Entrenar en gimnasios no es un privilegio, sino un derecho.
Entrenar en gimnasios no es un privilegio, sino un derecho. - Foto: Cortesía Smartfit

Que la falta de plata no sea excusa: ahora los gimnasios están al alcance de cualquier bolsillo

El panorama cambió con la llegada de Smart Fit, la cadena con mayor cantidad de sedes y usuarios en el país.

Hasta hace un tiempo, estar inscrito en un gimnasio era un lujo que pocos colombianos podían darse. Sin embargo, esta tendencia ha venido cambiando gracias a la renovación que ha vivido el sector del ‘fitness’, que ahora ofrece precios más accesibles, un alcance mayor y actividades atractivas para más personas. Aquí le contamos cómo sucedió.

Hay que tener en cuenta que la pandemia del covid-19 ha sido un llamado de atención para muchos, pues esta enfermedad es más letal en personas con un sistema inmunológico débil. Por ello, las autoridades han sido muy insistentes en adoptar hábitos como la alimentación sana y el ejercicio frecuente. Estas recomendaciones han sido claves para cambiar el panorama.

No obstante, la historia de la democratización del ‘fitness’ en Colombia empieza algunos años antes, en el 2016 para ser más precisos, cuando Smart Fit abrió sus puertas. Esta marca, que con 280.000 usuarios activos lidera el mercado nacional, nació con una idea clara: hacer incluyente la oferta de gimnasios con calidad y buenos precios.

“Empezamos en alianza con una pequeña cadena de Medellín que tenía siete sedes. A partir de ahí, arrancó un proceso de expansión que ha marcado tendencia en el mercado colombiano. Desde entonces, cadenas reconocidas han reajustado sus precios y otras nuevas han aparecido con la idea de ofrecer también un servicio de alta calidad a un precio cómodo”, explica Álvaro Navarro, director comercial y de mercadeo de Smart Fit.

El impacto se refleja en las estadísticas. Antes del 2016, se estima que solamente el 1,5 por ciento de la población estaba inscrita en un gimnasio. Hoy, esta cifra ronda el 4 por ciento, lo que revela que en solo unos años la cantidad de usuarios ya se duplicó y podría estar próxima a triplicarse.

Una expansión física y digital

Por precios cómodos, los usuarios de Smart Fit disfrutan de gimnasios de entre 1.000 y 1.500 metros cuadrados, los cuales cuentan con máquinas de tecnología reciente y con actividades y clases grupales, además de una continua asesoría de profesionales del deporte.

Pero Smart Fit sabía que el factor económico, si bien era primordial, no era el único que entraba en juego a la hora de hacer que una persona decidiera inscribirse.

Una de las principales tenía que ver con la falta de tiempo. Y es que los gimnasios de gran formato solían estar ubicados únicamente en zonas exclusivas de las ciudades principales.

Smart Fit empezó a cambiar la historia con sedes en puntos estratégicos y accesibles: “En nuestro plan de expansión pensamos siempre en llegar a nuevos lugares. Tanto así que, de siete sedes en agosto de 2016, pasamos a 110 en la actualidad, distribuidas en 27 ciudades. Hoy somos la cadena más grande de Colombia en número de sedes”, anota Navarro.

Asimismo, pensando en el contexto de la pandemia, la cadena de ‘fitness’ decidió explorar las potencialidades de la virtualidad para crear Smart Fit GO, la plataforma de ejercicio más grande en español, que cuenta con profesionales de 4 países, quienes se han encargado de crear más de 3.000 cápsulas de contenido en línea para guiar a los usuarios a la hora de hacer ejercicio.

Hasta el momento, Smart Fit GO ha sido una plataforma a la que acceden gratuitamente los usuarios activos de la cadena; no obstante, a partir de este mes, el servicio estará disponible para todos como una app en Android e IOS que se podrá disfrutar a un precio cómodo desde cualquier lugar.

Mauro Salazar, un manizaleño que, tras 15 años de exitosa trayectoria empresarial, se ha metido de lleno en el deporte y espera obtener próximamente un Récord Guinness en el Reto Nevados Smart Fit.
Mauro Salazar, un manizaleño que, tras 15 años de exitosa trayectoria empresarial, se ha metido de lleno en el deporte y espera obtener próximamente un Récord Guinness en el Reto Nevados Smart Fit. - Foto: Cortesía Smartfit

Un cambio de chip

Otro ingrediente que ha convertido en éxito la apuesta por la inclusividad de Smart Fit es haber cambiado la mentalidad y promover el mensaje de que el ejercicio físico no es solo para gente con cuerpos perfectos, sino para todas las personas.

“Desde la comunicación, resaltamos que entrenar en gimnasios no es un privilegio, sino un derecho. Esto ha permitido que el 70 por ciento de nuestros clientes sean personas que no habían usado este tipo de servicios y que han encontrado en nosotros una propuesta que se adapta a ellos”, afirma el director comercial y de mercadeo de la cadena.

Esta apuesta ha llevado a Smart Fit a patrocinar distintas iniciativas que demuestran que el deporte es para todos, como la que está llevando a cabo el fundador de RenHacer, Mauro Salazar, un manizaleño que, tras 15 años de exitosa trayectoria empresarial, se ha metido de lleno en el deporte y espera obtener próximamente un Récord Guinness en el Reto Nevados Smart Fit.

Este reto, que se celebrará el 3 de noviembre en el Parque Nacional Natural de los Nevados, consiste en nadar en la Laguna del Otún a 4.000 metros sobre el nivel del mar, recorrer un trayecto hostil en bicicleta y, finalmente, completar una ruta de atletismo en ascenso hasta rozar los 5.000 metros de altura en la cumbre del Nevado Santa Isabel. De lograrlo, será el triatlón a mayor altitud en el mundo.

“Mauro representa a nuestro tipo de cliente: es una persona normal que un día decidió perseguir sus sueños. Nos identificamos con su propósito y sabemos que va a lograr una hazaña que motivará a todos los colombianos. Y es que Smart Fit acompaña a la gente que sueña en grande y que va más allá para alcanzar objetivos extraordinarios, motivándolos y retándolos a moverse”, manifiesta Navarro.

Con el proyecto de Reto Nevados Smart Fit, Mauro Salazar y la cadena de gimnasios se unen para cumplir un desafío de ultrarresistencia, una auténtica travesía en la que lo importante es retarse.