migración

Canadá: cómo emigrar y los requisitos para vivir y trabajar en ese país

Uno de los principales requisitos para conseguir un permiso de trabajo en ese país es cumplir con el LMIA.


Los colombianos que busquen trabajo y vivienda en el exterior tienen varias oportunidades en Canadá, país que cada cierto tiempo abre sus puertas a los extranjeros con diversos tipos de empleos e incluso becas.

Jesús Hernández, del Consejo Regulador de Consultores de Inmigración de Canadá (ICCRC), explica que son varios los planes a los que se pueden acoger ciudadanos colombianos en ese territorio norteamericano.

Para empezar, hay que saber que el proceso de obtención de la residencia no es igual en todo el país. Canadá es una confederación, no una república, por lo que las leyes y requisitos que debe cumplir un extranjero “dependen mucho de la provincia en la cual se quiera establecer”.

Sobre el método para conseguir un permiso de trabajo, Hernández explicó en el diario El Tiempo que hay dos formas. La primera es tramitada por el empleador mediante un Estudio de Impacto de Mercado de trabajo (LMIA, por sus siglas en inglés).

Según dijo, esta figura se da cuando “el empleador justifique al gobierno canadiense que no hay ningún canadiense en el territorio de la empresa que cubra esa labor para la que se necesita al extranjero”.

Por otro lado, también se puede adquirir un permiso de trabajo cuando un aspirante tiene una profesión que está exenta de la lista de trabajos que se deben justificar por medio del estudio LMIA.

Además, existe una opción para aplicar a través de convocatorias del gobierno canadiense en Colombia para trabajar allí, en las cuales el LMIA es tramitado por el propio gobierno canadiense.

Turismo (Foto Getty)
Uno de los principales requisitos para conseguir un permiso de trabajo en ese país es cumplir con el LMIA. - Foto: Getty Images

Sobre los requisitos de residencia en ese país, el experto indicó que se necesita tener un buen nivel del idioma extranjero, de acuerdo a la provincia en que un aspirante desea establecerse, siendo Quebec una región en que se habla francés y en Columbia Británica, inglés.

También se recomienda aspirar antes de cumplir 35 años pues, aunque no es una regla, “la tendencia del gobierno canadiense es elegir personas menores de ese rango de edad”.

“Generalmente, se necesitan personas que tengan oficios o profesiones técnicas, como ingeniero de sistemas u operario de maquinaria”, indica Hernández.

Otros países con oportunidades

Varios países en el mundo, especialmente aquellos que cuentan con un alto índice de envejecimiento en su población, les ofrecen beneficios a las personas extranjeras para que se trasladen hasta su territorio con el fin de vivir y laborar, además de que algunos ofrecen incentivos económicos para formar una familia.

Algunas naciones como Irlanda, Dinamarca o Chile han implementado programas de incentivos para quienes decidan crear empresa en sus territorios, por ejemplo, a través del subsidio de la seguridad social y la atención sanitaria.

Otros países como Finlandia otorgan en algunas de sus ciudades aproximadamente US$ 10.000 a las familias por cada bebé que nazca en el país. Dicho apoyo económico ha sido denominado “bono bebé” y tuvo su origen luego de que en la última década se registrara un descenso significativo en la tasa de natalidad en ese país.

Las cajas de compensación han tomado medidas para adecuar las instalaciones en todo el país y así garantizar el goce sin riesgos de los afiliados.
Se recomienda aspirar antes de cumplir 35 años pues, aunque no es una regla, “la tendencia del gobierno canadiense es elegir personas menores de ese rango de edad”. - Foto: Getty Images

Estados Unidos también es uno de los países que ofrece en algunas de sus regiones apoyos económicos a la hora de recibir extranjeros que quieran trabajar y formar familia. En el estado de Vermont las autoridades otorgan US$ 10.000 para los trabajadores extranjeros o nativos que se muden allí.

La ciudad estadounidense de New Haven, por su parte, ofrece hasta US$ 80.000 a través de un programa que genera incentivos para que los extranjeros puedan vivir en el lugar durante al menos cinco años, aunque podrían radicarse por más tiempo, con la condición de que los ingresos no superen en un 120 % el promedio de hogares en la ciudad.