20.000


hectáreas destruidas dejó el incendio que asoló Grecia e incluso amenazó con llegar a las puertas de Atenas la semana pasada. La reubicación de miles de personas se convirtió en una tarea difícil para el criticado presidente Kostantinos Karamanlis.