"BONNERGATE" A LA VISTA


La inminente renuncia del ministro de Economía, el liberal Otto Lambsdorff, cuya inmunidad suspendió el 2 de diciembre el parlamento oeste alemán a raíz de una acusación por evasión de impuestos, podría desatar una crisis dentro de la coalición de gobierno encabezada por el canciller Helmut Kohl. El caso, que ha comenzado a ser llamado por los círculos periodísticos alemanes como el "Bonnergate", surgió a raíz de una acusación contra Lambsdorff según la cual él recibió entre 1977 y 1980 -en su calidad de ministro- más de cincuenta mil dólares de parte del consorcio industrial y financiero Flick con el objeto de lograr exenciones de impuestos. El canciller Kohi tuvo que admitir al "New York Times" que apenas se inicie el proceso judicial contra Lambsdorff, no le quedará otro camino que solicitarle al ministro la renuncia.