El pasado miércoles 9 de junio, cuando se llevaba a cabo la llamada “Toma de Bogotá”, denominada así por el Comité del Paro, un grupo de indígenas del pueblo misak decidieron unirse para derribar la estatua de Cristóbal Colón y de Isabel la Católica, argumentando que era “un acto de armonía con los pueblos indígenas de Colombia y en especial con el pueblo muisca originario de esta tierra”.

Sin embargo, en ese momento uniformados del Esmad y de la Policía Nacional hicieron presencia en el lugar para evitar que ambas esculturas fueran vandalizadas o derribadas.

Tras ese episodio, este viernes se conoció una decisión clave por parte del Ministerio de Cultura: la entidad retira ambos monumentos y los traslada a la estación de la Sabana, junto a la de Simón Bolívar, para protegerlas.

El director de Patrimonio del Ministerio de Cultura, Alberto Escobar, explicó que “esas esculturas forman parte del patrimonio cultural de los colombianos; el ministerio le pidió autorización al Consejo Nacional de Patrimonio Cultural para el desmonte de estas esculturas como un pretexto para protegerlas y también para abrir unas mesas de diálogo sobre el futuro de los monumentos en el espacio público”.

2021-06-11

Otros Confidenciales

VACUNA

Coronavirus | Una mujer recibió por error seis dosis de la vacuna de Pfizer

Según expertos, la experimentación sobre los efectos de una posible sobredosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech se limitó a cuatro dosis, por lo que este caso de seis dosis es desconocido en la literatura médica.