vacunación migrantes

¿Cómo manejarán los países de Latinoamérica la vacunación en migrantes?

Este lunes se desató la polémica luego de que el presidente colombiano, Iván Duque, dijera que los migrantes venezolanos en condición irregular en el país no tendrán acceso a la vacuna del coronavirus. En Dinero le contamos qué han dicho los demás países sobre el tema.


Aunque hasta el momento no hay pronunciamientos oficiales de los mandatarios de los demás países, existe un documento del Ministerio de Salud de Ecuador sobre el fortalecimiento de la vacunación en alerta sanitaria de la covid-19. En este se dice que el plan de ese país en julio era vacunar a poblaciones en riesgo, identificar los flujos migratorios y ejecutar un plan para inmunizar a la población migrante en las fronteras de alto tránsito.

En este grupo entran tanto los migrantes como los residentes en los municipios que albergan a estos grupos de población. Adicionalmente, el plan es mantener una reserva de vacuna para atender situaciones de brotes por casos importados de sarampión.

De acuerdo con Reuters, el plan de Ecuador es inmunizar a cerca de nueve millones de personas en seis meses desde marzo, en una estrategia que será conjunta con el sector privado, según el ministro de Salud ecuatoriano, Juan Carlos Zevallos.

Lea también: OMS: cepa de la covid-19 de Sudáfrica es diferente a la del Reino Unido

El Gobierno de ese país ha destinado un presupuesto de US$200 millones para la compra de las vacunas y actualmente trata de llegar a acuerdos bilaterales con unos siete laboratorios, incluidos dos chinos.

Por su parte, en México, la jefa de Misión en ese país de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Dana Graber Ladek, le pidió al Gobierno darles prioridad a los migrantes en la fase de vacunación contra el coronavirus en 2021 y fomentar esquemas que favorezcan la no detención, según Anadolu.

Por el lado de Perú, el Congreso aprobó a comienzos de mes una ley para garantizar el acceso al tratamiento preventivo y curativo contra la covid-19, que dará acceso libre y voluntario a la vacuna del coronavirus, así como al tratamiento de otras enfermedades que supongan emergencias nacionales y otras pandemias.

Le puede interesar: Nueva cepa del coronavirus: 9 preguntas para entender qué está pasando

Sin embargo, el Gobierno anunció que esta vacuna no será obligatoria en el país y el viceministro del Ministerio de Salud, Luis Suárez, dijo: "La vacuna, como otras que se administran en el país, son voluntarias. A nadie se le va a obligar a ponérsela". No obstante, el Gobierno está "obligado" a ofrecerla, de acuerdo con Europa Press.

En Chile se estipuló el Plan Nacional de Vacunas contra la covid-19, que busca asegurar la disponibilidad de la vacuna para 15,2 millones de personas. “La primera etapa del proceso de vacunación comenzará con los trabajadores de la Salud, los trabajadores del Transporte y las Fuerzas Armadas y de Orden", explicó el Ministerio de Salud chileno.

En Brasil, el Gobierno espera inmunizar a más de 109 millones de personas en un país que tiene una población de unos 210 millones de habitantes.

No obstante, allí existirá un plan de cuatro fases. En la primera priorizará a trabajadores del sector salud, adultos mayores de 75 años e indígenas. Luego de esto se incluirá a las personas mayores de 60 años que vivan en residencias sociales o en asilos.

En su orden, la siguiente fase comprenderá la vacunación de las personas entre 60 y 74 años, quienes también pertenecen a un grupo de alto riesgo por su edad; luego se inmunizará a quienes tengan comorbilidades (problemas cardiacos, diabetes y enfermedades renales), y la cuarta fase contempla a los profesores, funcionarios del sistema penal, reos y miembros de las fuerzas de seguridad y salvamento, según Anadolu.

Le recomendamos leer: AIE: futuro de los precios del petróleo depende de las vacunas contra la covid

Por otro lado, en Argentina, el primer grupo en recibir las dosis son trabajadores de salud de primera línea, es decir, quienes tienen contacto directo con contagiados por la covid-19, las fuerzas de seguridad, personas de más de 65 años y profesores.

Según el portal AS de Argentina, tendrá prioridad el personal de salud que pertenezca a grandes conglomerados.

En Paraguay, el jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, también anunció la promulgación la ley de vacunas que apunta a que la población pueda acceder a dicho sistema de protección.

“Tenemos un equipo de trabajo que está enfocado en tener acceso a las diferentes vacunas. Está conformado por el Ministerio de Salud, la Cancillería y el propio presidente de la República, que está haciendo gestiones con sus colegas y otras instituciones que puedan facilitar cuanto antes el acceso a las vacunas para nuestra población”, explicó.

Lo que han dicho otras entidades

En días pasados, la Organización Internacional para las Migraciones les pidió a los países rutas seguras y legales para los migrantes, y que se les dé cobertura de salud ante la covid-19.

Lea a continuación: UE recomienda autorizar las conexiones "esenciales" con el Reino Unido

“Para ser honesto, lo que encuentro intolerable en esta crisis actual es que, aunque se les deja atrás, los migrantes han estado en primera línea de la respuesta a la pandemia, asumiendo riesgos por el bienestar de todos”, dijo el director Antonio Vitorino.

Esto ha pasado en muchos sectores, no solo la salud, sino la alimentación, el comercio, la investigación, el cuidado, lo que sea”, agregó.

Mientras tanto, la semana pasada, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Gebreyesus, dijo que a los países pobres llegará la vacuna para el coronavirus en el primer trimestre de 2021.

De acuerdo con el jefe de la OMS, el mecanismo Covax firmó unos acuerdos para acceder a casi dos mil millones de dosis de varias vacunas candidatas prometedoras, y “sentó las bases para que se aseguren nuevas dosis a través de contribuciones de donantes”. 

Vea aquí: BioNTech podrá suministrar una nueva vacuna adaptada a la mutación de covid-19

Lo anterior significa que las 190 economías participantes del mecanismo podrán acceder a dosis para proteger a los grupos vulnerables en la primera mitad de 2021.