tecnología

Reportan que WhatsApp de Diana Calderón, Gabriel Meluk y secretario de Bogotá fueron hackedos

Esta modalidad de robo fue alertada por las autoridades a mediados de febrero. Tome nota de lo que debe evitar para que no le roben su cuenta.


Este lunes decenas de usuarios de redes sociales denunciaron que sus cuentas de WhatsApp fueron hackeadas. Entre los afectados hay varias figuras públicas e incluso funcionarios públicos, como el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez.

Una de las primeras personas en reportar que sufrió un ataque contra sus datos personales fue la periodista Diana Calderón, directora del servicio informativo de la emisora Caracol Radio, quien a través de su cuenta de Twitter alertó a sus seguidores para que no respondan mensajes que delincuentes estarían enviando a sus contactos.

Según se entiende por el trino de la periodista, piratas informáticos se hacen pasar por ella para luego pedir un código a sus conocidos, que al parecer les envían por SMS, con el fin de robarles también sus líneas de WhatsApp.

Esta modalidad de robo fue alertada por las autoridades a mediados de febrero. Según se conoció en su momento, la víctima recibe un mensaje de texto con un código de verificación que los delincuentes envían al teléfono en que se inscribió la cuenta de WhatsApp.

Posteriormente, toma el control de alguno de los contactos y pide que le envíe de vuelta el código que llegó por SMS, con el siguiente mensaje:

“Hola, lo siento. Te envié un código de 6 dígitos por SMS por error. ¿Puedes pasármelo por favor? Es urgente”.

Si la víctima entrega el código, los hackers lo introducen en otro dispositivo y de manera automática WhastApp cambia la cuenta a ese celular.

Para evitar ser víctima de estos robos, expertos recomiendan, además de desconfiar de ese tipo de mensajes, activar la verificación de dos pasos en WhatsApp, con el fin de que un código no baste para acceder a su cuenta.

Para recuperar el control de la línea básicamente hay dos métodos. El primero es pedir otro código lo suficientemente rápido con el fin de neutralizar el que pidieron los hackers, aunque esto no sería tan sencillo.

La otra manera es reportar ante WhatsApp su teléfono como si hubiera sido robado, enviando un email a support@whatsapp.com, indicando en el asunto “Teléfono robado/Extraviado: por favor, desactiva mi cuenta”.

El hackeo de cuentas de WhatsApp casi afecta también al senador Antonio Navarro, quien escribió por Twitter a la periodista Diana Calderón: “Están mandando códigos SMS de tu cuenta y pidiendo que se retorne porque fue un error. Supongo que es para hackear a quien lo haga”.

Otro de los que ha recibido ese tipo de mensaje fue el periodista Felipe Zuleta, de la emisora Blu Radio, quien comentó que desde el WhatsApp de Calderón le pidieron reenviar un código que llegó por SMS. Tras leer la petición, Zuleta decidió llamarla y fue entonces cuando se enteró del robo.

Esta modalidad de robo fue alertada por las autoridades a mediados de febrero.
Esta modalidad de robo fue alertada por las autoridades a mediados de febrero. - Foto:

Lo mismo le pasó al analista Héctor Riveros, quien dijo que también le llegó un mensaje desde el WhatsApp del senador Iván Cepeda, aunque de momento no se ha confirmado que el congresista fuese víctima de esa modalidad de hackeo.

Quien sí compartió en redes sociales su experiencia fue el secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, que advirtió a sus seguidores en Twitter.

“Mi cuenta de Whatsapp fue hackeada en la madrugada. Aunque ya la recuperé, me entero que varias personas han sido víctimas del mismo ataque en las últimas horas. Por favor tengan cuidado. Si reciben un mensaje pidiendo enviar un código de SMS no contesten, así hackean la cuenta”, fue el mensaje del funcionario del Distrito.

Se sabe que Calderón y Gómez ya recuperaron su cuenta, pero la lista de afectados sería más amplia. Por ejemplo, el exmagistrado de la Corte Constitucional Manuel José Cepeda, la magistrada de esa misma corte Gloria Ortiz e incluso el periodista deportivo Gabriel Meluk, quien seguiría afectado por el ataque informático.