coronavirus

Johnson & Johnson revela detalles de su vacuna contra el coronavirus

El vicepresidente de Asuntos Médicos para Janssen Latam, Josue Bacaltchuk, reveló a Dinero detalles acerca de la vacuna que está desarrollando esa firma —propiedad de Johnson & Johnson (J&J)— contra el coronavirus, así como de los primeros ensayos en humanos.


Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins hasta la noche de ayer martes se contabilizaban en el mundo 8,1 millones de contagios y 440.600 muertes a causa de la pandemia de coronavirus, para la cual aún no existe una cura comprobada.

Dinero: ¿En qué fase de desarrollo de la vacuna está actualmente la compañía y qué sigue?

Josue Bacaltchuk: Continuando con nuestra promesa de trabajar bajo un cronograma acelerado, el 10 de junio anunciamos que la fase 1/2a del ensayo clínico, es decir, el ensayo en humanos, que estaba programada para septiembre, iniciará a mediados de julio. Hemos acelerado este proceso basados en la contundencia de los datos preclínicos obtenidos y a las interacciones con las autoridades reguladoras. Esperamos que los primeros datos clínicos de seguridad e inmunogenicidad estén disponibles a finales de este año (2020). Esto podría permitir que la vacuna esté disponible para uso de emergencia a principios de 2021.

Estamos frente a una pandemia; en este contexto, estamos movilizando todos los recursos necesarios para obtener una vacuna segura y efectiva lo más rápido posible, pero respetando los tiempos y etapas de investigación necesarias para garantizar la seguridad de los pacientes.

Lea también: ¿Cuáles son los tratamientos que avanzan contra la covid-19?

D: ¿Cómo se realizarán los ensayos en humanos de la vacuna contra la covid-19 y qué retos supone?

JB: El estudio de fase 1/2a se llevará a cabo en 1.045 adultos voluntarios que se encuentran en condiciones de salud sanas y están entre los 18 a 55 años, así como en adultos mayores de 65 años.

D: ¿Cuánto dinero ha invertido la compañía en el desarrollo de esta vacuna?

JB: La compañía está expandiendo significativamente la colaboración existente entre el grupo de compañías farmacéuticas Janssen y la Autoridad de Investigación y Desarrollo Avanzado Biomédico (BARDA), perteneciente al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS), para acelerar rápidamente la investigación y el desarrollo y las pruebas en humanos de nuestra vacuna candidata para el virus.

A través de nuestro trabajo conjunto con BARDA, ya hemos comprometido más de US$1.000 millones de inversión adicional al trabajo que iniciamos con esta institución a principios de febrero. J&J está aportando US$500 millones que incluyen:

  • US$300 millones adicionales para establecer nuevos sitios de fabricación que nos permitan ampliar nuestra capacidad de producción y poder garantizar el suministro global de más de 1.000 millones de dosis de vacunas.
  • US$200 millones para producción temprana a riesgo de la vacuna para asegurar suministro global.

D: ¿Cómo se hará la eventual venta de esta vacuna y cuánto puede costar para los sistemas públicos de salud?

JB: Es prematuro tener esta discusión, dado lo mucho que aún no sabemos sobre el virus y la trayectoria de esta pandemia. Este es un desafío de proporciones globales y seguimos totalmente comprometidos con proporcionar una vacuna asequible al público (sin fines de lucro) para su uso en la emergencia, que implica esta pandemia. Es difícil determinar hoy un número exacto. De todas maneras, no estamos pensando un desarrollo en función de la rentabilidad, sino en el compromiso del impacto sanitario a nivel global.

Lea también: Johnson & Johnson probará en humanos vacuna contra covid-19 en julio

D: ¿Cómo garantizar que la vacuna llegue a los mercados emergentes y no quede solo en los desarrollados?

JB: Una vez que la vacuna esté disponible, trabajaremos en conjunto con las autoridades sanitarias locales e internacionales, agencias regulatorias, gobiernos y ONG con el objetivo de garantizar el acceso global a la vacuna una vez disponible para aquellos que lo necesiten.

D: ¿Qué diferencias puede tener esta investigación frente a la que está realizando AstraZeneca? ¿Por qué es diferente?

JB: Las plataformas tecnológicas que utilizan las empresas son muy diferentes. En nuestro caso, por ejemplo, el programa de desarrollo de vacuna aprovecha las tecnologías AdVac y PER.C6, las mismas que utilizamos para el desarrollo y la fabricación de nuestra vacuna contra el ébola, y que también se utilizaron para el desarrollo de las vacunas candidatas contra el zika, el VSR (Virus sincicial respiratorio) y el VIH.

Estas tecnologías brindan la capacidad de aumentar rápidamente la escala de producción, y una vez la vacuna esté disponible tendremos la capacidad de manufactura y distribución a escala global; por eso es fundamental tener una plataforma de producción rápida.

D: Después de la vacuna, ¿la enfermedad podrá considerarse controlada médicamente? 

JB: Estamos frente a una situación que va cambiando diariamente, pero estamos convencidos de que nuestra vacuna podrá brindar un diferencial importante en lo que se refiere a la capacidad que tiene nuestra plataforma de aumentar rápidamente la escala de producción. En este contexto hay que tener presente que la demanda de dosis a nivel mundial va a ser muy grande por lo que cuanto mayor sea la oferta más rápido podremos cubrir las demandas globales.

Lea también: Alemania inyecta 300 millones de euros para vacuna contra coronavirus