tecnología

¿Qué es el ‘metaverso’, el Facebook del futuro que está construyendo Mark Zuckeberg?

El metaverso es el futuro de la red social, según dijo Zuckerberg.


Facebook anunció el lunes la creación de un equipo dedicado al ‘metaverso’, es decir, un ‘metauniverso’ donde la realidad y lo virtual se funden hasta confundirse, en una visión de ciencia ficción que ya existe en los videojuegos.

El metaverso es el futuro de la red social, según su fundador, Mark Zuckerberg.

“Mi esperanza es que en unos cinco años (...) la gente nos vea ante todo como una empresa de metaverso”, dijo en una entrevista con The Verge la semana pasada.

La nueva ambición del gigante californiano dependerá de su división de realidad virtual (VR) y realidad aumentada, “Facebook Reality Labs” (FRL), encabezada por Andrew Bosworth.

Bosworth es responsable en particular de los auriculares inmersivos Oculus, que hasta ahora son utilizados principalmente con fines de entretenimiento.

Para la misión, la firma ha reclutado a expertos de la aplicación de Instagram, de Facebook Gaming (videojuegos) y de Oculus.

“A fin de alcanzar nuestra visión del metaverso, necesitamos construir el tejido que conecta los diferentes espacios digitales, para superar las limitaciones físicas y poder desplazarnos entre ellos con la misma facilidad que nos movemos entre las habitaciones de una casa”, escribió Zuckerberg en su perfil de Facebook el lunes.

El metaverso designa un ciberespacio paralelo a la realidad física, en el cual una comunidad de personas puede interactuar en forma de avatares. El concepto fue desarrollado por el autor Neal Stephenson en una novela de ciencia ficción.

El metaverso “es el sucesor de la internet móvil”, dijo Zuckerberg.

Fondo para atraer a millones de jóvenes

Por otra parte, la red social anunció la semana pasada que iba a destinar hasta 2022 mil millones de dólares (850 millones de euros) a los creadores de contenidos que los publiquen en su plataforma, en ámbitos tan diversos como la comedia, la moda o los videojuegos.

YouTube, Tik Tok y Snapchat ya están librando una batalla feroz para atraer a los famosos y a sus comunidades, que pueden aportarles lucrativos ingresos publicitarios.

En noviembre de 2020, Snapchat empezó a gastar un millón de dólares al día en sus creadores de contenido más destacados, aunque desde entonces los pagos han disminuido un poco.

Los que publican en YouTube también pueden recibir desde 2007 una pequeña parte de los miles de millones de ingresos publicitarios que genera el sitio.

En cambio Facebook no empezó a pagar por los videos populares hasta 2017. Y su filial Instagram no empezó a compartir una parte de sus ingresos publicitarios hasta el año pasado.

Los que crean contenido en esta red social cobran principalmente a través de colaboraciones negociadas directamente con las marcas.

A Joe Gagliese, cofundador de la agencia Viral Nation, no le sorprende el retraso de Facebook.

El grupo de Mark Zuckerberg, fundado en 2004, ya había construido un sólido modelo publicitario cuando los primeros creadores de contenido empezaron a abrirse paso en las redes, por lo que atraerlos no era esencial para el “negocio principal” de la compañía, señala Gagliese.

Los creadores y su público, mayoritariamente joven, se han trasladado a otras plataformas, lo que contribuye a la sensación de que Facebook es solo un sitio cursi donde están sus padres, de la generación Z.

La proporción de mayores de 65 años en Facebook ha aumentado cerca de un cuarto en el último año, el doble de rápido que la subida media de todos los grupos de edad, según el informe Digital 2021 de We Are Social y Hootsuite.

En el primer semestre de 2021, la aplicación china Tik Tok fue la más descargada, según la empresa estadounidense Sensor Tower.

Tik Tok ha sustituido en gran medida a Facebook como creador de tendencias en las redes sociales, especialmente durante la pandemia, cuando sus videos breves de baile dieron ánimo a millones de personas.

En este contexto, uno de los objetivos de la multimillonaria apuesta de Facebook parece ser volver a estar de moda y frenar el éxodo de los más jóvenes.

“La única manera de que las plataformas sigan siendo relevantes para las generaciones más jóvenes es entenderlas”, dice Claudia Cameron, jefa de marketing de la agencia IMA, con sede en Ámsterdam.

Los expertos dicen que es demasiado pronto para considerar que Facebook está acabado. “No se les puede subestimar, son muy poderosos en tecnología”, señala Joe Gagliese.

La solidez financiera de Facebook, que obtuvo 84.200 millones de dólares en ingresos publicitarios el año pasado, le da además margen para invertir y el número de suscriptores sigue creciendo, con 2.800 millones de usuarios activos en todo el mundo.

Sin embargo, Facebook va a tener que invertir más, advierte Gagliese. “A menos que Facebook se ponga serio ─es decir, mucho más de 1.000 millones de dólares─ va a ser muy difícil atraer a todos esos creadores”.

Facebook aún no ha especificado cómo se redistribuiría el dinero, pero Claudia Cameron cree que una gran parte debería ir a Instagram, que aún goza de una imagen “cool”.

Con información de AFP