Home

Cartagena

Artículo

Centro Histórico de Cartagena inundado
Centro Histórico de Cartagena inundado - Foto: Autor anónimo

nación

Ojo: estas son las medidas de prevención para la temporada invernal en Cartagena

Las recomendaciones son para reducir significativamente el riesgo de sufrir emergencias.

El pasado domingo 28 de agosto, los cartageneros vivieron momentos de angustia tras las fuertes lluvias que generaron inundaciones en la ciudad. Desbordamiento de canales, deslizamientos y caudalosos arroyos fueron alguno de los reportes que se atendieron en los diferentes barrios.

En el día de ayer (miércoles 7 de septiembre), nuevamente la ola invernal atacó y las lluvias con fuertes vientos azotaron a la ciudad. Durante la tormenta, la movilidad fue la más afectada. Siendo las 6:00 de la tarde, la empresa de transporte masivo Transcaribe, reportó afectaciones en sus rutas.

Varios de los buses en las rutas A102, A107, X101 y C001, tuvieron que suspender sus operaciones mientras pasaba la lluvia, ya que alimentadores que se encontraban en labores, quedaron atrapados en medio de la corriente que pasaba por las calles.

Ante los riesgos que trae la temporada invernal y que en esta época son frecuentes las tormentas eléctricas y los vendavales, el Distrito en aras de incentivar a la ciudadanía a estar prevenidos y preparados, dio a conocer una serie de recomendaciones para reducir significativamente el riesgo de sufrir emergencias.

Recomendaciones

Si el ciudadano/a está en la calle o en el trabajo:

Para quienes estén en el domicilio:

  • Evitar salir de casa si no es necesario.
  • Cerrar y asegurar puertas y ventanas.
  • Retirar todos aquellos objetos que puedan caer o provocar un accidente.
  • Colocar cita adhesiva en los vidrios de las ventanas para evitar que al romperse los vidrios provoquen daños.

Si la persona se encuentra en zonas marítimas

  • Alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevaciones de mareas y oleajes
  • Si está en embarcaciones contactar a la Dirección General Marítima (Dimar).
  • Llevar las embarcaciones a punto seguro y amárrelos.

Por otro lado, la ciudadanía desde sus hogares, puede disminuir los riesgos con respecto a la infraestructura, que debido a los vendavales se pueden ver afectados. Por esta razón, se recomienda tomar las siguientes medidas:

  • Almacenar agua potable con tiempo. Puede haber escasez.
  • Ayudar a sus vecinos para que realicen todos los preparativos necesarios para la emergencia.
  • Limpiezas de escombros, aseguramiento de techos (evitar uso de piedras, estos pueden convertirse en proyectiles debido a los vientos fuertes, pudiendo ocasionar lesiones. Preferir el uso de sacos de arena y amarres de los techos a las vigas, las vigas a las columnas y las columnas al piso).
  • Permanecer atentos a la información divulgada en los medios de comunicación y autoridades locales.
  • Tener un plan de emergencia para la unidad familiar, en el que se determinen rutas de evacuación, puntos de encuentro, refugios cercanos, teléfonos de emergencia dentro de la familia. Infórmense acerca de los planes de respuesta a emergencias locales en la Alcaldía municipal o con los organismos de socorro.
  • Disponer de un maletín de emergencias que contenga: radio portátil de baterías y linternas en buen estado, agua envasada, alimentos enlatados u otros productos no perecederos, botiquín, implementos de aseo, silbato y otros. Para necesidades especiales: pañales, medicamentos, higiene femenina, elementos para mascotas, entre otros.
  • Infórmese de la altura sobre el nivel del mar en la que se encuentra su propiedad, pida orientación a las autoridades sobre la posibilidad de inundaciones por aumento del nivel.
  • Si su casa está ubicada cerca de playas o ríos, procure evacuar con la debida anticipación ante el paso inminente de un huracán, e ir a un lugar distante, alto, resistente y cubierto.
  • Si su casa es un buen resguardo, asegure el techo, especialmente tejas y láminas de zinc, utilice bolsas de arena para poner peso adicional, no utilice piedras o ladrillos que puedan ser levantados por el viento.