Home

Nación

Artículo

Cuándo tomaría la Corte Suprema la decisión sobre el expresidente Uribe - Foto: Fotomontaje SEMANA

nación

¿Cuándo tomaría la Corte Suprema la decisión sobre el expresidente Uribe?

El senador del Centro Democrático enfrenta un proceso judicial por los presuntos delitos de fraude procesal y manipulación de falsos testigos.

Se espera que esta semana la Corte Suprema de Justicia tome una decisión sin precedentes y que, sea cual fuere, tiene una gran carga judicial, política e histórica. Se trata de la decisión que toca directamente al expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien lleva un proceso judicial en el Alto Tribunal por la presunta compra, fabricación y manipulación de falsos testigos, caso en el que también está enredado su abogado Diego Cadena. 

La semana pasada, la Corte dio un paso fundamental en el caso luego de que el magistrado César Reyes, instructor del caso, radicara ponencia, la cual empezó a ser discutida por este magistrado y los otros cuatro togados. Así las cosas, es probable que esta semana se conozca la decisión de los magistrados, aunque el uribismo ha señalado que es “inminente“ que los togados envíen a la cárcel o a detención domiciliaria al senador. Lo cierto es que no se conoce la decisión y la discusión parece estar álgida al interior de la Sala de Instrucción de la Corte. 

En ese sentido, esta semana los magistrados podrían decidir si el expediente se archiva o si se avanza con un llamado a juicio contra el exmandatario, y, en caso tal, si se requiere imponer alguna medida de aseguramiento. Por cuenta de ese expediente, derivado de una decisión previa, el senador Uribe debe dar aviso a la Corte cada vez que vaya a salir del país. 

Cabe recordar que la investigación se inició en julio de 2018, luego de que el entonces magistrado José Luis Barceló decidió llamarlo a indagatoria al encontrar que, presuntamente, Uribe estaba intentando torcer el testimonio de testigos para que se retractaran de afirmaciones en las que lo señalaban de promover el paramilitarismo en Antioquia, y para que inculparan a Iván Cepeda de estar fabricando testigos en su contra. Hay que señalar que en principio Uribe demandó al senador del Polo Democrático por el mismo caso, pero los magistrados le dieron una vuelta al proceso y archivaron el proceso sobre Cepeda, y, en cambio, lo abrieron contra el expresidente.

Como era de esperarse, esta decisión desde ya tiene muchas reacciones de algunos sectores que señalan que la justicia debe actuar en derecho y con absoluta autonomía frente al caso de Uribe, mientras que otros consideran que si la Corte decide privar de la libertad al exmandatario, ese sería un error gravísimo. Incluso, el Centro Democrático se pronunció al respecto y expresó en un comunicado su grave preocupación ante diferentes versiones de prensa que avisan la inminente decisión que la sala de instrucción de la Corte Suprema de Justicia se aprestaría a tomar contra el expresidente Álvaro Uribe”.

La comunicación del partido de gobierno propone un dilema controversial y trata de sacar el asunto de los códigos penales para trasladarlo al terreno de la política. Así se hace una síntesis de las banderas políticas de Uribe en torno a sus mandatos como jefe de Estado y arquitecto de la “seguridad democrática”, la lucha contra la criminalidad y el avance de Colombia. Y luego señala que sería una “inédita paradoja de la historia” que quien “rescató la nación y sacó a Colombia de la oscuridad” termine pagando un precio insólito, mientras que “los delincuentes que arrasaron la paz nacional y llenaron de lágrimas nuestros hogares” estén sentados en el Congreso.

Con ese planteamiento, el partido de gobierno pone de presente argumentos políticos para contrarrestar eventuales decisiones jurídicas adversas al expresidente. Además del despliegue en la prensa nacional, con pautas de página entera, en las redes sociales, durante todo el fin de semana, el uribismo ha agitado el asunto creando tendencias permanentemente. Por ahora, el país está a la espera de esta decisión que, sin duda, tendrá un gran impacto político.