Home

Nación

Artículo

Alex Saab
ARCHIVO - Imagen de archivo del jueves 9 de septiembre de 2021: personas caminaN cerca de un cartel que pide la liberación del empresario colombiano y enviado especial del gobierno venezolano, Alex Saab, en Caracas, Venezuela. (AP Foto/Ariana Cubillos, archivo) - Foto: AP

nación

Álex Saab inició acercamientos con la DEA desde 2016

El documento revelado por las autoridades de los Estados Unidos revela más detalles sobre el acuerdo del empresario colombiano.

En el transcurso de la presente semana se conoció en su integridad un documento oficial en el que se reveló que el empresario colombiano Álex Saab Morán tuvo un acuerdo de colaboración la DEA. En el documento, publicado por orden de la Corte Federal del Distrito Sur de Miami, se señala que el acuerdo se firmó entre 2018 y 2019.

Sin embargo, en la primera página del documento una anotación da un dato que pasó inadvertido. Los principales acercamientos con las autoridades estadounidenses se registraron entre el 8 y el 10 de agosto de 2016 en la oficina del entonces representante legal de Saab en Bogotá. En esa oportunidad se puso de presente el especial interés que existía para colaborar con la DEA y el FBI.

En ese momento se le puso sobre la mesa al empresario colombiano, y obviamente a su abogado, la necesidad de entregar información relacionada con las compañías con las que tuvo relación con el régimen de Venezuela, y la forma en que esas mismas empresas recolectaron los fondos, pagaron contactos e hicieron actividades ilícitas.

En la nota al pie se señala que el abogado colombiano es el mismo que representaba a Saab y emitió un comunicado de prensa cuando fue sancionado por la Oficina para el Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, día en el cual el empresario fue acusado ante la Corte.

El 28 de noviembre de 2017 se realizó un nuevo encuentro con el apoyo del Consulado de Colombia para indicar el interés de la DEA y la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos.

Posteriormente, mientras Saab seguía siendo el principal contratista del Gobierno de Nicolás Maduro, el acuerdo se formalizó y empezó la entrega de información sobre el pago de sobornos a funcionarios y altos mandos militares para la celebración de millonarios convenios.

Entre estos se encontraba el contrato para el suministro de alimentos en medio de la crisis provocada por la inflación y el poco mercado. Saab, entre el 27 de junio de 2018 y el 31 de mayo de 2019, se reunió varias veces en Colombia y los Estados Unidos con agentes de la DEA para el suministro de información y el pacto de reintegro de 10 millones de dólares, obtenidos mediante actividades ilegales.

Sin embargo, el 31 de mayo finalizaba el plazo para que oficializara su entrega. Debido a que el compromiso nunca se materializó, se le puso punto final al acuerdo de colaboración de información y dinero.

Desde ese día, Saab quedó nuevamente en la mira de las autoridades, que lo buscaban como el principal testaferro de Nicolás Maduro. Después de que se conociera el documento, la defensa del empresario barranquillero publicó un comunicado en el que manifestaba que el Gobierno de Venezuela siempre tuvo conocimiento de sus acercamientos con la DEA.

El juicio contra Saab por los delitos de conspiración para el lavado de activos se reanudará el próximo 11 de octubre. El empresario, capturado el 13 de junio en Cabo Verde (Sudáfrica) y posteriormente extraditado a los Estados Unidos, se encuentra privado de la libertad en una cárcel de máxima seguridad.

En su primera audiencia, el pasado 15 de noviembre, se declaró “no culpable” de los hechos materia de investigación.