mundo

La inspiradora historia detrás de la mujer "más fea del mundo"

La mujer sufre de dos raras enfermedades por las que ha sido discriminada en varias ocasiones. Sin embargo, ahora es un ejemplo para muchos.


La estadounidense Lizzie Velásquez, de Texas, Estados Unidos, tenía 17 años cuando su rostro se hizo viral gracias a un video de YouTube en el que la llamaban ‘‘la mujer más fea del mundo’’. Aunque el video duraba ocho segundos, ya tenía cientos de comentarios y tenía cuatro millones de visualizaciones.

Cuando Velásquez dio clic al video y se dio cuenta que se trataba de ella, quedó fría. "Estaba impresionada", contó Lizzie para la BBC. "Pero no fue hasta que empecé a leer los comentarios cuando me hundí del todo".

La oleada de comentarios y críticas a la mujer no pararon a pesar de no conocer la historia detrás de ella. Velásquez nació con dos enfermedades raras: lipodistrofia, que provoca una distribución anormal de la grasa corporal, y el síndrome de Marfan, que afecta los tejidos conectivos y refleja un aumento inusual de sus extremidades.

Estas complicaciones han hecho que su estilo de vida cambie radicalmente. Sin embargo, gracias a su familia logró adaptarse y, aunque ella no olvida la cantidad de memes y comentarios negativos que hay en internet, decidió fortalecer su autoestima.

Cuando Velásquez se vio en el video contó para la BBC: "Lloré noches enteras. Era apenas una adolescente y pensé que mi vida había acabado. No pude contarle a nadie sobre el tema. No le dije nada a mis amigos. Estaba demasiado impresionada".

A pesar de todo ello, con el tiempo Lizzie aprendió a sobrellevar su condición y a ser más fuerte, y hoy a sus 31 años ha aprendido que los comentarios o las burlas no la definen. 

Inspiración para todos

Así como en su momento la joven recibió comentarios negativos, luego de dar a conocer su historia se creó una comunidad en torno a su presencia. Cabe recordar que luego de esto, Lizzie decidió abrir su propio canal de YouTube en el que se dio a conocer como un ejemplo de superación para quienes se dejan llevar por estereotipos de belleza.