conflicto

Dos muertos y 38 heridos en ataque durante aniversario del golpe en Birmania

El ataque con granadas contra un acto a favor de los militares en Birmania terminó en tragedia, esto durante una jornada de protestas por el primer aniversario del golpe de Estado.


Hasta el momento ningún grupo se atribuyó el ataque que coincidió con una huelga silenciosa y aplausos de protesta, desafiando las órdenes de la junta en el poder. El golpe militar terminó hace un año con un breve periodo democrático derrocando el gobierno de Aung San Suu Kyi, lo que desató protestas masivas y una dura represión de los disidentes en este país asiático.

La represión de los militares ha dejado más de 1.500 civiles muertos y 9.000 detenidos, según una oenegé local. En medio de esta ola de violencia, hay franjas de territorio que están en control de milicias que combaten a la junta. Este martes las calles de las ciudades birmanas quedaron vacías y desde sus casas, los habitantes aplaudieron para desafiar a la junta.

En Rangún, la capital económica del país, y en la ciudad de Mandalay se oyeron estrepitosos aplausos a las 16 horas locales (09H30 GMT) para marcar el final de una “huelga silenciosa”, constataron periodistas de la AFP. “Estamos aplaudiendo”, contó un residente de Mansalay. “En otras casas de mi barrio la gente también aplaude”.

Las autoridades advirtieron que estas acciones podrían ser calificadas de alta traición, un delito pasible de varios años de cárcel. En Rangún, 10 personas fueron detenidas, según la prensa local. La junta ordenó que las tiendas debían permanecer abiertas pero hacia las diez de la mañana las calles de Rangún comenzaron a vaciarse, una escena que se repitió en Mandalay y en el sur del país.

En diciembre una movilización de protesta similar vació las calles, pero la jornada del martes quedó marcada por el violento acto con explosivos. En un ataque con granadas en Tachileik, en el este del país, murieron dos personas y 38 resultaron heridas cuando una multitud volvía de un acto a favor de los militares.

Birmania
En el país, además se ha vivido una gran represión de parte de las autoridades. - Foto: AP

Sanciones

Antes del aniversario, los militares advirtieron que confiscarían los negocios que acataran la huelga y advirtieron que cualquier acción de “propaganda” sería procesada con cargos de traición y “terrorismo”. Los medios locales reportaron acciones de protesta aisladas en Rangún y Mandalay, donde los manifestantes desplegaron pancartas y lanzaron bengalas.

En respuesta, la junta difundió fotos para mostrar que en el país reinó la normalidad, incluyendo imágenes de una maratón en la región de Bago y de celebraciones religiosas. Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá marcaron el aniversario con una batería de sanciones que golpean especialmente a los funcionarios de justicia involucrados en un proceso contra Suu Kyi, que Washington calificó como un juicio “político”.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, criticó la “terrible violencia contra la población civil”, el socavamiento de la estabilidad regional y la creciente corrupción y dijo que trabaja junto a sus aliados para que los responsables “rindan cuentas”.

El relator especial de la ONU sobre la situación de derechos humanos en Birmania, Tom Andrews, llamó a la comunidad internacional a actuar. “El hecho de que haya pasado un año sin ninguna resolución del Consejo de Seguridad para imponer un embargo de armamento, mientras siguen llegando armas para la junta y mueren personas inocentes, es algo inaceptable, la gente de Birmania merece más por parte de la ONU”, dijo el alto funcionario.

Aung San Suu Kyi (Photo by Thet Aung / AFP)
La exmandatario, Aung San Suu Ky se enfrenta hasta más de 100 años de prisión. - Foto: AFP

Suu Kyi, frente a otro proceso

Desde el alzamiento militar Aung San Suu Kyi, de 76 años, está en arresto domiciliario en un lugar secreto y se enfrenta a penas que suman más de 100 años de cárcel.

El día antes del aniversario, la junta anunció un nuevo proceso contra la líder acusada de supuestas irregularidades en las elecciones de 2020, en la que su partido, la Liga Nacional para la Democracia, se impuso a sus rivales apoyados por los militares.

Varios miembros de la comisión electoral también fueron arrestados acusados de fraguar la contundente victoria del partido oficialista. La junta anuló los resultados de las elecciones y afirma que encontró 11,3 millones incidentes de fraude, pese a que observadores independientes consideran que estos comicios fueron libres y justos.