cultura

La hora Phillips: cuando toda Colombia se paralizaba frente a la radio

La emisión de este popular programa que fue transmitido en más de 70 ciudades cumplió 50 años en 2021. Reconocidos artistas y humoristas participaban todas las noches en un show que se robó el corazón de los colombianos.


A comienzos de la década de los 60, cuando aún no se elevaba sobre el cielo de Bogotá la torre Colpatria y era un lujo tener televisor, las familias se reunían alrededor del radio para escuchar La hora Phillips, el programa más popular de la época. Un hito radial que comenzó en diez ciudades y al cumplir su primer año ya había tenido que expandirse a otras 70 debido a la inmensa acogida que tuvo entre los colombianos.

La familia de Martín Rojas fue una de sus fieles oyentes. “El programa generaba muchas expectativas por los artistas que se presentaban”, recuerda. A sus 88 años, Jorge Antonio Vega, creador de este espacio, atesora en su memoria algunos de los momentos más importantes de su trayectoria profesional y advierte que “la empresa nunca tuvo que pagar un solo peso por llevar el programa a otros lugares, pues era una sensación en las noches”.

Vega arrancó en la radio en 1949 leyendo las noticias. Tenía 16 años y aprovechó la oportunidad que se presentó de sustituir a la voz principal del programa. Vega era carismático y tenía una voz imponente, pero fue su espíritu inquieto el que lo llevó a la dirección de Emisoras Nuevo Mundo (hoy Caracol Radio) cuando tenía 24 años. Para la década de los sesenta alternaba su rol en la radio con el de la publicidad, en donde llegó a trabajar para la agencia Atlas, que tenía a cargo la cuenta de la empresa Philips, que ya cumplía 20 años en Colombia.

Las grandes marcas patrocinaban programas semanales en la radio”, recuerda Vega; así que en una junta con los directivos de Philips propuso la idea de hacer algo que sacudiera la sintonía: un show diario en las noches. Le respondieron que era una locura, pues un espacio de esas características demandaba recursos y esfuerzos de producción. Pero no se detuvo.

Desde el Radioteatro de Emisoras Nuevo Mundo, en la calle 19 con octava, en pleno centro de la capital del país, empezó a emitirse a las 8 de la noche La Hora Philips. Cerca de 300 personas se acercaban todos los días hasta este lugar para ver artistas en vivo, humoristas y participar en concursos que fueron ganando popularidad.

“Ese programa paraba todo”, comenta Édgard Hozzman, periodista y productor discográfico, para quien La Hora Philips fue el programa más importante en la historia de la radio-espectáculo. Eran otros tiempos, de grandes maestros, aclara. “Para estar al frente de un micrófono había que presentar un examen de conocimientos en el Ministerio de Comunicaciones y obtener una licencia de locutor”.

Por los micrófonos de aquel radioteatro pasaron artistas como Pedro Vargas, Charles Aznavour, Agustín Lara, Armando Manzanero y Rocío Dúrcal, entre otros. Los pioneros del rock nacional también tuvieron un espacio en el show de Vera: Harold Orozco, Óscar Golden, Lyda Zamora y Los Speakers. “Las emisoras comenzaron a competir con este tipo de presentaciones para atraer una mayor audiencia”, comenta Vega.

La Hora Philips también fue una vitrina de nuevos talentos. El ganador de La Orquídea de Plata Phillips salía del Radioteatro de Emisoras Nuevo Mundo con una estatuilla y un contrato para grabar un disco. “De ahí salió Silva y Villalba, por ejemplo”, cuenta Hozzman, quien recuerda aquellas transmisiones como grandes ceremonias. “A lo largo de todo el año la gente se interesaba por los artistas que competían allí, los esperaban”.

La Hora Philips fue el gran éxito de la radio colombiana hasta 1971 cuando las medidas económicas del entonces presidente Carlos Lleras Restrepo produjeron que saliera del aire. “Esas reformas afectaron el presupuesto de publicidad de grandes empresas”, detalla Hozzman. Sin embargo, entre nostalgia y orgullo, Vega lo recuerda como el espacio que atrajo a artistas de primer nivel al país. “Una época dorada de la radio”.

Puedes escuchar: La increíble historia de cómo una novela romántica produjo la migración de japoneses al Valle del Cauca