Home

Empresas

Artículo

GETTY IMAGES / Antes se tardaba menos en llegar a ciertos destinos. Es un efecto del llamado "horario de arrastre".

viajes

Pliego de cargos a 26 aerolíneas por incluir cláusulas que afectan a los viajeros

La Superintendencia de Transporte anunció que 26 aerolíneas estarían en el listado de las sancionadas.

La Superintendencia de Transporte formuló pliego de cargos contra 26 aerolíneas que operan en el país por incluir cláusulas en sus contratos de viaje que estarían atentando contra los compradores.

De acuerdo con la SuperTransporte, las irregularidades se encontraron en contratos en otros idiomas, como inglés o francés, además de cláusulas que exoneran de responsabilidad a las aerolíneas por daños en el equipaje del viajero y algunas cláusulas que le estarían permitiendo a las aerolíneas cambiar de forma unilateral el precio anunciado o las condiciones que tendría el viajero.

Por ejemplo, según la información de la SuperTransporte, hay cláusulas en algunos contratos que modifican el valor del vuelo sin consenso con el viajero o cambian las condiciones del viaje como el equipaje o la silla.

Las aerolíneas que hacen parte del pliego de cargos podrían acarrear sanciones entre los 443 y los 2.000 salarios mínimos legales vigentes, dependiendo de la gravedad de la falla.

Las aerolíneas que hacen parte de la lista son: Aerolíneas Argentinas, Aeroméxico, Air Canada, Air Europa, Air France, Air Transat, American Airlines, Avianca, Avior Airlines, Copa Airlines, Delta Air Lines, Easyfly, GCA Airlines, Iberia, Jetblue, KLM, Latam, Jetsmart, Regional Express, Satena, Sky Airline, Spirit Airlines,Turkish Airlines, United Airlines, Viva Air y Wingo.

Si bien la mayoría de la sanciones tienen que ver con cláusulas en los contratos hay otros casos particulares como es el de Regional Express Américas S.A.S. que no ha cumplido con su obligación de habilitar en el comercio electrónico el contrato de transporte para que las personas puedan consultarlo e imprimirlo cuando deseen.

En el caso de Jetblue Airways Corporation, la sanción se le impondría por presentar el contrato de transporte aéreo en una idioma diferente al castellano, lo que afecta al viajero que no puede entender otra lengua.

Investigación por transporte de mascotas

Vale la pena recordar que la Superintendencia de Transporte también decidió investigar a las aerolíneas sobre las denuncias que se han dado en los últimos meses sobre las irregularidades en el transporte de mascotas.

La entidad de control adelantó indagaciones preliminares que llevaron a investigaciones e imputaciones de cargos contra cuatro empresas y una persona natural, que pueden terminar en sanciones, según informó en un comunicado.

Las empresas que están en la lupa de estas investigaciones son la aerolínea Eeasyfly SA, la agencia de viajes Bestravel Service LTDA, la sociedad Aerocafeteros Cargo S.A.S., la sociedad Velotax LTDA, y una persona natural, “por presuntamente no prestar un servicio de calidad e idoneidad”.

La Superintendencia señaló que “de ser encontradas responsables, las posibles sanciones para las tres investigaciones administrativas adelantadas por la Superintendencia podrían rondar, en conjunto, los 2.753 salarios mínimos mensuales vigentes”.

La investigación se produce luego de conocer varias denuncias por parte de ciudadanos cuyas mascotas murieron durante un viaje.

Este fue el caso de Homero y París, un perro de raza american bully y una bulldog francés, que murieron por el presunto mal cuidado por parte de dos compañías: EasyFly y Aerocafeteros, respectivamente.

Perro polémica Easyfly
Perro polémica Easyfly - Foto: Instagram María Fernanda Echeverry

El caso de Homero ocurrió a principios de este año en un vuelo de Puerto Asís a Cali y el relato de María Fernanda Echeverry, su dueña, conmovió a cientos de usuarios en redes sociales.

La joven contó en Vicky en Semana que su perro, Homero, murió al interior de una bodega de un avión operado por la aerolínea EasyFly, que obligó a María Fernanda a llevar a su mascota al interior de un guacal en la bodega, impidiéndole viajar con el animal en cabina, como ella tenía previsto.

“El perro nunca tuvo que haber viajado ahí, yo les insistí muchas veces que el perro debía viajar conmigo en cabina”, cuenta la mujer, cuyo caso ya escaló hasta el Grupo Especial contra el Maltrato Animal (Gelma) de la Fiscalía, que anunció que ya adelanta una “investigación por posible delito”.

La joven le dijo a SEMANA que los empleados de la aerolínea “nunca” le dieron una explicación detallada de por qué el perro debía viajar en bodega. “Me dieron un no rotundo, les pedí que estuviera en un lugar fijo donde no se fuera a voltear y pudiera respirar, y no pasó. Estaba debajo de todas las maletas, yo lo vi”.