Tendencias
Las heladas en Santander y Norte de Santander han afectado a estos cultivos generando dificultades durante esta época a los campesinos
Las heladas en Santander y Norte de Santander han afectado a estos cultivos generando dificultades durante esta época a los campesinos. - Foto: Twitter: @ConRegion

actualidad

Fotos | Heladas causan daños en cultivos de papa y cebolla en los Santanderes

Los reportes provienen de cultivos de campesinos en los páramos de Santurbán y Almorzadero.

Campesinos de Santander y Norte de Santander reportan daños en sus cultivos de trigo, papa, cebolla, avena y hortalizas por las fuertes heladas que se han presentado en las noches de los últimos días.

Como se puede evidenciar en las fotografías, las heladas han afectado a estos cultivos generando dificultades durante esta época para los campesinos, quienes a causa de este fenómeno pierden parte de su producción agraria.

Por su parte, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) anunció una nueva alerta por la alta probabilidad de que en esta época del año ocurran grandes heladas, especialmente en la región Andina, así como la alta posibilidad de incendios forestales por culpa de la actual temporada seca.

De acuerdo con la entidad, el mes de enero corresponde al primer periodo de menores precipitaciones del año en gran parte de las regiones Caribe, Orinoquia y norte-centro de la región Andina. Contrariamente, durante enero se presenta la temporada de mayores precipitaciones en el Trapecio Amazónico. En la región Pacífica, las precipitaciones continúan abundantes y frecuentes a pesar de presentarse una ligera disminución con respecto al mes anterior, especialmente en el norte de la región.

El Ideam prevé que se registren temperaturas máximas, aumento de la radiación en la superficie y una elevada probabilidad de incendios forestales, así como temperaturas muy bajas en las madrugadas.

La mayor posibilidad de ocurrencia de heladas se puede presentar en los altiplanos cundiboyacense y nariñense, y en sectores de Santander, Norte de Santander, Cundinamarca, Boyacá y Antioquia. Por lo general se presenta en la temporada seca de inicio de año, durante los meses de diciembre, enero, febrero y hasta mediados de marzo. La climatología nacional indica que todas las zonas ubicadas a una altura cercana o por encima de 2400 m.s.n.m (metros sobre el nivel del mar), son propensas a registrar descensos de temperaturas del aire significativas en horas de la madrugada. Por lo tanto, se recomienda tomar las medidas preventivas.

Ante la ocurrencia de heladas el Instituto sugiere:

  • Cubrir las plantas con elementos plásticos y humedecer el terreno al final de la tarde e inicios de la noche.
  • Revisar el calendario de siembra, para que la floración o cosecha no coincida con las heladas. Se recomienda que los cultivos estén preferiblemente en germinación, que es la fase de desarrollo más resistente a este fenómeno meteorológico.
  • Las plantas pueden afectase parcial o totalmente. No obstante, los daños también dependen de la especie a la que pertenecen.
  • Fortalecer las medidas para enfrentar y mitigar los efectos de este evento climático de acuerdo con las características de cada cultivo.
  • Reducir actividades de laboreo para evitar la pérdida excesiva de humedad en el suelo.
  • Sembrar en lotes en donde se facilite el riego o la captura de aguas lluvias.
  • Se sugiere cubrir las plantas con coberturas plásticas.
  • Tener disponibilidad de agua en el lote para intensificar el riego de los cultivos y humedecer el suelo en horas de la tarde-noche.
  • Emplear coberturas vivas para evitar la deshidratación del suelo. Conservar arvenses o ciertas malezas en las calles del cultivo para disminuir el impacto de la radiación en el suelo.
  • Establecer o hacer mantenimiento a barreras vivas, las cuales disminuyen la incidencia directa de vientos fríos.
  • Mantener una adecuada fertilización de los cultivos, ya que los poco sanos son más susceptibles a las heladas.