juegos de azar

Zamba lanzó su nuevo casino en vivo en el mercado colombiano

En entrevista con Dinero, el presidente de Zamba, Rodrigo Afanador, anunció que la empresa lanzará en el mercado colombiano un casino en vivo para expandir su negocio de apuestas en línea.


Colombia tiene un potencial de ingresos en torno a las apuestas en línea de más de US$500 millones, de acuerdo con estimaciones del mercado, por lo que en estos años muchas empresas han entrado a competir por estos recursos; una de ellas es Zamba, que anunció el lanzamiento de un casino virtual recientemente. 

En conversación con Dinero, el director ejecutivo de Zamba, Rodrigo Afanador, afirmó que la empresa viene haciendo el tránsito desde lo físico hacia lo digital, con el casino en vivo y las apuestas deportivas.

Según el directivo, hace tres años el Gobierno le otorgó la licencia para trabajar en este mercado y desde ese momento han "encontrado un mercado interesante", en el que han crecido "exitosamente".

"Nosotros somos los más fuertes del mercado en Colombia, con muchas opciones de entretenimiento y con este casino en vivo la gente va a tener la oportunidad de apostar en una mesa real, con un repartidor real, con gente real, desde su teléfono o computador", explicó Afanador. 

Colombia fue el primer país de la región en regular casinos en línea y apuestas, con una normativa que "es muy estructurada y regularizada, lo cual le da confianza al usuario, debido al control y la vigilancia". 

De acuerdo con Afanador, este mercado regulado demanda que las compañías estén certificadas por laboratorios internacionales, para que certifiquen que "estamos siendo justos con los usuarios". 

¿Cómo funciona el mercado de los juegos de azar?

Según explicó Zamba, en Colombia el juego es un monopolio del Estado, por lo que las empresas son contratistas que prestan un servicio en nombre de Coljuegos.

"Tenemos contrato de concesión. Los derechos de explotación en el caso del juego en línea son del 15%, esos son los recursos directos que se van al Estado y la salud, mientras que la carga impositiva es del 40% de los ingresos", explicó Afanador. 

Cabe mencionar que en 2019 los juegos de suerte y azar aportaron el 0,2% al PIB del país y $1,7 billones al ingreso nacional, según cifras de Fecoljuegos, a pesar de los prejuicios que según Zamba existían sobre el tema de las apuestas.

"Había prejuicios que han ido cambiando con el tiempo, porque hay una presencia muy sólida de compañías que siguen procesos rigurosos. En los mercados donde hay regulación y buenas prácticas, la gente se siente más confiada", indicó el directivo.

Lea también: Pérdidas de Cemex Latam Holdings llegaron a US$109 millones

Por último, Afanador señaló que en los últimos meses la dinámica ha sido muy estable, ya que las personas de los casinos físicos han ido explorando los juegos virtuales y aclaró que estas líneas no son antagonistas sino complementarias.