El apretón

icono-flecha



Cuando llegaron a sus respectivos cargos el ministro de Hacienda, Roberto Junguito (izq.), y el director de Planeación Nacional, Santiago Montenegro, la Nación seguía quebrada. El hueco fiscal del gobierno central en 2002 fue de 13 billones de pesos, y de cada cuatro pesos que se recaudaron, uno se fue en pagar intereses de una deuda que se acerca hoy a los 100 billones de pesos. En tiempo récord el gobierno, empujado por estos funcionarios y otros como Juan Luis Londoño, ministro de Salud y Trabajo, han presentado una reforma tributaria; una reforma pensional para garantizar, que haya con qué pagar las mesadas; un referendo que congela el gasto en todo el Estado; y ha ordenado recortes de miles de millones de pesos en los gastos, de la Presidencia para abajo.

El ajuste ha sido y será doloroso para empresarios y trabajadores, pero no se podía posponer por más tiempo sin poner en riesgo el futuro de la economía colombiana.

Compartir:

Otros especiales

Especial

Empleo: así se convirtió el sector de la construcción en dinamizador del trabajo en Colombia

Educación: ¿Qué tanto le aprendimos a la pandemia?

Educación: ¿Qué tanto le aprendimos a la pandemia?

Especial Ranking de innovación empresarial 2021

Ranking de innovación empresarial 2021

Especial

¿Por qué la compra de vivienda en el país sigue en ascenso?