vida moderna

Artrosis de rodilla: el ejercicio que ayuda a tratar esta afección

Antes de empezar a ejercitarse es importante consultar a un doctor, especialmente si se tiene esta enfermedad.


Según el artículo de investigación “Ejercicio físico como terapia no farmacológica en la artrosis de rodilla”, la actividad física puede ser una opción saludable para complementar el tratamiento de la artrosis de rodilla.

“La regeneración del cartílago es un tratamiento todavía en desarrollo, por lo que los tratamientos actuales se centran en aliviar los síntomas. El ejercicio físico se presenta como una alternativa u opción de tratamiento barata y efectiva. Sin embargo, todavía no está claro qué tipo de ejercicio, cantidad, intensidad, etc. son más recomendables”, explica el artículo.

Antes de empezar a ejercitarse es importante consultar a un médico para recibir las instrucciones adecuadas y evitar complicaciones de salud a causa de la artrosis.

El portal web Mundo Deportivo explica que la natación y el ciclismo son dos deportes que pueden practicar las personas con desgaste de cartílago. “Por una parte, tus articulaciones no se verán sometidas a ningún impacto debido a que estás en medio acuático y este provoca también que no tengan que soportar el peso de tu propio cuerpo. Eso sí, hay algunos estilos de natación que son más recomendables que otros. En este punto, todos son adecuados, excepto braza”, indica el portal.

Respecto al ciclismo, el sitio web señala que para manejar bicicleta es importante tener en cuenta que la silla debe estar levantada un poco para evitar que la rodilla se flexione mucho durante el ejercicio.

Artrosis

La artrosis, también conocida como osteoartritis, es el tipo de artritis más común y se caracteriza porque solo afecta a las articulaciones, especialmente las de las rodillas, caderas, manos, cuello y la zona inferior de la espalda.

“Con la artrosis, el cartílago dentro de una articulación empieza a deteriorarse y el hueso subyacente comienza a cambiar. Estos cambios por lo general comienzan lentamente y empeoran con el tiempo. La artrosis puede causar dolor, rigidez e inflamación. En algunos casos, también causa un funcionamiento reducido y discapacidad; algunas personas ya no pueden hacer tareas diarias o trabajar”, explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Medline Plus, sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, explica que la artrosis puede afectar a las personas de forma diferente. Algunas pueden presentar dolor, otras no. Los síntomas de esta enfermedad pueden incluir:

  • “Dolor cuando se mueve, que a menudo mejora con el descanso.
  • Rigidez, especialmente durante los primeros 30 minutos después de levantarse.
  • Inflamación de las articulaciones, especialmente después de usar mucho la articulación.
  • Menos movimiento de lo normal en la articulación.
  • Una articulación que se siente floja o inestable”.

Tratamiento

No existe una cura para esta enfermedad. Los médicos recetan diferentes tratamientos para aliviar los síntomas. Algunas de sus recomendaciones pueden incluir:

  • Incrementar la actividad física regular.
  • Realizar algunas sesiones de fisioterapia que incluyan ejercicios de fortalecimiento muscular.
  • Perder peso.
  • Algunos medicamentos para aliviar el dolor.
  • Utilizar elementos de apoyo como muletas o bastones.
  • Cirugía. Esta opción consiste en el reemplazo de la articulación, en caso de que los otros tratamientos no funcionen.

Artritis reumatoide

Al igual que la artrosis, es una de las más comunes. Esta afección es un tipo de artritis, la cual se caracteriza por causar dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones. La artritis reumatoide puede afectar cualquier articulación, pero frecuentemente se desarrolla en las muñecas y los dedos.

Síntomas

Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, señala los síntomas que puede incluir la artritis reumatoide:

  • Articulaciones sensibles, calientes e hinchadas.
  • Rigidez articular que generalmente empeora por las mañanas y después de la inactividad.
  • Cansancio, fiebre y pérdida del apetito.