicado fue extirpar la masa por medio de una cirugía, lo cual sucedió en mayo pasado durante un procedimiento que duró cinco horas. Después de esto Wood tendrá que someterse a controles médicos cada tres meses.  

Le recomendamos: "Al final todos descansamos”: cómo fue perder a su madre por un cáncer

A los 70, la vida de Wood está alejada de aquella que le generó el apodo de ‘Insensato Ronnie’ cuando tomaba y consumía drogas en forma casi permanente. Gracias a la influencia de su esposa Sally, Wood se ha mantenido sobrio durante ocho años, no fuma y está limpio de drogas después de pasar por varios procesos de rehabilitación para dejarlas. La única adicción que se le conoce es a las series de Netflix. El resto de tiempo está con sus hijas, cambiando pañales y viéndolas crecer.  En su tuit más reciente escribió que se siente regio y listo para empezar la gira en septiembre que incluye 14 conciertos en Europa.  

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?