nación

"El país se está acercando al umbral de violencia de los años 1998-2002"

La advertencia fue hecha por la JEP tras hacer un llamado a toda la sociedad colombiana y a la comunidad internacional para concertar una salida a la situación de violencia.


En el Día Nacional de los Derechos Humanos, el director de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, Giovanni Álvarez Santoyo, hizo un llamado a que cesen las masacres y se respeten la dignidad y los derechos de las personas y las comunidades en todo el país.

“En los últimos días hemos sido testigos del incremento de los fenómenos de violencia en diferentes puntos de la geografía colombiana. Hechos que creímos eran parte del pasado y que no se volverían a presentar, vuelven a darse, sin que haya siquiera la oportunidad de hacerles luto o dar consuelo a quienes parecen obligados a soportar los embates de un conflicto que debemos superar”, dijo.

El funcionario se mostró preocupado porque considera que “hay una señal de advertencia con la ocurrencia de masacres en los últimos nueve meses”, dado que Colombia se estaría acercando al umbral registrado en el año 1998, cuando “inició la etapa más cruel y degradada de la historia del conflicto armado. En esa época (1998-2002) sucedía en promedio una masacre cada dos días. En 2020 nos acercamos a esa repudiable estadística”.

Álvarez explicó que las cifras demuestran que “después de superado ese umbral de muertes, las probabilidades de retornar a una crisis humanitaria son altas”.

“Como director de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP hago un llamado a toda la sociedad, el Estado y la comunidad internacional para que concertemos una salida pacífica a la grave situación de violencia que están padeciendo muchos jóvenes, indígenas, afrodescendientes y campesinos", recalcó Álvarez Santoyo.

Aseguró que “vivimos tiempos aciagos; iniciamos los días conociendo hechos en los que se pierde la vida y que pretenden hacernos creer que su valor es cada vez menor, olvidando que detrás de cada cifra hay sufrimientos, sueños, proyectos, familias que lo han perdido todo y que una vez más, se ven abocados a enfrentar una espiral de violencia que no cesa”.

El funcionario insistió en que, como sociedad, “no podemos aceptar que estos hechos sucedan sin mayor trascendencia; que se justifique lo injustificable y los esfuerzos de quienes estamos comprometidos con la construcción de una sociedad mejor para nuestros hijos, se vean opacados por el actuar de unos pocos, que escogieron la más primitiva de las conductas humanas, ejercida por demás contra los más débiles, para perpetuar un poder vacuo que solo contribuye a generar más inequidades”.

“Hoy, en el Día Nacional de los Derechos Humanos, desde la Unidad de Investigación y Acusación, “hacemos un llamado a la cordura, a que cese la violencia, y expresamos nuestra solidaridad con la las familias de las personas asesinadas, recalcó el funcionario, al tiempo que indicó que “hoy más que nunca el anhelo de los colombianos es vivir tranquilos y en paz porque lo merecemos como sociedad. ¡No más violencia!, reconciliémonos, trabajemos juntos por un futuro mejor, en donde haya espacio para todos; no desfallezcamos en el intento”, indicó.

Finalmente, el funcionario ratificó el compromiso de todos los servidores y servidoras con la paz del país, y convocó a los colombianos a que “tengan la certeza de que seguiremos adelante y nos esforzaremos cada día más en la firme convicción de lograr los objetivos que nos hemos trazado, a que no cederemos y honraremos nuestro indeclinable compromiso de ser implacables con la verdad y firmes con la reconciliación”.