Home

Mundo

Artículo

Florida Gov. Ron DeSantis gestures as he speaks, Monday, June 14, 2021, at the Shul of Bal Harbour, a Jewish community center in Surfside, Fla. DeSantis visited the South Florida temple to denounce anti-Semitism and stand with Israel, while signing a bill into law that would require public schools in his state to set aside moments of silence for children to meditate or pray. (AP Photo/Wilfredo Lee)
La decisión tomada por la Junta Médica de Florida, el órgano regulador de la profesión en el estado, es una victoria para el gobernador Ron DeSantis, a cuatro días de elecciones en las que aspira a ser reelegido. - Foto: AP

estados unidos

Médicos de Florida tendrán prohibido realizar tratamientos de cambio de género a adolescentes

La decisión tomada por la Junta Médica de Florida, el órgano regulador de la profesión en el estado, es una victoria para el gobernador Ron DeSantis, a cuatro días de elecciones en las que aspira a ser reelegido.

Los médicos de Florida tendrán prohibido dentro de unas semanas realizar tratamientos de cambio de género a menores de 18 años, después de que la junta médica de ese estado estadounidense votara este viernes a favor de esa decisión, según varios medios locales.

La iniciativa, aprobada por seis votos a favor y tres en contra, impedirá que los médicos practiquen cirugías de cambio de género o prescriban bloqueadores de pubertad y tratamientos similares a menores de 18 años, indicó el New York Times.

Esos métodos se utilizan para luchar contra la disforia de género: la sensación de angustia que pueden sentir las personas cuya identidad de género difiere del sexo biológico.

Los pacientes que ya estaban bajo tratamiento quedarán exentos de esta nueva norma.

La decisión tomada por la Junta Médica de Florida, el órgano regulador de la profesión en el estado, es una victoria para el gobernador Ron DeSantis, a cuatro días de elecciones en las que aspira a ser reelegido.

El republicano, que nombró a los 14 miembros de esa Junta Médica, lleva meses criticando los tratamientos de cambio de género para los adolescentes, uno de los caballos de batalla de los conservadores estadounidenses.

La semana pasada, en un debate contra su rival demócrata, Charlie Crist, DeSantis aseguró que “gran parte de la disforia [de género] se resuelve por sí sola cuando [los niños] se convierten en adultos” y asimiló los métodos actuales a la castración química de adolescentes.

En agosto, su administración ya había prohibido que los tratamientos de cambio de género para todas las edades fueran financiados por Medicaid, el programa de seguros de salud estadounidense para la gente necesitada.

Varias instituciones médicas estadounidenses, como la Academia Estadounidense de Pediatría, han defendido los tratamientos actuales contra la disforia de género.

Pero la Agencia de Administración Sanitaria de Florida considera que varios tratamientos contra ese trastorno son experimentales y podrían tener “potenciales efectos perjudiciales a largo plazo”, según un informe publicado en junio.

Los estados de Arkansas y Alabama aprobaron leyes que prohíben que los médicos realicen tratamientos de cambio de género a adolescentes, pero esas normas fueron bloqueadas por demandas judiciales.

Según encuestas, Republicanos están por encima de Demócratas de cara a las elecciones de noviembre

Candidatos en Estados Unidos queman sus últimos cartuchos para las elecciones de medio mandato del próximo 8 de noviembre, en donde los republicanos parten con ventaja, según las encuestas, y las cuales podrían ser decisivas para el futuro político del presidente Joe Biden.

Las encuestas consideran probable que una “ola roja” republicana deje al partido de Biden sin su escasa mayoría en la Cámara de Representantes de 435 escaños. Es más incierto lo que podría suceder en el Senado, que renueva un tercio de sus 100 miembros. La economía es el principal lastre para los demócratas de Biden en estos comicios, en los que también se elige a una treintena de gobernadores estatales.

La inflación anual de 8,2 % ha desbancado al derecho al aborto como prioridad de los votantes, obligando a los demócratas a reformular sus mensajes finales para decir que los estadounidenses ahorrarán dinero si votan por ellos en las legislativas.

También afirman que los republicanos quieren reducir derechos, que el ala más a la derecha del partido representa una amenaza y que el expresidente Donald Trump habría influido en el asalto al Capitolio en 2021.

Entre tanto, los republicanos se enfocan en la violencia urbana, un asunto que les ha ayudado a lograr avances en algunos estados, es decir aquellos cuyo voto oscila entre uno y otro partido. Acusan a los demócratas de ser blandos contra el crimen.

En la recta final de campaña los republicanos parecen convencer en bastiones demócratas, con candidatos que aprovechan cualquier oportunidad para intentar conseguir un escaño que otrora estaba fuera de su alcance.

Estrategas de ambos partidos ven cómo distritos de Nueva York, Oregón y Connecticut, que ganó Biden por dos dígitos en 2020, vuelven a estar en disputa. “Pensamos por un momento que podríamos desafiar la gravedad, pero la realidad se está imponiendo”, dijo Sean McElwee, director ejecutivo de Data for Progress, una firma encuestadora afín a la izquierda, al diario The New York Times.

El Senado está actualmente en manos de los demócratas por un solo voto, el de la vicepresidenta Kamala Harris. En los estados de Pensilvania, Arizona y Nuevo Hampshire, los demócratas están al frente en los sondeos por poco y han visto reducir su ventaja. Los republicanos lideran la intención de voto en Nevada, donde la campaña está muy reñida, y en Winsconsin.

Georgia ha regresado al bando rojo a pesar de la convulsionada campaña de Herschel Walker, candidato republicano al Senado declarado antiabortista, pero acusado de pagar y presionar a una de sus parejas para que interrumpiera el embarazo.

Según los sondeos, la mayoría de los votantes de origen latino también votará por los demócratas, pero los republicanos ganan terreno en esta comunidad. Más de 21 millones de personas de 46 estados ya votaron, pero los resultados electorales podrían hacerse esperar días en algunos estados.

Si los republicanos recuperan cualquiera de las cámaras, han prometido emprender investigaciones contra la administración Biden. Entre otros apuntan al propio presidente y al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas.

Con información de AFP.