Home

Mundo

Artículo

SAMANTHA VUELVE A CASA

Sin poderse reunir con Andropov, Samantha Smith, la niña norteamericana que fuera invitada por el líder soviético, luego de que ella espontáneamente le escribiera una carta preguntándole si "los rusos quieren la paz", regresó el 21 de julio a su patria cargada de regalos y de una tarjeta personal del dirigente comunista. Los soviéticos son "realmente buenas personas, casi como los estadounidenses", y no desean la guerra, dijo ella. Sus padres Arthur y Jane la acompañaron durante su gira de 13 días por la URSS.