homenaje

Fotos: el sentido mensaje del América de Cali por masacres en el país

Los jugadores del conjunto escarlata lucieron camisetas negras con los nombres de los jóvenes que fueron asesinados en la capital del Valle del Cauca.


Las recientes masacres en el país conmocionaron a Colombia e incluso equipos de fútbol como el América de Cali decidieron hacer un sentido homenaje a los fallecidos que han dejado los recientes ataques.

Con el mensaje "Hijos, hermanos, nietos, vecinos, amigos, estudiantes, hinchas, colombianos, soñadores... ¡NO MÁS VIOLENCIA!", el conjunto escarlata impulsa una campaña para frenar los múltiples hechos violentos que se vienen presentando no solo en la capital del Valle del Cauca, sino en toda Colombia.

El homenaje que rindieron los jugadores emblemáticos de la actual nómina del cuadro rojo consistió en que algunos lucieron unas camisetas negras con los nombres de Juan Manuel Montaño, Jean Paul Perlaza, Leyder Cárdenas, Jair Andrés Cortez y Álvaro José Caicedo, los jóvenes que fueron asesinados la semana pasada. Todos tenían entre 14 y 15 años. 

Estas son las fotografías de algunos de los jugadores que se sumaron a la iniciativa:

Adrián Ramos

Adrián Ramos con el nombre de Juan Montaño en su camiseta. Foto: América de Cali

Edwin Velasco

El jugador Edwin Velasco se puso la camiseta con el nombre de Jean Perlaza.

Imagen

Rafael Carrascal con el nombre en la camiseta de Leyder Cárdenas. Foto: América de Cali

Duván Vergara

Duván Vergara con el nombre en la camiseta de Álvaro Caicedo. Foto: América de Cali

Luis Paz

Luis Paz con el nombre en la camiseta de Jair Cortez. Foto: América de Cali

Cabe recordar que los múltiples asesinatos de los menores de edad siguen siendo materia de investigación. Los jóvenes aparecieron asesinados en un cañaduzal de Cali esta semana, a 2,5 kilómetros de las casas del barrio Llano Verde, el último del distrito de Agua Blanca, que limita con los corregimientos de Navarro y Hormiguero, y que conectan finalmente con Puerto Tejada, norte del Cauca.

Los muchachos eran artistas y bailarines y los encontraron torturados, en una escena de horror que las autoridades aún no esclarecen. En el barrio aseguran que hay negocios turbios entre las mafias que abastecen el microtráfico en Cali y la Policía.