Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/5/2014 12:00:00 AM

Lorent Saleh fue expulsado por “actividades proselitistas”

La Cancillería colombiana explica por qué deportaron a quien se define como un líder estudiantil.

La primera vez que Colombia supo del venezonalo Lorent Saleh fue en un artículo donde se aseguraba que él era uno de los panelistas en el lanzamiento de Alianza Nacionalista por la Libertad, un movimiento apéndice del grupo colombiano neonazi Tercera Fuerza.

Lo que afirmaba entonces Gustavo Rugeles en El Espectador en julio del 2013 ya lo había dicho el chavismo. Saleh, por su parte, respondió que no creía en posturas nazis por ser un latinoamericano de familia palestina y se definió a sí mismo como un activista de derechos humanos y un líder estudiantil en Venezuela, opositor al gobierno de ese país.

Pero sus actividades en Colombia no tenían nada contento al gobierno de Juan Manuel Santos. Por más que Saleh alegara que él era tan sólo el líder de la organización ‘Operación Libertad’, aquí se le consideró como un extranjero que atentaba contra “la seguridad nacional, el orden público, la salud pública, la tranquilidad social”.

Esas fueron las razones dentro del Artículo 105 del Decreto 4000 de 2004 que argumentó Migración Colombia para sacarlo el pasado jueves del país y deportarlo a Venezuela.

Esta norma también es aplicable cuando una autoridad extranjera le comunique a Colombia la persona tiene en su contra una providencia condenatoria o una orden de captura.

“El ciudadano expulsado será entregado en los próximos minutos a la autoridad migratoria venezolana”, dice el comunicado que emitió el organismo en la noche de este jueves. A pesar de ello, los defensores de Saleh aseguran que lo entregaron al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

La Cancillería explicó que Saleh entró a Colombia el 19 de febrero de este año con un permiso para adelantar actividades académicas no formales. A pesar de que el mismo venció el 19 de mayo, no se renovó. 

Tres meses después se presentó a Migración, según el Ministerio de Relaciones Exteriores, y se le dio un salvoconducto por 10 días pero con la condición de que no hiciera "ningún tipo de actividad" pero estaba haciendo acciones proselitistas según la Cancillería. Este permiso vencía el sábado 6 de agosto. 

Por eso es que muchos dicen que su salida del país fue arbitraria pues todavía tenía un día de plazo. Unos de sus más férreos escuderos fueron los uribistas.



Otro de los que defendió a Saleh fue el movimiento Restauración Nacional, un grupo del que el columnista Daniel Coronell dice que es financiado por paramilitares y María Jimena Duzán afirma que tiene discursos de corte fachista.



Saleh vivía en Colombia y se involucraba en política colombiana. Desde su cuenta de Twitter criticaba el proceso de paz, los foros de víctimas que realizaron la Universidad Nacional y la ONU y en las elecciones trinaba a favor de Óscar Iván Zuluaga y María Fernanda Cabal.

Sus actividades no sólo eran a través de la red social. Hace seis meses, en Cúcuta, insultó al entonces candidato al Senado por la Alianza Verde Antonio Navarro. Lo llamó ‘cobarde’ por no interferir en la situación de orden público de Venezuela.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.