Home

Cómo

Artículo

Así se debe comer el brócoli.
Así se debe comer el brócoli. | Foto: Getty Images

Cómo

¿Cómo y por cuánto tiempo se cocina el brócoli para que no pierda sus propiedades?

Este vegetal suele tener un proceso distinto al resto de productos naturales.

Redacción Cómo
13 de mayo de 2024

Hervir brócoli puede parecer una tarea sencilla, pero alcanzar el punto perfecto de cocción puede marcar la diferencia entre un vegetal verde vibrante y uno blando y descolorido. Este producto, miembro de la familia de las crucíferas junto con el repollo y la coliflor, es una excelente fuente de nutrientes esenciales como la vitamina C, la vitamina K, el ácido fólico y el potasio.

Además, es bajo en calorías y rico en fibra, lo que lo convierte en una opción popular para aquellos que buscan una alimentación saludable y equilibrada.

La cuestión del tiempo de cocción del brócoli puede variar dependiendo de varios factores, como el tamaño de los floretes, la frescura del vegetal y las preferencias personales en cuanto a la textura. En general, el tiempo de cocción ideal suele oscilar entre los tres y cinco minutos una vez que el agua haya alcanzado el punto de ebullición.

Antes de sumergir el vegetal en agua hirviendo, es importante prepararlo adecuadamente. Primero, debe lavar bien los floretes bajo agua corriente para eliminar cualquier suciedad o residuo. Luego, puede optar por cortar el brócoli en floretes más pequeños para una cocción más uniforme o dejarlos enteros si prefiere una presentación más rústica.

Brócoli
Brócoli sumergido en agua. | Foto: Getty Images

Una vez que esté limpio y preparado, es hora de llevar una olla grande de agua con sal a ebullición. La sal no solo sazona el agua, sino que ayuda a preservar el color verde brillante durante la cocción. Cuando el agua esté hirviendo, agregue suavemente los floretes y deje que cocinen durante el tiempo recomendado.

Es importante vigilar el brócoli mientras se cocina para evitar sobrecocerlo. Cocinarlo en exceso no solo puede provocar una pérdida de nutrientes, sino que también puede resultar en una textura blanda y poco atractiva. La clave es retirarlo del agua justo cuando esté tierno, pero aún crujiente.

Una vez transcurrido el tiempo de cocción adecuado, retire los floretes del producto del agua hirviendo y sumérjalos inmediatamente en un baño de agua helada para detener el proceso de cocción y conservar su color y textura. Este paso, conocido como “escaldar”, es especialmente útil si planea utilizar el producto en ensaladas o platos fríos.

El brócoli es un superalimento pero puede ser peligroso para algunas personas.
El brócoli es un superalimento pero puede ser peligroso para algunas personas. | Foto: Getty Images

Si bien el tiempo de cocción puede variar ligeramente según las preferencias personales, existen algunas señales que indican cuando está listo. Un indicador clave es la textura: el brócoli debe estar tierno, pero aún firme al morderlo. También puede probar insertando la punta de un cuchillo afilado en un florete; si se desliza fácilmente, el alimento está listo.

Además del método de hervido, existen otras técnicas de cocción que puedes explorar para disfrutarlo de diferentes maneras. Por ejemplo, el brócoli también se puede asar al horno para obtener un sabor más intenso y una textura ligeramente caramelizada.

Simplemente, corte los floretes en trozos más pequeños, mézclelos con aceite de oliva, sal y pimienta, y áselos en el horno a alta temperatura hasta que estén tiernos y dorados.

Otra opción es saltearlo en una sartén caliente con un poco de aceite de oliva y ajo picado para un plato rápido y sabroso. Esta técnica resalta el sabor natural del brócoli mientras conserva su textura crujiente.

Brócoli
Las verduras, como el brócoli, deben lavarse antes de ser consumidas. | Foto: Getty Images

*Este artículo fue creado con ayuda de una inteligencia artificial que utiliza machine learning para producir texto similar al humano, y curado por un periodista especializado de Semana.