Un hombre vestido como Papá Noel entrega un obsequio a una mujer en un asilo de ancianos, en la ciudad de Nueva York.
Este año, el apretón al bolsillo de los colombianos podría ser mayor, de cara a la llegada de la temporada de fin de año, que es altamente demandante. - Foto: AFP

monedas

Compras de Navidad con dólar a $5.000, inflación y tributaria: ¿habrá forma de ganarle la partida a la carestía?

La divisa tocó un techo histórico. Se vendió en máximos de $5.017. Razones del alza y cuánto tiempo durará. Y en la reforma tributaria hay medidas para plataformas de comercio electrónico que traen productos al país.

Este año, el apretón al bolsillo de los colombianos podría ser mayor, de cara a la llegada de la temporada de fin de año, que es altamente demandante, pues los ciudadanos adquieren prendas de vestir, arreglos navideños, remodelan la casa, compran carro, viajan, consumen licor y utilizan múltiples servicios que estarán más costosos.

El dólar llegó este martes 1.° de noviembre a un máximo histórico en Colombia, al negociarse a un precio sin precedentes (un máximo de 5.017 pesos); también están a la vista medidas que vienen en la reforma tributaria, que no dejarán de darles un coletazo a las billeteras de las personas.

Parte de la escalada de la divisa en la jornada de este martes se debe a la expectativa que hay alrededor de la decisión que tomará la reserva federal (Fed) en Estados Unidos, la cual será anunciada esta semana. Lo más probable es que sea un nuevo incremento en las tasas de interés del Banco Central, como parte de la política monetaria para tratar de estabilizar la escalada de la inflación, fenómeno que es considerado como el peor impuesto para las personas.

Aparte del contexto internacional que presiona el dólar al alza, el bolsillo de los colombianos se verá impactado también, porque buena parte de los productos y servicios que se utilizan en la temporada de fin de año estarán salpicados por el precio de la divisa.

Aunque el efecto del dólar caro le pega a todo, pues en el país hay una alta dependencia de mercancías importadas, Fenalco expresa su preocupación por el dólar a 5.000 pesos, porque la producción local no escapará al remezón de precios en diciembre, toda vez que se requieren materias primas, insumos y demás.

Y mucho más si también se suman al golpe al bolsillo varias medidas incluidas en la reforma tributaria, cuyo texto final será votado y seguramente aprobado este miércoles 2 de noviembre. Es el caso de la llamada presencia significativa en Colombia, cuyo impacto ya ha sido advertido por varias sociedades estadounidenses.

En el nuevo texto (la ponencia final) de la reforma tributaria se dejó en firme la tributación de empresas con presencia significativa en Colombia, lo que atañe a servicios en línea y plataformas de intermediación, cuyo impuesto, al final, llegará al final de la cadena: el consumidor.

¿Hay forma de ganar la partida?

Aunque el panorama se presenta lleno de nubarrones –de hecho, ya el Banco de la República bajó su pronóstico de crecimiento de la economía para el próximo año– hay formas de enfrentar la situación y ganar la partida.

1. El incremento en el precio del dólar, si bien es un asunto impredecible, que este año ha llevado a los analistas a hacer pronósticos que a veces se cumplen y en otras ocasiones no, deja una expectativa: es un fenómeno que no durará tanto tiempo, pues depende de varias variables que se conocerán pronto, por lo cual dejará de ser tan fuerte la incertidumbre, que es la que lleva a la divisa al alza.

2. Para la temporada de fin de año es clave capotear el alto precio del dólar, la inflación alcista y los posibles efectos de medidas en la reforma tributaria, con un consumo ‘inteligente’. Los ciudadanos deben entrar en la ola que ha propuesto el Banco de la República: reducir en lo posible las compras con tarjeta de crédito, a menos que sea totalmente necesario o el ciudadano las pueda pagar rápidamente, de manera que no le generen intereses a largo plazo, pues es lo que incrementa la carestía de los productos.

3. El Gobierno también tiene la sartén por el mango. Mensajes que generen confianza en que las inversiones en el país tendrán seguridad jurídica podrían ser claves para que el dólar se estabilice y no afecte tanto el bolsillo de los colombianos, en medio de un coctel explosivo que contiene inflación, reforma tributaria y baja expectativa de crecimiento para 2023, lo que podría llevar a una reducción del empleo.