Home

Nación

Artículo

| Foto: Archivo SEMANA

Jusiticia

Extradición de Carlos Mattos a Colombia, frenada por tribunal español

La defensa del empresario logró el mes pasado que el envío del empresario a Bogotá quedara congelado por tercera vez. El tribunal Constitucional consideró que existe “una especial trascendencia constitucional por lo que era necesario, con “urgencia excepcional”, suspender cautelarmente la extradición a petición de su abogada.

10 de julio de 2019

La autorización de extradición de Carlos Mattos al país, aprobada en primera instancia por la Audiencia Nacional de España, quedó nuevamente engabetada. El Tribunal Constitucional le puso un alto a la disposición que daba vía libre para que el empresario fuera enviado a Bogotádando respuesta a un recurso de amparo presentado por su defensa. 

Entretanto, en Colombia, los procesos en su contra avanzan. Por en octubre se realizó una acusación en su contra por los hechos relacionados con la juez 16 civil, Ligia del Carmen Hernández, quien ya confesó haber recibido un pago por parte del empresario.

Pero los líos judiciales de Mattos no arrancaron por ahí. El primer caso se relaciona con el juez sexto civil con función de control de garantías, Reinaldo Huertas, quien recibió un soborno de 700 millones de pesos por adoptar una medida cautelar que le prohibía a Hyundai Corea distribuir vehículos con otras personas naturales o jurídicas diferentes a la empresa de Mattos (Hyundai Colombia).

Para lograr que el ‘azar’ jugara a su favor, toda una red de funcionarios judiciales, al servicio de Mattos, puso en marcha un plan de hackeo al sistema de reparto judicial para hacer que su caso cayera en manos del ya comprado juez sexto civil, Reinaldo Huertas. Para esto tuvo que sobornar a varios ingenieros que eran los únicos que tenían la pericia para manipular los sistemas del juzgado.

La Fiscalía ya ha imputado a 11 personas en esta investigación. Entre ellas se encuentran dos piezas claves para el andamiaje de la operación. Dagoberto Rodríguez Niño, quien para entonces fungía como oficial mayor del Juzgado 6 Civil, a cargo de Reinaldo Huertas, y que se convirtió en el puente entre Mattos y el juez. Por otro lado, Luis David Durán, mano derecha del empresario colombiano, también fue capturado y judicializado. A través de él, Mattos enviaba los pagos de las coimas, según lo que ha argumentado la Fiscalía en las audiencias contra este.

Mattos huyó a España antes de que la Fiscalía lo citara a comparecer. En reacción, el ente acusador solicitó el trámite de una circular roja y una petición de extradición para obligarlo a regresar a Colombia. A esta última medida es la que ahora solo le resta la firma del jefe de gobierno español.

A finales de 2018 salió a la luz una segunda línea de investigación en el pantanoso caso Hyundai que ha puesto en mayores apuros al empresario colombiano. Durante un interrogatorio, Dagoberto confesó que también hubo una millonaria coima para una jueza que falló otra medida cautelar a favor de Mattos. Esta medida ordenaba una inspección a la empresa Global Car World S.A.S, del grupo ecuatoriano Eljuri –adversario comercial de Mattos– para evitar el importe de Hyundai a Colombia a través de esta nueva empresa.

A raíz de esta confesión la Fiscalía comenzó la investigación de Ligia del Carmen Hernández, juez 16 civil, quien también aceptó cargos tras admitir haber recibido una millonaria coima. Esto le significó el inicio de esa nueva investigación contra Mattos. 

De prosperar su extradición, el empresario, al aterrizar en Bogotá, tendría que finalmente darle cara a sus procesos judiciales, y afrontar los juicios privado de la libertad.