educación

Taekwondo: un cambio de vida para más de 100 niños y jóvenes de poblaciones vulnerables de Quibdó

La práctica de esta disciplina se combina con novedosas sesiones de inglés que estimulan el desarrollo de habilidades de liderazgo y empoderamiento. Una iniciativa que está cambiando vidas en la ciudad de Quibdó.


Diana Valencia termina sus clases virtuales, almuerza y tras una pequeña pausa, se prepara para salir en moto desde el barrio La Yesquita hasta El Silencio, un viaje de quince minutos por las calles de Quibdó para llegar a la Fundación Espíritu Indomable, donde niños y jóvenes de poblaciones vulnerables se reúnen los lunes, miércoles y viernes para divertirse y aprender taekwondo. Una disciplina a través de la cual están adquiriendo habilidades de liderazgo y empoderamiento, y perfeccionando su inglés.

Hasta el momento somos cinturón blanco, pero estamos practicando para pasar a cinturón amarillo”, cuenta Diana, quien no niega lo difícil que ha sido. “En este arte marcial se aprenden muchas cosas al mismo tiempo, entonces me costaba adoptar las posiciones de batallas, hacer patadas y terminaba con el cuerpo adolorido, pero ya le he cogido el ritmo”, agrega entre risas.

Un total de cien niños hacen parte de esta fundación. Winston Mena, su creador, explica que el taekwondo es en realidad una excusa para que adquieran habilidades de vida por medio de procesos de empoderamiento. “Buscamos fortalecer competencias importantes para el desarrollo de los niños, trabajar su autoestima, autoconocimiento, la comunicación asertiva, el pensamiento crítico, su identidad étnica y el dominio del inglés”.

Para Diana, quien también hace parte del grupo de jóvenes entre los 12 y 18 años que asiste a clases de inglés todos los miércoles en la sede de la fundación, “no es lo mismo estar en un curso a quedarte solo con lo que enseñan en el colegio”. Las sesiones, cuenta, le han permitido mejorar su desempeño académico.

En total son más de 50 niños y jóvenes los beneficiados con estas sesiones diseñadas por profesores del Talent Institute Multilingual (TIM) e impartidas desde junio del 2020. “Empezamos con dos programas enfocados en niños menores de 12 años y jóvenes entre los 12 y 18 años”, cuenta Luis Rozo, co-creador del TIM.

Para Mena esta oportunidad ha significado avances muy importantes en los jóvenes, sin embargo, reconoce que podrían ser muchos más los beneficiarios de no ser por los problemas de conectividad que hay en la región. “En las épocas de invierno caen fuertes tormentas y eso daña muchas veces los equipos, entonces eso dificulta el acceso a las clases”, y advierte que en este momento hay 15 estudiantes en el programa, pero pronto abrirán otra convocatoria.

Los gestores de esta alianza esperan poder impulsar mucho más su labor social en Quibdó. “Pronto les enseñaremos habilidades y estrategias para presentarse a una entrevista de trabajo en inglés y buscaremos apoyarlos en todo lo que sea posible para que este idioma les abra más puertas”, concluye Rozo.

Lea también: Colombia podría explorar usos lícitos de la amapola como lo ha hecho Europa: expertos ven en la industria farmaceútica y gastronómica la clave para avanzar

Le puede interesar: Industria textil colombiana pone de moda la sostenibilidad