mundo

Esperanzador hallazgo médico contra el coronavirus

La cifra de contagiados en el mundo por coronavirus llegó a 1.362.936, 76.373 fallecidos y 292.188 recuperados.


En medio de la zozobra por el aumento de casos de coronavirus en el mundo, varios países como España, Italia, Estados Unidos, Rusia, Australia, China, entre otros, se encuentran en pruebas médicas para tratar de hallar un medicamento eficaz que frene el avance de la pandemia.

En medio de estos estudios realizados por separado a cargo de equipos médicos en China, hallaron que los pacientes con la covid-19 gravemente enfermos, podrían beneficiarse de infusiones de plasma sanguíneo, recogidas de personas que se han recuperado de la enfermedad.

Por lo tanto, galenos en la ciudad de Wuhan le suministraron "plasma convaleciente" a diez pacientes que estaban gravemente enfermos y comprobaron que los niveles del brote disminuyeron rápidamente. Aseguran que vieron mejoría en pacientes que tenían síntomas como dificultad para respirar, dolores en el pecho, fiebre y tos.

Otro equipo de médicos del hospital Shenzhen Third People suministró plasma convaleciente a cinco pacientes críticos, quienes mostraron mejoras después de las infusiones y en diez días, tres pacientes pudieron salir de los ventiladores que los habían mantenido vivos, de acuerdo a un informe publicado por el Journal of the American Medical Association.

Ante estos hallazgos, Xiaoming Yang, del Centro Nacional de Investigación de Tecnología de Ingeniería para Vacunas Combinadas en Wuhan, resaltó que, aunque es una "opción de rescate prometedora", aún se necesitan ensayos aleatorios más grandes para confirmar los hallazgos.

"Este no fue un ensayo aleatorizado y todos los pacientes también recibieron otros tratamientos, incluidos antivirales como remdesivir, que actualmente se encuentran en ensayos para la covid-19. También es importante recordar que existen posibles problemas de seguridad con el plasma convaleciente, incluida la transmisión de otros agentes y la mejora de anticuerpos de la enfermedad”, dijo el profesor Munir Pirmohamed, presidente de la Sociedad Farmacológica Británica.